El desaparecido Padre Carlos, nombrado por unanimidad “Hijo Adoptivo de Las Rozas”

Todos los grupos municipales dan el sí al decreto del equipo de Gobierno por el que concede este título al padre dominico Carlos Juárez Setién, fundador de Club 70

El Pleno de Las Rozas ha nombrado hoy por unanimidad al recientemente fallecido Padre Carlos Juárez Setién “Hijo Adoptivo de Las Rozas” por sus méritos y la contribución del sacerdote y fraile dominico a la vida cultural, deportiva y social de la ciudad. Esta decisión ha contado con el sí unánime y el aplauso de todos los grupos municipales, que han dado el visto bueno al decreto del equipo de Gobierno para otorgar este título al Padre Carlos a título póstumo por entender que concurren en su figura todos los méritos para obtener esta distinción.

De hecho, la propuesta fue realizada, a principios de este mes, por parte de un vecino de la localidad, Félix López, que expresaba su deseo de que se ensalzase la figura del Padre Carlos por su “entrega incondicional para sus convecinos y servicios prestados en beneficio y honor de este municipio, así como por haber alcanzado consideración indiscutible en el ámbito de lo público”. Días después, el Ayuntamiento inició los trámites, al amparo del reglamento municipal, para la concesión de honores y distinciones a personas e instituciones.

El Padre Carlos falleció el pasado mes de febrero, después de casi 50 años dedicados a Las Rozas. En el pasado Pleno se guardó un minuto de silencio en su memoria, pero no han sido éstos los únicos actos de homenaje al desaparecido. En vida del religioso, el pasado mes de octubre tuvo lugar el homenaje del Ayuntamiento de Las Rozas al Padre Carlos por su dedicación y entrega a la vida del municipio. El acto tuvo lugar en el campo de futbol ubicado en el barrio de El Abajón, al que el Consistorio ha concedido el nombre de este ilustre vecino.

Trayectoria

El padre Carlos llegó al municipio de Las Rozas en el año 1969 y desde su llegada fue promotor de múltiples actividades culturales y deportivas que comenzaron a llevarse a cabo en el municipio. En los años 70 fundó una asociación cultural, Club 70, un referente de la vida social de Las Rozas; dirigió con éxito y plena dedicación una compañía teatral, promovió numerosas actividades culturales, como la Gymkana humorística, que persiste en la actualidad; promovió la creación de la revista Club 70, de contenido histórico-cultural y que ha servido para despertar muchas vocaciones periodísticas en la localidad, y también creó y entrenó al primer equipo de fútbol infantil, así como un equipo femenino. Su participación en eventos deportivos fue intensa y entrenó a múltiples equipos de fútbol.

En el último homenaje que recibió por parte del Ayuntamiento, en noviembre del año pasado, apenas dos meses antes de fallecer, sus palabras confirman su dedicación y cariño a Las Rozas y los roceños: “Lo que yo haya podido hacer de positivo no se merece estas muestras de agradecimiento. Yo sólo he hecho lo que tenía que hacer, aportar lo mejor de mí mismo, que es muy poco, en favor de proyectos en los que participaron otras muchas personas. Todo lo que yo haya podido hacer no es nada comparado con el cariño que me habéis expresado siempre. Allí donde yo esté estará también Las Rozas porque os llevo a todos muy dentro de mi corazón”. Estas palabras fueron leídas hoy por el alcalde de la ciudad, José de la Uz, durante el Pleno.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*