José Luis Panero: “Dar las gracias es revolucionario, es reconocer, con humildad y con sentido de la justicia, que sin los demás no somos nada”

Acto en el que el Colegio Trinity College-Liceo Serrano distinguió a José Luis Panero González-Barosa con el nombramiento de Profesor de Honor
Se llama José Luis Panero González-Barosa, tiene 41 años, es vecino de Boadilla del Monte y el pasado lunes, 29 de los corrientes, el colegio Trinity College-Liceo Serrano de esta localidad le distinguió con el nombramiento de Profesor de Honor. Licenciado en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, Panero está especializado en crítica de cine, de teatro y en la información económica. También es actor de teatro. Y Noroeste Madrid –que ya dio cuenta de su galardón– aprovecha la coyuntura para aproximarse más a la figura.

Le felicitamos por la máxima distinción que ha recibido del centro educativo. ¿Cómo reaccionó cuando se la comunicaron?

Muchas gracias por la enhorabuena por el premio. ¡Cuánta dicha! Mi reacción fue una mezcla de escepticismo y sorpresa. Pero en seguida vi que el asunto iba en serio y ya puse los pies sobre la tierra. Me considero una persona afortunadísima, porque en adelante la nueva condición supone también una nueva responsabilidad y un ejemplo y modelo de conducta que tengo que transmitir con más claridad día a día. Diría que ha sido una oportunidad de demostrar a la comunidad educativa -y en realidad en cualquier otro ámbito- el potencial que tenemos los que aún nos consideramos jóvenes, savia nueva con nuevas vistas.

¿Cómo resultó volver al Trinity College-Liceo Serrano después de más de 30 años?

¡Uff! Fue un encuentro muy sentido y emocional, cargado de nostalgia, donde pude sacar a relucir los fuertes lazos de amistad que me unen con muchos profesores. Es como si no hubiera pasado el tiempo…

¿Y cómo valora la distinción?

La acojo con enorme orgullo y alegría siendo consciente de que habrá muchos mejores candidatos y sólo diré que espero, algún día, merecerla de verdad.

José Luis Panero González-Barosa

Era un momento para dar las gracias…

Efectivamente. ¡Y no sé cuantas veces lo haría! Mi amigo, el escritor Luis Español, dice siempre que “Los favores de verdad no se pueden pagar ni devolver, así que resulta inexcusable agradecerlos”. Agradecimiento es una palabra que no está de moda, y por eso me gusta dar las gracias, aunque sólo sea por llevar la contraria a quienes sin haber hecho nada creen que se les debe todo.

¿Y eso por qué?

Porque dar las gracias es revolucionario. Dar las gracias es reconocer, con humildad y con sentido de la justicia, que sin los demás no somos nada… Este colegio me ha visto crecer, ha contribuido de manera decisiva a formarme, a hacer de mí quien soy ahora.

¿Qué diría a los jóvenes de 2º de Bachillerato que se graduaron el lunes?

Lo intentaré explicar en clave teatral y cinematográfica. Primero les diría que se tomasen en serio ser los protagonistas de sus vidas y que no se dejasen engañar por la disposición de la escena dado que en este caso les observo como espectador.

¿Y por qué ese punto de partida?

Porque son el corazón de una obra que empezaron a ensayar hace ya muchos años. Otros escribían el guión, sus padres, sus profesores. Y el lunes se celebró la escena final de esa obra. Y se cierra el telón.

¿Cómo sigue la aventura?

Con una nueva obra. No es una segunda parte, ni una secuela, ¡no! Es algo totalmente nuevo, es una película original y distinta para cada uno de ellos, la película de su vida.

¿Y qué más deben hacer?

Convertirse en los actores, los directores y los guionistas de esa nueva obra, de esa extraordinaria producción… Nuevos caminos, metas distintas pero ilusionantes y atractivas. De tal modo que los espectadores queremos ser testigos de esos cambios, de esa nueva vida que va a determinar su futuro personal y profesional.  Queremos que esa vida esté colmada de éxitos y de felicidad. Nadie nos puede todavía contar el final, nadie nos puede reventar la película, porque todavía no la han escrito ni rodado. De ellos depende.

¿Y cuáles serían las claves?

Muy sencillo pero de difícil ejecución. Han de convertirse en buenos guionistas, buenos actores y buenos directores de sus vidas.

¿Qué se podría esperar de alumnos tan jóvenes?

Que sean buenas personas, como mínimo, para que nos sintamos todos orgullosos de una generación de valientes. Que recuerden quiénes son y de dónde vienen, es decir, de este colegio. Podrán darse de martillazos con la vida porque en este centro, donde también yo estudié desde 1º de EGB a COU, han recibido las herramientas necesarias, recursos intelectuales, morales y emocionales… Y quizá, dentro de diez, de veinte o treinta años, cuando les pregunten a qué se debe su éxito o por qué son como son, puedan contestar con orgullo: ¡yo estudié en el Trinity! ¡Yo estudié en el Liceo Serrano!

José Luis Panero González-Barosa

Cambiamos de tercio. Ud. es crítico de cine y de teatro y dispone de un blog en la cadena COPE, Palomitas de Maíz. Escribir sobre cine en España es una tradición intelectual cultivada por las más importantes figuras de nuestro pensamiento, como Ortega y Gasset y Julián Marías. ¿Sigue el público leyendo artículos que no son sólo críticas de cine?

