Gonzalo Herrera: “En cada emergencia social que atendemos hay una respuesta inmediata y humana”

El coordinador de las Unidades de Respuesta Social (URS) que Cruz Roja tiene en la Comunidad de Madrid y una de cuyas 5 bases se encuentra en la Asamblea de Majadahonda Las Rozas, explica que hacen falta más voluntarios para las URS

Gonzalo Herrera junto a voluntarias de Unidades de Respuesta Social

La Asamblea local de Cruz Roja Majadahonda-Las Rozas acoge, desde hace casi un año, una de las cinco bases desde las que trabajan las Unidades de Respuesta Social (URS) que atienden a las personas en situación de emergencia social en la Comunidad de Madrid en casos como las  que viven en situación de calle -entre las que hay una mayoría de hombres-, sufren  violencia de género o son mayores en situación de extrema vulnerabilidad.

El pasado mes de febrero Cruz Roja (CR) firmó un convenio con la Comunidad de Madrid para montar este servicio con cinco bases y siete URS que diera respuesta a estas emergencias que,  hasta ese momento,  eran atendidas por una sola Unidad. Entonces, el tiempo medio de demora en la atención a los ciudadanos era de 7 horas, mientras que ahora la respuesta es casi inmediata.

Para que nos explique en qué consiste este servicio, hemos hablado con Gonzalo Herrera Sánchez, coordinador en Cruz Roja de esta función.

Pregunta- ¿Cómo funcionan las URS?

Respuesta– Es un proyecto autonómico con presencia local. Cada una de la 7 unidades de Cruz Roja tiene un área de referencia. La de Majadahonda, El Plantío, Las Rozas es la unidad 1, que atiende, también, a la Zona Centro de Madrid. Por ejemplo: Si una persona requiere ayuda en Madrid capital y está empadronada allí, la tiende el SAMUR Social y si está empadronada en Las Rozas la atiende la URS de Las Rozas. La URS  le hace una evaluación sicosocial y la posterior derivación para su atención. El Ayuntamiento atiende en Madrid capital y Cruz roja en la Comunidad.

P- ¿Qué personal integra las URS?

R– Dos técnicos (un trabajador social y un integrador social) y un voluntario. Cuando llegan a donde se les requiere, realizan una valoración y un informe social que envían a la Central de la Comunidad de Madrid, cuyos técnicos gestionan las plazas en los albergues o centros municipales, en caso necesario. La URS traslada a la persona, le hace la acogida, le explica las normas de convivencia, etc. Es en este momento  es cuando aparece el valor agregado que aporta Cruz Roja. Es decir, un segundo nivel de atención. Se deriva a la persona a la Asamblea Local correspondiente, se le hace un seguimiento integrándole en los programas de Intervención social. Hasta la incorporación de Cruz Roja, la persona solo tenía una atención puntual.

Vontarios de Cruz Roja integrantes de una Unidad de Respuesta Social

P- ¿Qué horario y funciones tienen las URS?

R— Las URS funcionan 24 horas 365 días al año. Las bases locales de 8 de la mañana a 11 de la noche con dos turnos. La noche y el fin de semana se atienden desde  El Plantío. En Majadahonda-Las Rozas, la URS está ubicada en la Base de Socorro.

La emergencia social en Madrid tiene tres bloques de atención: Emergencia Social Comunidad de Madrid, la derivada de la propia actividad local de Cruz Roja (sin pasar por el 112) y la atención a personas mayores en situación de extrema vulnerabilidad: lo que se conoce como teleasistencia de usuarios de Cruz Roja.

También tenemos equipos de calle que atienden y hacen seguimiento a personas sin hogar. En Las Rozas hay una en situación de calle con la que se ha llegado a un acuerdo para, periódicamente y en los días acordados, facilitarle la cobertura básica.

A nivel de Comunidad de Madrid, diariamente se realiza el seguimiento de 80 personas en esta misma situación. Se les facilita alimentación, ropa de abrigo, mantas, sacos de dormir, etc. Es gente que duerme en la calle y no se les puede obligar a ir a un albergue, ya que esto es siempre voluntario.

Esa cobertura de necesidades básicas permite generar un vínculo con la persona, que habitualmente ha roto cualquier tipo de lazo afectivo o social. La entrega de un bocadillo, una manta o saco de dormir, es el camino para ser el facilitador del acceso a otros recursos, o  para trabajar necesidades de empadronamiento o de documentación.

Gonzalo Herrera

P- ¿Qué colectivo es al que más requiere a las URS?

R- El perfil del usuario es múltiple: personas sin hogar, mujeres víctimas de violencia de género, mayores en situación de exclusión social, menores tutelados por la Comunidad  de etc. Aunque el grupo dominante son las personas sin hogar, constituyen casi el 60 por ciento de las intervenciones -muchos más hombres que mujeres- seguidos con un 13 o 15 por ciento de mujeres víctimas de violencia y con un 6 o 7 por ciento de personas mayores.

P- ¿Qué cualidades deben tener los técnicos y voluntarios?

R- Por ejemplo, en casos de violencia, las URS no solo se ocupan de buscarles alojamiento, si procede, sino que sus integrantes deben proporcionar apoyo sicosocial y emocional. Ahí es donde los técnicos y voluntarios tienen que saber manejar la problemática, porque la emergencia social es una situación sobrevenida. No es solo tramitar recursos o una prestación de ayudas –que son fundamentales- sino que tienen que transmitir que Cruz Roja les puede ayudar.

Como cualidades específicas yo señalaría que quienes trabajan en las URS deben  tener versatilidad y empatía, además de la sensibilidad y humanidad que se requiere a todo el que interviene con personas en situación de emergencia social. También una formación que, en el caso de los voluntarios, facilita Cruz Roja, para llevar a cabo el acompañamiento social.

P- ¿Hacen falta voluntarios para las URS en nuestra Asamblea?

R- Sí. Tenemos 7 y hemos marcado el objetivo de 18. En todo Madrid hay 90 con la pretensión de llegar por 150. En la noche y fines de semana hay más necesidad porque es más difícil encontrar voluntarios.

P- ¿Qué le diría a esos voluntarios para animarlos?

R-. Que desde Cruz Roja se apuesta por estar cada vez más cerca de las persona  y estar más cerca que con este proyecto es difícil. Entras en su día a día, en su realidad. Lo vives directamente. Es un proyecto que gusta mucho a los voluntarios porque es de contacto directo.

P- ¿Cuál sería el resumen de estos meses?

R- Las sensaciones son muy positivas. Hay un equipo técnico y de voluntarios fabuloso que se ha adaptado muy rápidamente. El proyecto se montó en un periodo breve de tiempo y se han implicado desde el presidente hasta el último trabajador.

Lo bueno y lo malo es que llevamos muy poquito tiempo y falta concretar cosas. En reuniones de coordinación entre técnicos y voluntarios  se intercambian opiniones y se busca mejorar. Se revisa lo hecho y se hacen cambios. La idea para 2018 es crecer en el número de unidades de respuesta social (8 o 9) y tener mayor presencia en la Comunidad.

P- ¿Qué destacaría de la labor realizada hasta ahora?

R- Creo que es un logro importante que casi el 50 por ciento de las personas que entran por emergencia social han acabado en MAP (Marco de Atención a las Personas) de nuestro programa de intervención social. El usuario ve que no solo hay respuesta inmediata a la emergencia, sino que detrás hay un trabajo, un seguimiento. Luego, la calidad humana que aporta Cruz Roja. Y que toda la emergencia social que se demanda encuentra respuesta, tanto la del 112 como  la de Cruz Roja.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*