La alopecia puede provocar un importante estrés emocional

• Hay un centenar de tipos de alopecia identificados, en mujeres los cuadros más frecuentes son el efluvio telógeno (caída difusa y más aguda del cabello tras el embarazo, intervención quirúrgica, etc.) y la alopecia androgénica (caída localizada y más crónica de predominio en la zona frontal)

La alopecia puede provocar un importante estrés emocional

La alopecia es la pérdida anormal del cabello y puede afectar al cuero cabelludo o a otras zonas de la piel como las pestañas, cejas, axilas, etc. La alopecia, si bien en el varón puede estar más o menos aceptada socialmente, en las mujeres puede implicar un importante estrés emocional. “Existen un centenar de tipos de alopecia identificados. En el sexo femenino los cuadros más frecuentes son el efluvio telógeno (caída difusa y más aguda del cabello después del embarazo, de una intervención quirúrgica, por la toma de fármacos y otros factores) y la alopecia androgénica, caída localizada y más crónica de predominio en la zona frontal. Ante cualquier problema de cabello lo más aconsejable es visitar a un dermatólogo” asegura el doctor Alejandro Martín, dermatólogo especializado en tricología del Hospital Universitario HLA Moncloa.

Los tratamientos pueden ser tópicos (aplicados al cuero cabelludo) o sistémicos (ingeridos por boca) y dependen del tipo de cuadro diagnosticado, “en líneas generales se puede empezar a encontrar mejoría en unos cuatro o cinco meses y resulta fundamental llevar unos hábitos de vida saludables, especialmente con una dieta variada y ejercicio físico moderado a diario” concluye el Dr. Martín.

Consejos nutricionales contra la alopecia

Nuestro Equipo de Nutricionistas explica la relación existente entre la pérdida del cabello y la alimentación. Diferentes estudios realizados por la OMS determinan que con la incorporación de la mujer al ámbito laboral el estrés ha ido en aumento generando cambios en la alimentación de la población que opta cada vez más por platos precocinados de alto contenido en grasas animales, aditivos y conservantes pero un menor contenido en vitaminas, minerales y proteínas que influyen en el mantenimiento del cuero cabelludo.

¿Qué tipo de vitaminas influyen en la prevención de la caída capilar y en qué alimentos podemos encontrarlas?

-La vitamina A es la encargada de lubricar el folículo piloso evitando de este modo que se sequen las glándulas sebáceas. Está presente en alimentos como el hígado, verduras de hoja verde, huevos, aceite de oliva, pescado y girasol.

-Las vitaminas del grupo B son necesarias para la producción de hemoglobina, imprescindible para la oxigenación de las células del folículo. Podemos encontrarla en el pescado, levadura de cerveza, legumbres, frutos secos, cereales integrales, huevo, hígado y pollo. Un déficit de la vitamina B12 se asocia con sequedad capilar y aparición precoz de canas.

-La vitamina C destaca por su intervención en la síntesis de colágeno. Un déficit de en este tipo de vitamina trae consigo la rotura del cabello y su debilitamiento, pudiendo encontrarla en alimentos tipo hortalizas verdes, limón, naranja y kiwi.

-Las vitaminas del grupo E ayudan al sistema inmunológico, aumentando la capacidad de renovación y crecimiento del cabello. Se responsabilizan del transporte de la sangre al cuero cabelludo y podemos encontrarlas en alimentos como los frutos secos, huevo, nueces, verduras de hoja verde y soja.

-La biotina (un tipo de vitamina del grupo H) que interviene en la producción de queratina y ayuda a controlar la generación de grasa del cuero cabelludo, además de prevenir su sequedad y rotura. Lo podemos encontrar en alimentos como el huevo, el hígado de pollo y de ternera o la soja entre otros.

En relación a los minerales que condicionan el buen mantenimiento del cuero cabelludo ¿cuáles son los más influyentes en la prevención de la caída capilar?

-El magnesio se asocia con la activación de las reacciones enzimáticas favoreciendo dermatológicamente el cuero cabelludo. Se encuentra en alimentos como almendras, trigo, castañas, dátiles, espinacas y plátano.

-El azufre se encarga de fortalecer el pelo débil y quebradizo. Favorece la síntesis de queratina y colágeno. Podemos encontrarlo en carnes blancas, hígado, huevo, almendras y también en verduras y frutas.

-El hierro es imprescindible para la oxigenación del cuero cabelludo y para su pigmentación. Se encuentra principalmente en las carnes rojas, mejillones, berberechos, almejas y verduras de hoja verde.

La alimentación que podría ayudar a prevenir algunos casos de alopecia debe ser rica en todo este tipo de nutrientes haciendo especial hincapié en el consumo de:

  • Alimentos con biotina como el huevo.
  • Alimentos con ácido fólico como la remolacha y el brécol que participan en la multiplicación de las células y formación de glóbulos blancos y rojos.
  • Alimentos ricos en hierro para el bienestar capilar como carnes rojas, mariscos.
  • Beber mucha agua para mantener el cabello hidratado y fuerte.

En el cabello encontramos la proteína queratina y otros minerales como el magnesio, silicio, selenio y cobre. Una alimentación cuya base sean las frutas y verduras nos dará todos los nutrientes necesarios para adquirir un pelo saludable.

En definitiva, es necesario llevar a cabo una dieta en la que no existan alimentos procesados, donde las 5 raciones de fruta y verduras diarias sean la base de nuestra alimentación y en la que vayamos variando la procedencia de las proteínas, sin olvidar el consumo de cereales integrales como parte del menú.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*