Ana Botín: “Probablemente, en 2018 el mundo crecerá a ritmos cercanos al 4%, algo inédito en los últimos seis años”

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, anunció ayer  en la junta general de accionistas que “el consejo de administración del banco tiene intención de proponer, con cargo a los resultados de 2018, el pago de un dividendo total de 23 céntimos por acción”, lo que supondría un incremento del 4,5% respecto al abonado con cargo a los resultados de 2017. Este dividendo se abonará como en años anteriores en cuatro pagos, tres en efectivo, de 6,5 céntimos por acción, y otro en la modalidad de Dividendo Elección, que permite a los accionistas percibir el importe en efectivo o en acciones, de 3,5 céntimos.

Ana Botín, adelantó, además, que “es intención del consejo proponer que el pago del dividendo correspondiente al ejercicio 2019 pase íntegramente a efectivo y se abone de forma semestral”, uno a cuenta en noviembre y otro complementario en mayo del año siguiente. Este esquema es más eficiente, ya que al hacer el abono en dos veces se reducen costes operativos. La presidenta de Santander dejó claro que “esta nueva estructura de pagos no supondrá una reducción de la remuneración total para el accionista respecto a la modalidad de pago anterior”.

En su intervención en la junta de accionistas, que aprobó las cuentas anuales correspondientes a 2017, Ana Botín repasó el último ejercicio. Sobre la adquisición de Banco Popular, dijo: “La adquisición permitió su vuelta a la normalidad operativa tras la fuerte salida de depósitos, sin afectar a la estabilidad del sistema financiero y sin ayudas públicas. Nueve meses más tarde, reafirmo que será una muy buena operación para nuestros accionistas, nuestros clientes, para el conjunto del sistema bancario español y europeo, y para la sociedad en general. Recuperamos el liderazgo en España en todos los segmentos y nos convertimos en el primer banco privado en Portugal”. Y explicó: “Seguimos trabajando en la integración, que avanza según lo esperado. Quiero felicitar a los equipos por el excelente trabajo y recordar que nuestro objetivo es no perder un solo cliente”.

Botín señaló que la adquisición de Popular se produjo “en un momento muy positivo del ciclo en España. España es hoy referencia en Europa, en dinamismo empresarial, en crecimiento de exportaciones y mejora del consumo. Nuestra previsión es que España crecerá en 2018 al 3% por cuarto año consecutivo y que el paro siga bajando”.

Añadió: “Ahora la prioridad debe ser que seamos también referencia en crecimiento inclusivo: que los españoles que más sacrificios han hecho estos años de crisis, también se beneficien de la recuperación”. En este sentido, explicó que “un ejemplo de cómo desde el Santander estamos colaborando con este fin es la subida del 10% del salario en base a productividad a 3.400 personas de los rangos más bajos en el Banco Santander en España”.

Respecto a la economía mundial, también se mostró optimista: “Probablemente, en 2018 el mundo crecerá a ritmos cercanos al 4%, algo inédito en los últimos seis años. De hecho, por segundo año consecutivo nuestros diez países crecen”. En este sentido, pronosticó que la normalización de la política monetaria marcará la evolución de los mercados. “Confío en la fortaleza de las instituciones para que la transición sea gradual y predecible”, afirmó.

Ana Botín

Retos para el futuro

Botín inició su discurso repasando la profunda transformación en la que estamos inmersos y remarcó que “para tener éxito en este nuevo entorno debemos poner foco en un factor esencial: la confianza. Las personas tenemos ahora más información y capacidad de elección que nunca. Cada día somos más exigentes y no basta cumplir con las expectativas, tenemos que superarlas. Contamos con 133 millones de clientes y tenemos la oportunidad de hacer aún más para contribuir a su progreso y el de sus comunidades”.

La presidenta de Santander enumeró los cuatro grandes retos a los que se enfrenta el sector: ética y conducta, la transformación digital, el crecimiento inclusivo y el crecimiento sostenible.

Respecto al primer reto, la ética y la conducta, Botín señaló que “los bancos necesitamos hacer más todavía para recuperar y mantener la confianza de las personas. Ganar esa confianza requiere que hagamos las cosas de manera responsable.”

Sencillo, personal y justo son las tres palabras “que resumen cómo vamos a ayudar a millones de personas a hacer realidad sus sueños, tres palabras que son la base de un banco responsable”, dijo Botín. Para reforzar este compromiso, la presidenta del banco anunció la creación de una nueva comisión del consejo de administración dedicada a banca responsable, sostenibilidad y cultura, cuyo cometido será “supervisar que gestionamos nuestro negocio de manera responsable y medir cómo estamos contribuyendo al progreso de las personas y de las empresas. Un banco es responsable cuando tiene un equipo sólido con valores y comportamientos adecuados, y un fuerte compromiso con su misión”, explicó.

En cuanto al segundo reto, la transformación digital, Botín señaló que “la sociedad necesita bancos seguros, pero con capacidad para innovar y ser más competitivos. El marco regulatorio debe garantizar las mismas reglas para todos los que realizamos la misma actividad. Hoy la regulación es más exigente con los bancos que con las grandes plataformas globales que hacen nuestras mismas actividades. Esto no puede ser así y debe cambiar”, afirmó.

