Nueva jornada en Madrid del proyecto internacional para formar jóvenes contra el cambio climático

El Centro de Educación Ambiental Caserío de Henares, situado en el municipio de San Fernando de Henares de Madrid, acoge su primera jornada del proyecto internacional Red de Embajadores por la Justicia Climática, iniciativa impulsada en 2007 por la fundación Plant-for-the-Planet para capacitar a jóvenes de entre 9 y 14 años con el objetivo de que puedan convertirse en embajadores de la lucha contra el cambio climático.

Después de celebrar las dos primeras jornadas en Madrid en el último trimestre de 2016, esta nueva sesión se celebrará el viernes 17 de febrero en el Centro de Educación Ambiental Caserío de Henares, un centro de Naturaleza que cuenta con 4 hectáreas de extensión y diversos huertos didácticos. La jornada se dirige a los familiares de los trabajadores de de Madrid y alrededores de Leroy Merlin, como empresa colaboradora de la academia.

Con esta sesión formativa, llamada academia, Plant-for-the-Planet ofrecerá una formación en el mismo horario escolar, de las 9h a 18h de la tarde, en un día no lectivo para las escuelas de Madrid. Durante la academia se informará a los jóvenes asistentes sobre el cambio climático para que se unan a los más de 46.000 miembros que ya forman parte de la Red de Embajadores, la cual tiene presencia en 92 países, para que actúen a nivel local, nacional e internacional. El objetivo de la Red, formada por jóvenes embajadores con mentalidad ecológica y sostenible, es contribuir a plantar 1 billón de árboles en todo el mundo en 2020, ya que el árbol es el único ser vivo que absorbe CO2 al realizar la fotosíntesis.

Los participantes de la academia realizaran un taller de capacitación ambiental que incluirá teoría y práctica. La parte teórica se impartirá a partir de juegos sencillos y el ejercicio práctico consistirá en que cada participante plante un árbol joven al finalizar la sesión.

El taller servirá para que los niños aprendan qué es la crisis climática, cómo pueden contribuir a frenar el cambio climático y qué es la justicia global. Los participantes se han convertido en líderes de la causa que serán capaces de hacer conferencias y organizar plantaciones responsables.

Por una red mundial de jóvenes embajadores  

El objetivo de la Red de Embajadores por la Justicia Climática es conseguir que jóvenes de todo el mundo trabajen para solucionar el cambio climático a partir del plan de 3 puntos que establece la fundación Plant-for-the-Planet: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mantener el calentamiento global del planeta por debajo de los 2ºC y haber plantado 1 billón de árboles en todo el mundo, ya que los árboles absorben millones de toneladas de CO2. El proyecto ya ha plantado más de 14.000 millones de árboles en todo el mundo.

Con una nueva sede, recién abierta, en Suiza y presencia consolidada en Alemania, México (con una importante finca de plantación de árboles) y España, el proyecto de la Red de Embajadores por la Justicia Climática llegó a España en 2014. En 2015 se planificó el proyecto en el territorio ya que es necesario adaptarlo a la manera de trabajar y a la mentalidad de cada país. En 2016 ha empezado la implantación en el territorio a partir de la organización de jornadas formativas, llamadas academias, con la colaboración de organismos y entidades locales como ayuntamientos y/o empresas privadas.

La fundación Plant-for-the-Planet es presente hoy en diferentes ciudades españolas de Cataluña, Madrid, Canarias, Andalucía y Zaragoza, con más de 24 academias celebradas y 1.500 niños españoles embajadores de la Justicia Climática.

Un proyecto de origen alemán

La fundación Plant-for-the-Planet fue ideada en 2007 por el joven alemán Felix Finkbeiner, cuando tenía 9 años, después de realizar un trabajo en la escuela sobre cómo la crisis climática afectaba el planeta. Como propuesta para luchar contra este problema, Finkbeiner pensó que todos los niños del mundo podían plantar un millón de árboles en sus países para contribuir a limpiar el aire. Cuatro años más tarde, en 2011, Felix Finkbeiner, que ahora tiene 18 años, junto con sus padres que ya eran activistas, crearon la fundación Plant-for-the-Planet, nombre que les cedió las Naciones Unidas, junto con un contador mundial de árboles.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*