Claro que se sigue haciendo, pero mucho menos. Aunque la sociedad actual con su sobreabundancia informativa no deje mucho tiempo libre para leer artículos de fondo, lo cierto es que las críticas y los artículos sobre cine ofrecen una lectura mucho más atractiva y refrescante.

¿Cree Vd. que el cine tiene más futuro que pasado?

Como empresa, el cine está reduciendo costes a marchas agigantadas. No porque no haya dinero, sino porque desde la Revolución Industrial buscamos la máxima disponibilidad y simplificación de cualquier producto. Vivimos tan acelerados que apenas soportamos la cola en la taquilla, preferimos comprar entradas por teléfono, un cajero automático o directamente por internet, que además las proporciona rebajadas. Tenga en cuenta también que el cine apenas ha empezado, ¡si nació en 1895! Otra cosa es su viabilidad futura, tal y como lo conocemos, puesto que ahora se facilita su encuentro con el gran público en casa, bien sea a través de las plataformas de pago recientes, bien sea gracias a los más modernos diseños de Home Cinema. Pero nada de ello va a suplir la espectacularidad del cine clásico o del cine que se expresa exclusivamente con efectos especiales, con las nuevas y carísimas cámaras en 3D que ofrecen nuevos puntos de vista al espectador al poder colocar la cámara en cualquier lugar. Un visionario como George Lucas advirtió todas esas posibilidades nuevas para su Star Wars, que está viviendo más allá de la clásica trilogía… Y no es lo mismo ver cualquiera de esas películas en el Home Cinema de casa que en el cine. Otra cosa es examinar al cine por su aspecto social. A menudo, cuando salimos al cine no quedamos sólo en ver la película, tenemos otros planes…

Supongo que ha conocido a multitud de estrellas de cine, españolas e internacionales. ¿A quiénes destacaría de entre todas?

¡Caramba, cada vez se estrecha más el círculo, jeje! Pues sí, he tenido la suerte de conocer a lo más granado del cine español y hollywoodiense, incluso más de una vez. ¡Aunque no sabría por dónde empezar!

De las estrellas internacionales, entre otras, me gustó el temple y la serenidad del director Marcelo Piñeyro, la sabiduría de Manoel de Oliveira y Gerard Jugnot, la simpatía y socarronería de Dustin Hoffman, Robin Williams o Mads Mikkelsen, y la elegancia y personalidad de Roman Polanski, Franco Zefirelli, Omar Shariff, Morgan Freeman, Jim Caviezel o Connie Nielsen.

Y de las estrellas españolas destacaría el fuerte carácter de Pilar Bardem y José Luis López Vázquez, la cercanía de Alfredo Landa y Karra Elejalde, la simpatía de Natalia Verbeke, María Valverde, Paula Echevarría y Carlos Larrañaga, y el don de gentes de la directora Gracia Querejeta.

Además del cine, sabemos que también es un apasionado del teatro. ¿Cuál de estas dos disciplinas es su favorita y qué le gusta más de cada una?

¡Es también una decisión complicada! Recuerdo que empecé a hacer teatro con 16 años y crítica de teatro de modo profesional con 24. Y, por otro lado, el cine me lo está dando todo. Yo lo veo como un servicio público muy gratificante y de una gran responsabilidad, porque el espectador que va a las salas en buena medida confía en las recomendaciones que antes ha leído en mi blog. De manera que me quedo con el teatro como disciplina artística favorita pero me gusta más el cine, en estos momentos, como vehículo transmisor de ideas más directo, fluido y fértil.

Hace cinco años se alzó con el premio a la Mejor Escenografía por Tres Sombreros de Copa y el año pasado cosechó el premio nacional de teatro UNIR al mejor protagonista por su encarnación de don Dionisio en  esta misma obra. A su juicio, ¿hay buenos actores en España?

Claro que los hay, pero tanto en el cine como en la televisión están infravalorados, porque no sacan lo mejor de ellos. Cuando hay madera, al buen actor se le valora sobre el escenario de un teatro. La mayoría ha estudiado en escuelas de prestigio. Otra cosa es que los hayan encasillado, que es otro problema para el cine. Y es que a menudo siempre se ve a los mismos actores reciclados en series de televisión, que dan mucho dinero, pero no se les ve en los teatros. Los grandes intérpretes combinan el cine con el teatro y la tele, siempre que haya hueco para todos. Para mí, el referente es Luis Merlo. Cuando le vi actuar en 1992 haciendo Tres Sombreros de Copa supe que algún día quería hacer esa obra de teatro. El año pasado se lo hice saber cuando le entrevisté por su trabajo teatral en El test a su paso por Madrid. Desde luego, mi primer encuentro con él mereció mucho la pena. Tanto por la espera como por su calidad humana.

Muchas gracias por su atención.

Muchas gracias a ustedes por dejar lanzar desde este areópago todas mis inquietudes vitales en este instante de mi vida.

1 Trackback / Pingback

  1. José Luis Panero: “Los festivales son una forma de dar visibilidad a todo el cine, no sólo al de las grandes distribuidoras” – Noroeste Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*