Guardia Civil y Policía Local trasladan a los vecinos de Boadilla recomendaciones de autoprotección ante una acción terrorista

Mandos de la Guardia Civil y de la Policía Local de Boadilla impartieron ayer una charla sobre recomendaciones básicas de autoprotección y primera respuesta dirigidas a los ciudadanos ante un atentado terrorista. Las medidas están contenidas en una Instrucción recientemente publicada por la Secretaría de Estado de Seguridad destinada a ciudadanos, personal de seguridad privada y policías locales.

Igualmente, con fines preventivos, se trasladaron indicaciones sobre qué hacer ante la detección de actitudes que pudieran indicar radicalización o comisión de posibles acciones violentas.

El teniente comandante del Puesto de la Guardia Civil de Boadilla, Alejandro Trigo, y el jefe de la Policía Local, Luis Fernández-Pinedo, explicaron a los asistentes cuáles deben ser las pautas de actuación frente a un atentado, entre las que destacan:

– Identificar las salidas de emergencia o vías de evacuación de los lugares que se visitan con frecuencia.

– No manipular nunca bultos u objetos sospechosos y alertar inmediatamente al personal de seguridad o a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

– En caso de atentado:

  • Alejarse del foco de peligro por una ruta de escape segura.
  • Evitar la utilización de ascensores u otros lugares en los que se pudiera quedar encerrado o bloqueado.
  • Conservar la calma.
  • No detenerse a recoger pertenencias u objetos ni grabar o tomar imágenes del ataque o las víctimas.
  • No tirarse al suelo fingiendo haber sido abatido.
  • Alertar a otras personas para que no se aproximen y, si es posible, ayudar a escapar a otros del foco de peligro.
  • Seguir en todo momento las instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o del personal de seguridad correspondiente.
  • En caso de no poder alejarse del lugar, intentar ocultarse tras un muro u otro obstáculo suficientemente resistente a las armas de fuego.
  • Si se está en un establecimiento, local, habitación o lugar que pueda cerrarse desde dentro, cerrar la puerta, reforzando el cierre con muebles o enseres de la misma, y alejarse de ella.
  • Evitar quedar encerrado en un lugar sin salida o vía de escape.
  • Hacer el menor ruido posible, silenciando el teléfono móvil para no revelar la presencia.

Tan pronto como se pueda, avisar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad  aportando todos los datos posibles sobre el ataque. Si se dispone de información audiovisual, transmitirsela evitando en todo caso difundirla por canales privados o redes sociales.

La aplicación gratuita para smartphones ALERTCOPS permite enviar una alerta con la posición geográfica a los cuerpos policiales más cercanos, así como mantener una conversación con ellos por teléfono o chat.

  • Cuando lleguen al lugar los miembros policiales, evitar movimientos bruscos o repentinos que puedan considerarse una amenaza; mantener las manos a la vista y seguir sus instrucciones.

Entre las pautas que Guardia Civil trasladó también con objeto de prevenir la radicalización y la alerta temprana de posibles actividades violentas, destaca la necesidad de comunicar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad la existencia de individuos u organizaciones que se detecte que están difundiendo mensajes que inciten al odio o a la violencia, en el seno de la comunidad o en centros educativos, culturales, religiosos o de ocio,  o que intenten o hayan intentado la captación de personas.

También hay que alertar sobre cambios repentinos de comportamiento, especialmente en menores y jóvenes, que puedan apuntar a una posible radicalización violenta o a su captación por individuos u organizaciones que la promuevan

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*