Casi 5.000 personas disfrutaron del Memory Pop Festival, tributo a la generación de los 80 y 90 con La Unión, Los Secretos y Modestia Aparte

Texto y Fotos: José Manuel Rodríguez

Con el cartel de entradas agotadas ya colgado días atrás ya se presagiaba que la noche del sábado 1 de abril iba a ser realmente especial en Valdemorillo. Y hasta las mejores previsiones se superaron porque la ocasión “hizo historia” y el lleno absoluto registrado en La Cubierta, con un público que de media superaba los 35 años, vino a confirmar la gran dimensión de la plaza de toros del municipio como escenario para eventos “únicos” como éste, en el que cerca de 5.000 personas no dejaron de emocionarse, bailar y cantar durante más de cuatro horas de vibrante e ininterrumpido directo las canciones de siempre. Porque el Memory Pop Festival elevó a lo grande los acordes del mayor tributo a la generación de los 80 y 90, reuniendo por vez primera en cartel a los tres grupos que siguen contando con sus miles de incondicionales seguidores, La Unión, Los Secretos y Modestia Aparte.

Y por este orden salieron bajo los focos, dando lo mejor de su repertorio, volcados e igualmente entusiasmados con la posibilidad de vivir esta experiencia.

En primer lugar  actuó el grupo La Unión. Presentaba su nuevo trabajo, “HIP.GNOSIS”, un nuevo recopilatorio de sus canciones de siempre con nuevas bases y un aire más moderno y animado. Después le siguió el grupo Los Secretos, que no defraudaron y tocaron su repertorio clásico de hipnos de los 80. Fue muy emotivo cuando toda la plaza coreaba algunas de sus canciones más conocidas. Por último cerró el festival Modestia Aparte y, si bien se notó que una parte del público se había retirado por las horas que eran, los que aguantaron disfrutaron de las míticas canciones de la banda que subió los ánimos de todos los presentes con una actuación muy animada y fresca.

“Histórico” es el calificativo que subraya lo vivido en esta velada, que se prolongó a lo largo de más de cuatro horas de un extraordinario directo, con la pista y las gradas vibrando entre las palmas, bajo los juegos de luces, con la fuerza de todos los músicos que dieron los mejor en escena, tanto que merecieron ese “llenazo” que fue el reflejo de esa afluencia de miles de personas atraídas por la singular y novedosa convocatoria.

El festival terminó sin ninguna incidencia y resulto todo un éxito, tanto en lo que respecta a organización y participación, como al nivel exhibido por las tres bandas que participaron.


Texto y Fotos: José Manuel Rodríguez – Josefotografia.com

¡Sé el primero en comentar!

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


X