Los materiales que usamos para el descanso, decisivos para contribuir a un sueño reparador

Los diferentes expertos y profesionales médicos y sanitaros coinciden en que el sueño es fundamental para la salud, siendo muy importante a este respecto que dediquemos a dormir la cantidad de tiempo que nuestro organismo necesita para lograr un descanso reparador y, más aún, que nuestro sueño sea de calidad. En este sentido, el tiempo que las personas debemos dormir varía en función de nuestra edad, siendo los bebés los que más horas han de dedicar al sueño, entre 14 y 17, mientras que para los adultos son suficientes entre 7 y 9 horas. Para los niños con edades entre 1 y 5 años se recomiendan entre 10 y 15 horas y, a partir de esa edad y hasta los 13 años se prescriben como idóneas entre 9  y 11 horas de sueño al día, contribuyendo de manera relevante a su descanso un buen colchón y ropa de cama infantil que garantice su máximo confort mientras duermen.

Una de las claves en la confección de este tipo de ropa para que sea cómoda, suave y resistente es el material utilizado en su realización. Fabricantes de textiles y ropa de hogar como Carmen Borja, además de cuidar al máximo sus diseños, usan los mejores materiales, como algodones egipcios, linos, satenes de algodón, piqués y bordados de batista suiza. Ello favorece que los usuarios de ropa de cama hecha con estos textiles alcancen más rápidamente y mejor un sueño profundo, óptimo.

El algodón egipcio, el más fino para la ropa de cama infantil y juvenil, está considerado el mejor del mundo por sus características de máxima calidad, por su gran resistencia y por la enorme suavidad de sus fibras naturales. Este algodón habitualmente es recogido a mano, lo que le otorga un altísimo nivel de pureza y ayuda a que sus fibras se mantengan rectas, intactas.

Al igual que el algodón puro, el lino es otra fibra natural que proporciona a las sábanas una gran ligereza y suavidad, un tacto muy agradable, a la vez que mantiene el frescor, al absorber la humedad de manera natural, lo que propicia su uso especialmente en los meses de verano.

Por su parte, los satenes de algodón hacen que la ropa de cama sea transpirable y capaz de regular la humedad, por lo que las sábanas y colchas confeccionadas con estos sedosos y asimismo suaves tejidos pueden usarse durante todo el año. A su vez y complementariamente, el piqué es un tejido que puede ser de algodón, seda, lana… Suele presentar acabados en relieve, por lo que se utiliza principalmente en la confección de colchas.

El uso de la batista suiza en los bordados de la ropa de cama dotan a la misma de una gran finura y delicadeza ya que es una tela hecha con tejido ligero de algodón, aunque la batista también puede fabricarse con otras fibras naturales, como la lana o la seda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*