Seis recomendaciones para que cumplas tus propósitos en el nuevo año

Cada 1 de enero nos proponemos nuevos retos que, en multitud de ocasiones, no logramos cumplir. En el caso de los estudiantes los deseos suelen estar relacionados con mejoras académicas y organizativas pero, al igual que el resto de la sociedad, el resultado más habitual es que éstos no se logren. Uniplaces.es, servicio de reserva de alojamiento, ha elaborado una lista con recomendaciones para que este año los estudiantes por fin logren tener éxito en seis de los propósitos más habituales que se plantean y que, normalmente, terminan en fracaso.

Aprender un idioma. Este objetivo se lo proponen muchos estudiantes con vistas a tener una futura experiencia internacional. Sin embargo, al final del año son muy pocos quienes realmente han logrado avanzar en su aprendizaje. Desde Uniplaces, explican que “el fracaso de esta meta suele darse porque no se determina una fecha concreta para examinarnos de lo que hemos aprendido. Esto hace que el aprendizaje se estanque y nos encontremos durante mucho tiempo con un mismo nivel del idioma que estudiamos, lo que nos frustra y, a la larga, hace que abandonemos”.

Redistribuir mejor tus salidas nocturnas. Cuando se es joven la noche se convierte en día y esto hace que durante la etapa universitaria los estudiantes pasen poco tiempo en casa, con su previsible consecuencia: menor rendimiento académico. Por ello es frecuente que este propósito se cuele entre los más habituales y, al mismo tiempo, entre los menos logrados debido a la ambigüedad del concepto. “Tenemos que ser conscientes de que, aunque los jueves son de los estudiantes, la semana tiene más días y los fines de semana no se pueden alargar de manera indefinida pues esto repercutirá en nuestros estudios y, también en nuestra economía”, advierten desde la compañía.

Dejar de procrastinar. Para lograrlo lo primero es identificar las situaciones que nos conducen a ello ya que sólo así podremos buscar las soluciones más adecuadas. Por ejemplo, si habitualmente nos distraemos mirando una red social cada 5 minutos, quizás lo mejor sería marcarnos unos límites temporales de consulta, lo que nos permitirá entrenar nuestro autocontrol y lograr mejor nuestro objetivo.

Estar al día en los estudios. La organización es la clave para lograr uno de los objetivos más frecuentes y, a la vez, más complicado. Llevar una agenda, repartir el tiempo de estudio con el de ocio y evitar distracciones son fundamentales si queremos estar al día en nuestras obligaciones académicas. Para ayudarnos con este propósito, Uniplaces recomienda obligarnos a asistir más a clase y no dejarnos arrastrar por la desidia.

Ahorrar dinero. La solvencia económica suele ser un problema para muchos estudiantes ya que no suelen disponer de ella a pesar de proponérselo cada año. Para ahorrar es necesario no sólo tener pocos gastos sino también ingresos recurrentes, de manera que lo mejor es “encontrar empleos temporales o a media jornada que podamos compaginar con nuestros estudios para no desatender nuestro objetivo principal, tener el mejor rendimiento académico posible”, explican desde Uniplaces. Además, también podemos plantearnos ahorrar en otros ámbitos como dejar de comprar ropa que realmente no necesitamos o ir caminando en vez de usar otros medios de transporte.

Viajar más. Cuando se es joven viajar se convierte casi en una necesidad pero aunque nos lo propongamos muchas veces no vamos a todos los destinos que nos gustarían. Para poder viajar de manera más frecuente, sin gastarte todos tus ahorros, lo mejor es “no planificar tanto el destino sino el periodo en el que quieres viajar. Esto te dará la oportunidad de encontrar ofertas de última hora  para viajar a destinos que ni siquiera te habías planteado a precios mucho más económicos”, finalizan desde la compañía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*