El Ejecutivo regional se opone a la modificación unilateral del proyecto de Castellana Norte

Porque se van a dejar de construir infraestructuras muy necesarias que tienen que ver con Metro, Cercanías y con un nudo de conexiones imprescindible en la zona norte

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, asiste a una reunión en el Ministerio de Fomento para abordar las cuestiones relacionadas con el proyecto Distrito Castellana Norte. Foto: D.Sinova / Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, ha expresado su rechazo a la modificación “unilateral” por parte del Ayuntamiento de Madrid del proyecto Distrito Castellana Norte, porque se van a dejar de construir infraestructuras muy necesarias y va a suponer la pérdida de muchos puestos de trabajo. “Entendemos que el proyecto no responde a los intereses de los madrileños” y “no es el que Madrid necesita”, ha afirmado.

“Lamento que de manera unilateral se haya decidido hacer tabla rasa de todo lo que se había hecho en los últimos 20 años”, ha manifestado la presidenta de la Comunidad tras reunirse en el Ministerio de Fomento con la titular de este departamento, Ana Pastor; la alcaldesa, Manuela Carmena; y el presidente del BBVA, Francisco González; entre otros. En declaraciones tras la reunión, Cifuentes ha expresado el “malestar” de la Comunidad porque desde el Ayuntamiento se haya “procedido a modificar completamente el proyecto de manera unilateral. Hay tres administraciones implicadas y ha sido una de ellas, el Ayuntamiento, quien ha modificado un proyecto que afecta a todos”.

Cifuentes ha destacado que la Comunidad “se ve afectada como propietaria, a través del Canal de Isabel II, y como Administración”. Se constata que “hay un perjuicio claro para los madrileños porque se van a dejar de construir infraestructuras muy necesarias que tienen que ver con Metro, Cercanías y con un nudo de conexiones imprescindible en la zona norte”. Y también que “el proyecto incluye menos zonas verdes” y que “no se van a poder soterrar las vías de Renfe en el distrito de Chamartín”.

Un aspecto muy importante para la Comunidad es que “es un proyecto que va a suponer la pérdida de muchos puestos de trabajo. Con el anterior proyecto –ha indicado la presidenta regional-, que fue consensuado y pactado con todas las administraciones de diferentes signos políticos, se calculaba la creación de 120.000 puestos de trabajos que con el proyecto del Ayuntamiento se perderían en gran medida”.

“Evidentemente,  mi prioridad como presidenta es la creación de puestos de trabajo y vamos a defender el proyecto que suponga más empleo y mayores infraestructuras, mejores transportes, mejor comunicación y más zonas verdes”, ha asegurado.

En todo caso, Cifuentes, que ha valorado que en un plazo de quince días se vayan a reunir de nuevo las partes para abordar esta importante operación urbanística para Madrid, ha hecho hincapié en que “la última palabra la tiene la Comunidad, porque el proyecto del Ayuntamiento supone tener que modificar el Plan General de Ordenación Urbana y la competencia para aprobar esa modificación es de la Comunidad”. En este sentido, ha lamentado además que esta modificación “supondría demorarlo durante muchos años, porque implica una tramitación, y en todo caso este proyecto dilata en el tiempo algo que era positivo para los ciudadanos y para ciudad”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*