El pesimismo y la confusión socavan la lucha contra la pobreza

Una encuesta internacional realizada para Oxfam sugiere la necesidad de aplicar un nuevo enfoque a la comunicación para poder seguir progresando en la lucha contra la pobreza en el mundo

La exitosa lucha contra la pobreza global se está perdiendo en un ámbito clave: la percepción del público. Coincidiendo con el aniversario del acuerdo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la empresa de investigación holandesa Motivaction ha publicado una nueva encuesta internacional acerca de los valores, el estilo de vida y las opiniones de las personas en torno a la pobreza. Esta encuesta revela que el 87% de las personas a nivel mundial cree que el nivel de pobreza global se ha mantenido o incluso ha empeorado durante los últimos 20 años cuando lo cierto es que ha ocurrido exactamente lo contrario: se ha reducido a la mitad.

En España sólo el 0,2% de los 1.013 encuestados sabían que el número de personas viviendo en extrema pobreza se había reducido a la mitad en los últimos 20 años.  El 4,3% pensaba que se había reducido un 25%. El 95% pensaba que permanecía estático o que incluso se había incrementado. Cuando se les preguntó por sus expectativas de cara al futuro, el 75% no creía que erradicar la pobreza a nivel mundial para el año 2030 fuera posible.

La magnitud del pesimismo y la confusión podrían suponer una amenaza a los esfuerzos por conseguir que una segunda “tanda” de miles de millones de personas supere la pobreza extrema. Sin embargo, las opiniones de las personas difieren dependiendo de quiénes son, dónde viven, a qué se dedican y en qué creen. Esta información permite descifrar nuevas formas más inteligentes para que los Gobiernos, los donantes y las ONG logren un mayor involucramiento de las personas en los distintos países.

En la encuesta Glocalities de Motivaction han participado 26.000 personas de 24 países y en 15 idiomas distintos. La encuesta contó con el apoyo de la fundación Bill & Melinda Gates. Motivaction ha colaborado con Oxfam y Global Citizen para ayudarles a rediseñar su trabajo para combatir la pobreza.

De acuerdo con el umbral de pobreza del Banco Mundial de 1,25 dólares al día, desde 1990 la pobreza en el mundo se ha reducido a la mitad: de 1.900 millones de personas a 840 millones. El crecimiento experimentado especialmente en África y Asia, una distribución de los ingresos más igualitaria, sociedades más abiertas y un comercio Sur-Sur más sólido han convertido este logro en unos de los éxitos más notables del ser humano. Los avances tecnológicos también han sido muy importantes.

Ahora, lograr que las personas que aún viven sumidas en la pobreza extrema la superen será una tarea más lenta y más difícil, pero no imposible. Para ello, es necesario mantener y hacer más sostenible el crecimiento económico, así como hacer un mayor esfuerzo para combatir la creciente desigualdad a nivel mundial, el déficit de gobernanza y los conflictos.

La encuesta Glocalities destaca el papel fundamental que desempeñan las convicciones del público. “Ahora que estamos a mitad de camino de la erradicación de la pobreza, ha llegado el momento de poner en práctica mejores estrategias de participación ciudadana que contribuyan a concluir esta labor”, ha apuntado el director de investigación de Motivaction, Martijn Lampert. “Sin embargo, la falta de convicción del público es un obstáculo importante de cara a este futuro logro”.

Solo 1 de cada 100 personas ha afirmado correctamente que la pobreza en el mundo se ha reducido a la mitad. Y, en cualquier caso, 5 de cada 10 creen que sus acciones contribuyen poco o nada a acabar con la pobreza en el mundo.

Marcela Oxpina, directora de Comunicación de Oxfam Intermón, afirma que: “Reducir a la mitad la pobreza global es el mayor éxito en la historia reciente y, sin embargo, es un éxito ignorado. Demuestra que lograrlo es posible, pero también que aún queda mucho por hacer. Aún tenemos que trabajar mucho y, por ello, necesitamos la ayuda del público más que nunca. “Este éxito podría comenzar a revertirse rápidamente si no combatimos con igual pasión el aumento de la desigualdad y los abusos generados por los conflictos, el acaparamientos de tierras o el cambio climático”.

Las opiniones y convicciones del público varían enormemente tanto entre países como dentro de un mismo país. Por ejemplo, en China el 50% de las personas encuestadas cree correctamente que la pobreza ha disminuido, en comparación con tan solo el 8% de los encuestados en Alemania y Estados Unidos. “La población china es, de hecho, testigo de primera mano de la reducción de la pobreza extrema en su propio país. Esto resulta muy ilustrativo, pues las personas de países más ricos no lo son”, ha señalado Lampert.

Michael Sheldrick, portavoz de Global Citizen, ha apuntado: “Estos hallazgos confirman el hecho de que un mayor número de nuestros colaboradores procede de países donde se están produciendo importantes transformaciones o donde el crecimiento económico es elevado. Por ejemplo, de entre los 10 principales países representados en uno de nuestros canales de Facebook, 156.000 seguidores son de la India, Pakistán, Bangladesh, Nigeria, Filipinas y Kenia. Ahora la clave reside en proporcionar a quienes creen que sus acciones pueden impulsar un cambio una forma de participar y ayudar, por ejemplo, sensibilizando a otros miembros del público.

Motivaction ha identificado gracias a la encuesta importantes grupos de “impulsores de cambios” que están mejor informados, creen que sus acciones pueden contribuir y están preparados para involucrarse personalmente. Estas personas son más proclives a creer que es posible acabar con la pobreza en el mundo para el año 2030 y, a menudo, ocupan puestos de influencia en la sociedad, la política o el mundo empresarial.

Lampert ha añadido: “Son personas activas y que ansían impulsar un cambio, difundir noticias y pedir a otras personas que se sumen a iniciativas para erradicar la pobreza. Son muy activas en redes sociales como Twitter, YouTube, LinkedIn y Facebook. A través de estos canales, las estrategias de información y participación pueden ser mucho más eficaces de lo que nunca han sido antes”. La encuesta de Motivaction también sugiere nuevas formas en las que se puede apelar y motivar a estos grupos, ya sea de forma visual o a través de evidencias, y cómo involucrarlas en debates que les motiven.

¡Sé el primero en comentar!

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


X