Valdemorillo ya está en Fiestas

Pregonadas por Antonio Laborda, Cronista de la Villa, se han estrenado oficialmente contraponiendo al intenso frío de este día de las Candelas la gran ilusión con la que se organizan, el calor de las peñas, a las que la regidora agradece “estar más implicadas que nunca”

A vecinos y amigos, que en esta días todos lo son, se ha dirigido este viernes 2 de febrero, Antonio Laborda, “encantado y feliz” de pregonar unas fiestas que con él han cobrado inicio, encendiendo la mecha de la ilusión y dando paso al chupinazo y traca tan esperados. Porque los valdemorillenses restan ya valor al intenso frío de la jornada y borran rutina invernal para responder al llamamiento del pregonero que, además de recordar que tras 25 años residiendo en esta Villa, “ya no podría imaginar mi vida fuera de ella”, lo que dice mucho sobre todo lo bueno que brindan este pueblo y sus gentes, ha animado a “participar y divertirse”, dos ‘obligaciones’ que a buen seguro se pueden cumplir por parte de niños, jóvenes y adultos, porque la premisa seguida desde el Ayuntamiento, a través del esfuerzo y dedicación de la Concejalía de Festejos, y en colaboración con el resto de áreas, es clara, ofrecer una programación capaz de llegar a todas las edades.

De ahí los conciertos de tono bien diverso, desde el Tributo a Mecano en plena noche de la Candelaria, precedido por el colorido de los fuegos artificiales, a Los Mojinos Escozíos anunciados para elevar su rock con inconfundible toque de humor el próximo 10 de febrero,… y las orquestas de gran nivel, disco móvil para prolongar la fiesta en madrugadas a todo ritmo, la atracciones infantiles y demás eventos que dan contenido a la agenda que desde hoy deja bien patente que “Valdemorillo es una auténtica Fiesta que nadie debe perderse”.

Precisamente, y más dada su condición como Cronista local, Laborda ha rememorado en su bienvenida a los festejos desde el balcón del Consistorio “esos bailes de antaño, sustituidos por otros más modernos, los toros, el teatro, … y los banquetes”. Más aún y en relación a este último apartado, no ha dudado en poner el acento en el dicho, “que de la panza sale la danza”, para invitar a aprovechar la ocasión de este buen paréntesis festivo ahora abierto para saborear los platos que sirven los hosteleros del municipio, incidiendo así en uno de los aspectos fundamentales de este tipo de celebraciones  patronales, el de hacer bien visible los encantos de esta población. Y así lo ha resaltado para despedir su experiencia a la hora de dar el pregón, apelando a conservar la “tranquilidad y la buena vecindad que siempre han adornado a esta Villa”.

Pregonero “de lujo”, como le presentó la Alcaldesa, quien ha tenido palabras de reconocimiento para Laborda por su faceta como escritor, también editor, llevando al papel el resultado de su intensa labor como investigador y estudioso de importantes momentos de la historia de Valdemorillo. Una localidad que merece ser conocida, y que ahora espera pueda ser disfrutada plenamente por todos gracias a lo mucho programado, y que merece, ya en alusión al apartado taurino, “que su Feria recupere la grandeza que tuvo y debiera tener”, algo por lo que se compromete a seguir trabajando, dada la gran repercusión que tendría en la economía local. Porque, en definitiva, este es el reto, hacer que por San Blas este lugar sea un imán que atraiga a cientos de visitantes “y llenen nuestras calles y plazas, espacios a los que ya dan también calor y colorido muy especial las peñas, a las que se agradece que “se muestren más implicadas que nunca”.

Acompañada por los regidores de Quijorna, Florentino Serrano, y de Robledo, Fernando Casado, que no han querido dejar de estar con Valdemorillo en el arranque de sus días grandes, Gema González resaltó ante las personas congregadas en la Plaza de la Constitución, escenario festivo por excelencia, que “ya sólo queda disfrutar de verdad de unas Fiestas que todos, tanto los concejales del equipo de gobierno, especialmente Nino Gil Rubio como responsable de Festejos, como el personal del Ayuntamiento, hemos preparado con todo cariño y con propuestas para todos los gustos”. Y para empezar aún con más sabor, las tartas típicas de las Candelas, compartidas por vecinos y autoridades junto a brindis de moscatel.

Además, espectacularidad también en el cielo valdemorillense, iluminado en esta noche de las Candelas con el espectáculo pirotécnico que hizo brillar colores con unos fuegos que superando años anteriores, resultaron más llamativos, haciendo disfrutar a cuantos se dieron cita para seguir este gran estallido de alegría al que dieron forma unos cien kilos de pólvora.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*