Más de medio centenar de cuadros de Viola muestran en la Giralt Laporta la genialidad del primer pintor abstracto español

Doble atractivo el que se presenta en la importante cita cultural que se vivirá este jueves en la Giralt Laporta. Porque además de inaugurarse el 1 de diciembre, a las 19,00 horas, la exposición que reúne más de medio centenar de obras firmadas por Manuel Viola, primer pintor abstracto español, figura de talla internacional y hombre legendario, ésta se hace visible al presentar por vez primera ante el público la importante colección privada de Pepe Partida. Gran amigo personal del artista y uno de sus mayores coleccionistas, quien fue alcalde de Valdemorillo durante más de dos décadas y siempre uno de los mejores embajadores del municipio, al que le unen fuertes lazos del cariños y respeto por este pueblo y sus gentes, y la permanente voluntad de trabajar en pro de logros como este mismo centro cultural del que fue impulsor, brinda ahora una ocasión única de poder contemplar no uno, sino decenas de Violas, cuadros que se precian de colgar en sus salas museos y tantas otras instituciones, conscientes del valor y fuerza de la pintura del zaragozano de nacimiento, que, afincado desde 1961 en San Lorenzo de El Escorial, desarrolló allí su pintura de carácter expresionista, dominada por la preocupación por el color, plasmada en enérgicas formas visuales generadas a partir de una masa central, y creando también en el Real Sitio su círculo de amistades, con los que gustaba compartir tertulias y tardes de toros.

El pintor español Manuel Viola
El pintor español Manuel Viola

Precisamente esta afición por la tauromaquia le hizo asiduo a las corridas lidiadas en Valdemorillo, hecho que propició el encuentro y su amistad con Pepe Partida siendo este la máxima autoridad local, un vínculo de cercanía que conservaron consolidado por el mutuo amor al arte mostrado por ambos. Y así, la exposición que ahora se inaugura, en un acto en el que está previsto contar con la asistencia de destacadas personalidades del mundo de la cultura y la política, permite acercar la genialidad de Manuel Viola, desvelada en su estilo personal, evolucionado desde una primera etapa de blancos y negros hacia una gama amplia de colores cálidos en contraste con pinceladas de tonos verdes y azulados. Porque la suya es paleta y manera que recuerda a la pintura barroca, tomando como referente de sus cuados a genios que van desde El Greco a Goya, pasado por Zurbarán. Gran invitación, por tanto, la que ahora se plantea al poder situarse el espectador ante una obra pictórica que ha merecido ser expuesta en las mejores galerías y museos de países como Francia, Portugal, México Estados Unidos, Suecia e Italia, entre otros.

Gran genialidad a la vista, que permite descubrir, además, una etapa transcendental de la historia española, siempre a través del pincel de quien fue también autor de poesía surrealista, trabajado dos años como ayudante de Picasso durante su exilo en territorio francés, donde Viola inició su participación como pintor en las exposiciones de la ‘Escuela española en París’.

En suma, la muestra de esta colección privada de Pepe Partida, en la que éste vuelca toda su ilusión a la hora de poder compartir este valioso patrimonio artístico con todos sus vecinos, reúne los atractivos y alicientes de una convocatoria “verdaderamente novedosa, irrepetible e inolvidable”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*