Beneficios de tener una mascota en casa ¿Perro o gato?

Desde siempre hemos sabido que el ser humano es un ser social y, como tal, necesita relacionarse con otras personas. Pero además, cada vez son más numerosos los estudios que certifican las ventajas que tiene para nuestra salud y bienestar el contacto con los animales. Por eso, son muchos los que un día deciden comprar un perro de raza, un gato o cualquier otra mascota que se convertirá en uno más de la familia.

A menudo, la decisión de comprar un gato o un perro viene motivada por los niños de la casa, quienes desde pequeños sueñan con tener una mascota para jugar, darles cariño y algo que, aunque ellos no son conscientes, también les aportará: crecimiento emocional. Según un estudio sobre el vínculo animal, para el 46% de los niños, las mascotas son, después de los padres, el principal punto de apoyo emocional y son considerados también como “un compañero de actividades y juegos”.  De hecho, ese mismo estudio demuestra que 8 de cada 10 niños prefieren jugar con una mascota, antes que con videojuegos.

Lo cierto es que cuando nuestros hijos llegan a esta etapa, los padres nos preguntamos entonces: ¿Cuáles son las mascotas ideales para los niños y cuál de ellas sería mejor para tener en nuestra casa? En realidad, la respuesta es simple: la mejor mascota será aquella que más nos guste y se adapte a nuestro hogar, ya que tanto los gatos como los perros, favorecerán a nuestros pequeños en varios aspectos:

  • Desarrollar el sentido de la responsabilidad: aprender a cuidar de los demás no es una tarea fácil. Sin embargo, cuando esta práctica se inculca desde la infancia esteremos ayudando a nuestros hijos a llevarla a cabo de manera más natural y fomentando en ellos el sentido de la responsabilidad que tendrán en los años posteriores. Encargarse de cuidar de una mascota, de sacarla a pasear para orinar, de darle de comer, de darle cariño… Son todo un conjunto de acciones con las que nuestros hijos se implicarán más en su cuidado y se volverán más responsables.
  • Mejorar la autoestima: aunque poco se habla de ella, la autoestima es una de las cosas más sensibles e importantes en nuestra vida emocional. Sentir que no estamos solos, sino que tenemos a alguien que nos aprecia, que nos da cariño, que nunca nos abandona y a quien nosotros vamos a compensar de la misma manera, es una de las realidades que más seguridad en nosotros mismos nos puede dar como seres humanos. Este sentimiento es todavía mayor si se trata de nuestros hijos, quienes todavía están aprendiendo.
  • Ser sociable: cuando una mascota llega a casa se produce una restructuración de los espacios y de las relaciones. Nuestro hijo tendrá que compartir espacios que antes eran solo de él y comunicarse con el nuevo inquilino. Eso ayudará a la creación de una confianza y respeto entre ellos que después nuestro hijo podrá seguir poniendo en práctica con el mundo que o rodea.

Tras tomar la decisión de comprar una mascota, solo nos quedará elegir qué perro o que gato queremos. En páginas especializadas como el Portal del Criador existe una inmensa variedad de razas y animales que nos permitirán encontrar el que mejor se adapta nuestro hogar y a nuestros hijos. También hay muchos blogs de padres o de mascotas que aportan información valiosa sobre este tema, lo importante antes de tomar la decisión es investigar a fondo todo lo relacionado con los futuros miembros de la familia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*