Alumnos de Antavilla School se forman contra el cambio climático con Plant-for-the-Planet

Se han adherido gracias a esta jornada a los más de 46.000 jóvenes que forman parte de la Red de Embajadores

Cincuenta alumnos de primero de la ESO de Antavilla School, de Villanueva del Pardillo, han participado ayer en una jornada del proyecto internacional Red de Embajadores por la Justicia Climática. Esta iniciativa está impulsada por la fundación Plant-For-The-Planet desde el año 2007 y pretende conseguir que los jóvenes se conviertan en embajadores contra el cambio climático.

A través de esta sesión formativa los alumnos han participado en un taller de capacitación ambiental compuesto por una parte teórica y una práctica. Durante la primera sesión, los cincuenta alumnos han aprendido qué es y cómo gestionar la crisis climática, de qué manera se puede contribuir a frenar el cambio climático y qué es la justicia global. En esta parte de la formación los niños aprenden a ser líderes de opinión sobre este problema que afecta a nivel mundial.

Después de la charla que les formaba como embajadores, los niños han comenzado con la parte práctica, la reforestación sostenible. Cada uno de ellos ha plantado un árbol, que se suma a los más de 14.000 millones plantados por jóvenes de todo el mundo.

Por una red mundial de jóvenes embajadores

El objetivo de la Red de Embajadores por la Justicia Climática es conseguir que jóvenes de todo el mundo trabajen para solucionar el cambio climático a partir del plan de 3 puntos que establece la fundación Plant-for-the-Planet: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mantener el calentamiento global del planeta por debajo de los 2ºC y haber plantado 1 billón de árboles en todo el mundo, ya que los árboles absorben millones de toneladas de CO2. El proyecto ya ha plantado más de 14.000 millones de árboles en todo el mundo.

La fundación Plant-for-the-Planet fue ideada en 2007 por el joven alemán Felix Finkbeiner, cuando tenía 9 años, después de realizar un trabajo en la escuela sobre cómo la crisis climática afectaba el planeta. Como propuesta para luchar contra este problema, Finkbeiner pensó que todos los niños del mundo podían plantar un millón de árboles en sus países para contribuir a limpiar el aire. Cuatro años más tarde, en 2011, Felix Finkbeiner, que ahora tiene 18 años, junto con sus padres que ya eran activistas, crearon la fundación Plant-for-the-Planet, nombre que les cedió las Naciones Unidas, junto con un contador mundial de árboles.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*