“Seguiremos invirtiendo en plataformas globales digitales para ser no solo el mejor banco comercial, sino la mejor y más responsable plataforma digital -y abierta- de servicios financieros. Esto significa ofrecer nuestros productos y servicios, también los de terceros, y estar abiertos a colaborar, manteniéndonos como el punto clave de la relación con los clientes”, explicó Botín.

La presidenta de Banco Santander apuntó a Brasil y España como dos ejemplos de avances en la transformación digital. “Brasil tiene ya 8,6 millones de clientes digitales. En el Grupo, las ventas digitales ya suponen una de cada tres. En España, las transacciones en el móvil han aumentado un 330% durante 2017 y en el Reino Unido un 58%”.

Añadió: “Al tiempo, desarrollamos nuevas plataformas globales, con estructuras ligeras, que nos permiten ir más rápido”. Entre éstas, mencionó Superdigital, una plataforma online para la población no bancarizada; Openbank, un banco 100% digital que ofrece todos los productos, y One Pay, que permite pagos internacionales baratos y con transparencia, basados en blockchain”.

En cuanto al tercer reto, el crecimiento inclusivo, la presidenta de Santander afirmó que “el banco crece acompañando el crecimiento de nuestros clientes y de las comunidades en las que operamos. El crecimiento inclusivo construye economías más fuertes y sociedades más estables, lo que es positivo para todos”.

Ana Botín recordó que entre 2016 y 2018, Santander habrá ayudado a cinco millones de personas en los países donde opera y recordó que “la mejor inversión que podemos hacer para lograr ese crecimiento inclusivo es invertir en educación”. Además, mencionó los acuerdos que el banco tiene con 1.300 universidades en 21 países, que ayudan a que los jóvenes tengan acceso a la mejor educación y a que adquieran capacidades para acceder al mercado de trabajo o crear su propia empresa.

Con respecto al cuarto reto, el crecimiento sostenible, Ana Botín señaló que “todos tenemos un papel que jugar para combatir el cambio climático y afrontar los retos demográficos”. Y se refirió al compromiso de Banco Santander para “colaborar con todos en la transición a una economía baja en carbono, y fomentar el consumo y el crecimiento sostenible”.

La presidenta de Banco Santander recordó las principales fortalezas del Grupo: masa crítica, diversificación e innovación. “Tenemos 133 millones de clientes y estamos presentes en 10 mercados con 1.000 millones de personas; estamos en países de Europa y América, una combinación que asegura crecimiento rentable y resultados predecibles, y tenemos capacidad de innovación, que promueve la eficiencia y la excelencia operativa. Estas ventajas nos diferencian y son la base para crecer de manera rentable en los próximos años. Nuestro potencial de crecimiento orgánico es grande”.

Ana Botín resumió la actuación de Santander señalando que “es uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo, con un RoTE ordinario cercano al 12% y una ratio de eficiencia del 47%. Esto nos permite seguir acumulando capital mientras financiamos el crecimiento del negocio y aumentamos el dividendo. En 2017, habremos repartido casi 3.000 millones de euros en dividendos en efectivo”.

La presidenta subrayó que “lo que nos hace fuertes es saber que la base del éxito está en ganarnos la confianza y fidelidad de todos”. Al mismo tiempo, destacó que las oficinas están evolucionando con el objetivo de que “los clientes y no clientes quieran ir al banco”.

José Antonio Álvarez: “Podemos seguir siendo optimistas en 2018”

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, recordó a los accionistas que “en 2017 el mercado supo reconocer y valorar positivamente la estrategia del banco y su reflejo en las cuentas, con una revalorización del precio de la acción del 12,3% en el año y un retorno total para el accionista del 16,6%”. Aseguró que “podemos seguir siendo optimistas en 2018”, gracias a la expansión global, la inflación contenida y las perspectivas de los tipos de interés, así como la disminución de la incertidumbre regulatoria.

Sin embargo, señaló como “focos de inestabilidad a los que habrá que prestar atención” la salida de los procesos de expansión monetaria de los bancos centrales y la entrada en nuestro negocio de empresas procedentes del mundo digital. Además, advirtió de que habrá que estar atentos a la evolución del Brexit y el calendario electoral de Latinoamérica. No obstante, subrayó que “el balance entre riesgos y oportunidades es más positivo que en años anteriores, y estamos en disposición de cumplir todos los objetivos financieros que anunciamos en el Group Strategy Update”.

Durante su discurso, el consejero delegado de Santander afirmó: “en los próximos años seguiremos invirtiendo en digitalización para seguir construyendo un banco alineado con los retos del futuro” y, al tiempo, resaltó la importancia de reforzar la cultura de riesgos del Grupo. “Hemos reforzado los procesos en materia de ciberseguridad, prevención de blanqueo de capitales, riesgo operacional y riesgo reputacional”.

Álvarez hizo un repaso a la evolución de los distintos mercados donde opera el Grupo y afirmó que “vemos una mejora consistente y generalizada por países no solo del beneficio, sino también de nuestras principales métricas de gestión: clientes, coste del crédito, eficiencia y rentabilidad”.

Acuerdos de la junta de accionistas

Además de los resultados y del dividendo con cargo a las cuentas de 2017, la junta general de accionistas aprobó la ratificación y el nombramiento de dos consejeros: Ramiro Mato y Alvaro de Sousa. En este sentido, Botín afirmó que el consejo del Grupo “tiene un adecuado equilibrio, con nueve consejeros independientes de un total de 15, y tiene diversidad en términos de edad, género (33% mujeres), nacionalidad y experiencia profesional”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*