El Colegio Europeo de Madrid incorpora un programa antibullying a su proyecto educativo

El Colegio Europeo de Madrid, centro bilingüe privado pionero en educación temprana siguiendo el modelo de Glenn Doman, siendo fiel a una de las bases de su sistema educativo, sigue preocupándose por formar a sus alumnos en valores. Por ello, una de sus apuestas más fuertes para este curso escolar ha sido incluir en su sistema educativo el Programa Kiva, que lucha contra el acoso escolar.

Lamentablemente, los casos de bullying son constantes en todo el mundo pero, por suerte, cada vez son más las voces que se alzan contra ellos y, sobre todo, los centros que apuestan por concienciar a sus alumnos, de forma natural, práctica y eficaz sobre el gran problema que esto supone a aquellos que lo sufren. Los niños y niñas afectados por el bullying suelen estar entre los 6 y 16 años de edad, no obstante, este tipo de acoso suele incrementarse en la etapa de la secundaria, y puede ser de varios tipos: verbal, físico, social –aislamiento-, sexual, ciberacoso, etc.

Partiendo de esta base, el sistema antibullying KiVa, ha decidido apoyarse en los principios y valores que abordan todos los aspectos del problema: prevención, intervención y monitorización. Y, sin duda, el CEM ha querido apostar por él en una formación que han recibido tanto sus profesores, como sus alumnos.

Este método antibullying, donde trabajan expertos que llevan años tratando la investigación de este problema bajo la dirección de la profesora Christina Salmivalli, fue creado en la Universidad de Turku con la ayuda económica del Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia. Tal fue el éxito que el Sistema KiVa tuvo que decidieron expandirlo por el mundo llegando a países de Latinoamérica y Europa. Así pues, la profesora e investigadora Blanca López Catalán es quien decidió implantarlo en algunas escuelas públicas, privadas y concertadas de España, entre las cuales se encuentra el Colegio Europeo de Madrid, situado en Las Rozas.

La idea principal de este proyecto se basa en el cambio de actitudes y actuación de los “by-standers” (los alumnos que no son ni víctimas ni bullies), con el claro objetivo de influir en este grupo de estudiantes para que apoyen a la víctima frente al acosador y que manifiesten, abiertamente, que no aceptan las prácticas de abuso.

Cabe destacar que la implantación y formación de este sistema se hace de una forma divertida y amena, de ahí que el nombre KiVa provenga de las palabras ‘amable y guay’. Además, con este sistema se pretende unir a todo el mundo por un bien común, haciendo que los padres de los alumnos también formen parte de la solución de este problema.

Así pues, el Colegio Europeo de Madrid vuelve a demostrar su preocupación constante por formar a personas que se eduquen y convivan, de manera natural, con valores como el respeto, la honestidad, la solidaridad y la responsabilidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*