La acogida de menores, asignatura pendiente

La vuelta al cole nos trae locos: libros, mochilas, ropa… muchos niños esperan también, que alguien se vuelva loco por ellos

Foto: Sarah Brucker

La acogida de menores es la asignatura pendiente de nuestra sociedad, tanto, que ni siquiera aparece en los libros de texto de nuestros hijos como una forma de familia más. Los niños estudian los distintos tipos de hogares que existen en la actualidad, pero la acogida de menores no se refleja como una opción a pesar de su gran importancia.

Por ello, desde ASEAF reclaman su inclusión en los libros escolares. Hay que recordar que enseñar es respetar la dignidad y educar es crecer en familia. El nivel de desarrollo de un país se mide por la calidad del trato a sus niños.

UN APRENDIZAJE VALIOSO

La familia es el motor de nuestra sociedad y nadie cuestiona la importancia de sentirse querido. Las relaciones entre bebés y padres son fundamentales para el desarrollo psíquico y emocional del ser humano. Nuestras capacidades dependen de ese aprendizaje como han demostrado muchos estudios de expertos como Bowlby, Spitz, Brazelton, Cramer o Sepyna (Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y el Adolescente).

Los bebés, desde que nacen, necesitan que alguien les mime, les hable, les sonría y les quiera, en definitiva, sentirse especiales. El psicólogo Urie Bronfenbrenner lo ha resumido en esta célebre frase: “Todo niño necesita al menos, un adulto que esté loco por él”.

Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla y experto en protección infantil, asegura que “los seres humanos estamos hechos de un material que exige un trato personalizado, de relaciones intensas y afectivas. Buscar familias de acogida no es la solución más fácil, pero sí la mejor”.

En España, 40.000 niños menores de 18 años son tutelados por las Comunidades Autónomas y más de 15.000 –un 40%- viven en residencias. En estos centros, los niños son atendidos convenientemente y son satisfechas sus necesidades básicas, pero nadie duda de que la parte afectiva donde mejor se desarrolla es en un hogar, en una familia.

Jesús Palacios recuerda que nuestro país es uno de los más solidarios: “Hay muchas  familias dispuestas a acoger a un menor desamparado, pero hay que buscarlas, apoyarlas y hacer que el acogimiento sea una experiencia satisfactoria para todos”.

ALGUNOS TESTIMONIOS

PADRES DE ACOGIDA

Justi: “No podemos ignorar a estos niños que sueñan con un poco de cariño y una vida mejor”.

María: “La acogida es siempre satisfactoria. Todo lo que te dan estos niños es bueno”.

Ezequiel: “No ha sido fácil, pero ha sido la mejor experiencia de mi vida”.

Candela: “Recibimos mucho de nuestros niños de acogida y nuestros hijos aprenden otros valores”.

Mari Pepa: “Haces el acogimiento con la idea de que ayudas a un niño y con los años, te das cuenta de que los niños te ayudan a ti”.

NIÑOS DE ACOGIDA

Blanca: “Cuando me enteré de que a mi educadora del centro le pagaban por cuidarme, se me vino el mundo abajo”.

Patricia: “Cuando llegas a una familia te das cuenta de que necesitas cariño, te revisan los deberes, aprendes, miran por lo que te gusta y por lo que no. Yo no sabía cómo abrazar o cómo dar un beso”.

David: “Lo más bonito que me ha dicho mi madre de acogida es que se siente orgullosa de mí”.

Manuela: “Al principio te sientes insegura, pero con el tiempo, confiarás mucho en ellos. Lo pasarás fenomenal”.

Izaskun: “No es fácil adaptarse, pero es una segunda oportunidad.  Hay que apoyarse sin olvidar a la familia biológica”.

Raquel: “Gracias a los años que pasé con mi familia de acogida, aprendí una forma de dar y recibir que pude repetir con la familia que he creado”.


SOBRE ASEAF: La Asociación Estatal de Acogimiento Familiar está compuesta por más de 300 familias de toda España. Fundada en 2006 para defender los derechos de los niños tutelados. www.aseaf.org

Petición change.org

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*