La logopedia ayuda a ralentizar el deterioro de las enfermedades neuromusculares

Las principales complicaciones de estas enfermedades raras afectan a la motricidad, respiración, función cardiaca y nutrición

Hoy 15 de noviembre se celebra el Día Nacional de las Enfermedades Neuromusculares, fecha en la que se pretende dar visibilidad a estas patologías e informar y concienciar a la sociedad sobre las necesidades de los pacientes y sus familiares. En España más de 60.000 personas están afectadas por enfermedades neuromusculares. Bajo este término se engloban más de 150 patologías neurológicas, de naturaleza progresiva, en su mayoría de origen genético y cuya principal característica es la pérdida de fuerza muscular progresiva como consecuencia de la degeneración de los músculos y los nervios que los controlan. También conllevan otras complicaciones relacionadas con la respiración, la función cardiaca y la nutrición (problemas de deglución).

Las enfermedades neuromusculares son las más numerosas dentro de las denominadas “enfermedades raras”. Entre ellas se encuentran las Distrofias Musculares, Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), Charcot Marie Tooth, DM Duchenne, DM Steinert, Atrofia Muscular Espinal, Miotonías. La mayoría de estas alteraciones crónicas no tienen curación, pero sus síntomas son susceptibles de ser tratados para mejorar la calidad de vida del paciente.

Así lo explica la presidenta del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), Cristina Municio: “Aunque aún no disponemos de tratamientos que curen estas enfermedades, los profesionales podemos y debemos intervenir para reducir el impacto y retrasar el deterioro de las funciones”.

En concreto, con ayuda de la logopedia se potencian las funciones preservadas y se ralentiza el deterioro de las conservadas en el ámbito de la voz y el habla, la deglución y masticación, el patrón respiratorio y la coordinación fono-respiratoria. Con ello “se consigue potenciar la autonomía del paciente y el control sobre funciones claves de la vida diaria como respirar, comer o hablar”, sostiene Cristina Municio.

Los logopedas también se encargan de implementar la comunicación y lenguaje de estos pacientes con Sistemas Aumentativos y Alternativos de Comunicación (SAAC), que son formas de expresión distintas del lenguaje habado que tienen como objetivo aumentar (aumentativos) y /o compensar (alternativos) las dificultades de comunicación y lenguaje. Estos profesionales sanitarios se encargarán de planificar estos sistemas, elaborarlos y coordinarse con la familia, tutores o cuidadores para su puesta en marcha.

Los problemas de disfagia también son muy frecuentes en estos pacientes, y los logopedas son los profesionales encargados de prevenirla, diagnosticarla, tratarla.

Por todo ello, esta experta asegura que el abordaje terapéutico de las enfermedades neuromusculares deber ser interdisciplinar, y que los logopedas deben formar parte de los equipos multidisciplinares.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*