Sanidad recomienda verificar la procedencia del atún fresco

Tras la aparición de casos de intoxicación por histamina, una toxina que causa reacciones alérgicas, y la alerta del Ministerio de Sanidad, recomendamos no consumir atún fresco adquirido con posterioridad al 25 de abril sin recibir información en el establecimiento sobre la procedencia del producto. Esta toxina no desaparece a pesar de que se cocine o congele el pescado si previamente está contaminado.

La Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad ha elaborado una serie de recomendaciones dirigidas a la población y a las empresas del sector disponibles en el Portal Salud de madrid.org.

La histamina es una toxina producida por bacterias que contaminan el pescado por falta de higiene en la manipulación e inadecuada conservación. El consumo de alimentos contaminados con histamina desencadena en las personas una reacción adversa porque esta sustancia está implicada normalmente en las reacciones inflamatorias y alérgicas.

Los síntomas aparecen entre unos minutos y tres horas después del consumo del producto de forma leve. Consisten en picor de garganta, enrojecimiento y sudor facial, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y eritema cutáneo. Tras los tratamientos antihistamínicos aplicados por los médicos, estos síntomas desaparecen sin necesidad de ingreso hospitalario.

La Dirección General de Salud Pública informa de que en la Comunidad de Madrid, hasta la fecha, se han confirmado 14 casos de intoxicación alimentaria, y existen otros en investigación, por el consumo del atún procedente de Andalucía que estaba contaminado con histamina.

La alerta se inició tras la intoxicación de 21 personas en Andalucía y verificar que la empresa andaluza GARCIDEN había distribuido los lotes afectados a varios países de Europa y a varias comunidades autónomas, entre las que se encuentra Madrid, tal y como ha informado el Ministerio de Sanidad.

En coordinación con el Ministerio y el Ayuntamiento de Madrid, la Dirección General de Salud Pública está realizando una investigación epidemiológica y ha verificado la retirada del atún implicado en los establecimientos de la región. Habitualmente se efectúan inspecciones a las industrias de la pesca, el comercio minorista y la restauración para comprobar el cumplimiento de la normativa y las prácticas correctas de higiene.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*