El ABC de la salud financiera

Gozar de una mala salud financiera se ha convertido en un gran problema para una parte importante de los españoles llegando incluso a poner en riesgo la economía de toda la familia.

Las finanzas ocupan una de las primeras posiciones en el ranking de quebraderos de cabeza de los españoles, sobre todo desde hace ya algunos años.

La salud financiera, por el contrario de la salud orgánica propiamente entendida, tiende a desatenderse, pudiendo llegar a provocar verdaderos desastres económicos que pueden llegar a poner en peligro la estabilidad de familias enteras.

Uno de los postulados número uno que indica la presencia de salud financiera es que los ingresos sean siempre superiores a los gastos. Parece una obviedad pero constantemente podemos observar gente alrededor que mediante gastos ingentes con tarjetas de crédito superan el límite generando una espiral de deudas difícil de sobrellevar.

Préstamos para lujos o caprichos no son bienvenidos en una buena salud financiera

En algunos casos, las personas pueden llegar a inmiscuirse en la solicitud de préstamos para hacerse cargo de los gastos mensuales básicos de mantenimiento mientras que gastan su sueldo en excentricidades lujosas a las cuales no podrían hacer frente jamás si no existieran esas opciones.

Con ello no se está señalando que la solicitud de préstamos sea algo negativo, al contrario. Fuentes expertas citan que un indicador favorable de buena salud financiera puede ser el acto de pedir préstamos siempre y cuando estos sean para hacer frente a gastos que van a repercutir de forma positiva a la vida del solicitante a largo plazo.

Por ejemplo, pedir préstamos rápidos sin nómina para gastos puntuales como son la adquisición de una vivienda, comprar un coche o requerir electrodomésticos no se incluiría en la lista de detección de la mala salud financiera. Por el contrario, si el mismo préstamo fuera solicitado para la adquisición de un coche deportivo biplaza o para un abrigo de pieles, nos encontraríamos delante de un claro ejemplo de exceso financiero que puede desencadenar en un descalabro económico difícil de remontar.

Sostener la economía familiar con un buen colchón es crucial

Las finanzas personales vienen marcadas por un factor determinante que es el ahorro. Crear reservas en la medida que se pueda, ayuda a generar un colchón económico que va a ser de gran ayuda en el caso de que surjan gastos imprevistos a los que hacer frente. Realmente, la cuantía apartada cada mes no tiene que ser muy elevada: Basta con una pequeña pero constante cantidad cada mes para ver como este cada vez se hace más grande.

Este colchón debe quedar claro que se debe utilizar solamente para hacer frente a gastos inevitables y debe tomarse nota de ello mediante un registro cuidadoso de las entradas y salidas mensuales que se puedan aportar. Monitorear la práctica económica va a ser la mejor aliada para controlar los excesos y ver los patrones recurrentes que puedan surgir en dicha actividad y actuar en consecuencia.

En caso de pedir un préstamo, hay que ser cauteloso y estar atento a las webs de comparativas online para efectuar una transacción responsable. En internet hay de todo: alternativas que ofrecen el primer crédito gratis, préstamos sin nómina ni aval e incluso créditos rápidos online.Es importante hacer uso del raciocinio y no dejarse deslumbrar por soluciones milagrosas.

Obrar racionalmente y contando con la mayor información posible a la hora de embarcarse en una deuda será también un indicador positivo que señalará la buena capacidad y el orden saludable de una economía sostenible a largo plazo y duradera que va a permitir a quienes la gocen de una base sólida en la cual emprender sus más grandes proyectos con la virtud de contar con pies de plomo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*