Escolares de 20 colegios de Las Rozas exhiben su creatividad en el I Torneo Municipal de Robótica Educativa

Una doble cadena de ADN; cohetes y casas para buscar agua y vivir en Marte; un robot que limpia y barre, y otro que ayuda a acercar las medicinas y otros objetos a personas con movilidad reducida; una vivienda domótica para personas con deficiencias motóricas o sensoriales, o un tablero y piezas de ajedrez diseñadas e impresas en 3D por alumnos de Educación Primaria y Secundaria. Éstos son sólo algunos de los proyectos en los que más de 240 alumnos de Las Rozas de entre 8 y 16 años llevan algunos meses desarrollando en sus centros educativos y que ayer presentaron en el I Torneo Municipal de Robótica Educativa, que ha organizado por primera vez este curso escolar el Ayuntamiento de Las Rozas y que es el primero de toda España de estas características.

Varios CEO de empresas de tecnología roceña, como los de Synthecticdata, Invespromo o Videona, un representante de Google, profesores de Programación y Tecnología de IES de la localidad y un ingeniero informático del Ayuntamiento compusieron el Jurado, que decidió un ganador del primer Premio y otro del segundo Premio del reto Robotón, en el que compiteron 11 equipos; y otros dos vencedores del Proyecto Libre de Primaria (13 equipos) y del de Secundaria (6 equipos).

Además, durante el Torneo, que tuvo lugar durante toda la mañana en el colegio de El Cantizal, se realizaron diversos talleres abiertos a la participación del público que asista, como juegos con Scratch, montaje y programación de robots, fútbol con un robot interactivo, impresión en 3D, etc.

Proyectos para jugar y aprender

Los colegios participantes han desarrollado proyectos muy variados y ambiciosos. En el caso de los alumnos de Primaria, por ejemplo, en el CEIP Vicente Aleixandre, bajo el título de “Viaje a Marte”, el curso de 4º de Primaria ha investigado sobre la vida en este planeta y han diseñado sus cohetes y casas para poder realizar misiones al planeta rojo. Presentaron un curiosity realizado con Lego y Arduino que sirve para buscar agua en Marte. Y en el CEIP San José han “programado el mundo”, con una maqueta en la que han incluido placas de Arduino y diferentes componentes como LEDS, botones… programados con Bitbloq, y pequeños robots que seguirán diferentes recorridos.

En el CEIP El Cantizal, los alumnos han recreado un perezoso con Lego Wedo 2.0., que se mueve y se alimenta a través de minijuegos con Scratch 2.0.; en el CEIP Mario Vargas Llosa, los amantes de la robótica han trabajado en la reconstrucción de puentes tras catástrofes naturales; en el CEIP La Encina, han diseñado un juego para resolver conflictos, y en el CEIP San Miguel, un videojuego para aprender sobre el Medio Ambiente. Además, en el CEIP Los Jarales se han iniciado con juegos para aprender contenidos de Lengua y Matemáticas, que han programado los alumnos.

Los chavales del Club de Robótica del Centro de la Juventud han impulsado un robot que sirve para mantener limpia la ciudad. También con este objetivo han trabajado los estudiantes del Orvalle, que con un robot Edison han construido una papelera que se mueve por clase y con Lego Wedo 2.0., una barredora. Y en el colegio Gredos San Diego, han estudiado los movimientos de ajedrez con un entorno de programación para Minecraft y han diseñado e impreso sus propias piezas para el tablero, que expondrán mañana. En el Zola, han desarrollado un proyecto para el ahorro de energía, con una maqueta que simula una carretera secundaria cuyas farolas sólo se encienden cuando se detecta el paso de coches.

En el Logos, un RoboHelper ayuda para acercar medicinas y otros objetos a personas con movilidad reducida en sus domicilios o puestos de trabajo. Y en el Santa María de Las Rozas, un club de robótica para niños en exclusión social de un colegio en Lurín (Perú).

En Secundaria, los proyectos participantes son los siguientes. En el IES García Lorca, han construido una doble cadena de ADN, y en el IES Las Rozas 1 han implantado un proyecto para la utilización de los datos personales a través de la identificación de la huella digital. En el IES José García Nieto, un reciclómetro sirve para que las papeleras avisen a un robot cuando estén llenas para que vaya a vaciarlas y a reciclar. No obstante, este instituto ha participado con dos proyectos, ya que los alumnos de la extraescolar han impulsado un autobús robótico y automatizado para la ruta escolar.

Por su parte, en el Carmen Conde han optado por una casa domótica para personas con deficiencias motóricas, auditivas y de la visión, con unas instalaciones controladas por Arduino. Y los alumnos del colegio Los Peñascales mostraron un dispositivo morse multisensorial que convierte la luz o el movimiento en texto en los teléfonos móviles.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*