Obras maestras de Schumann, Debussy y Schubert en las manos de otro maestro actual: Yefim Bronfman

El primer recital de la temporada de Ibermúsica será el miércoles 24 de octubre

Schumann, Debussy y Schubert se ponen en las manos de un gran pianista en el primer recital de la temporada 2018/19 de Ibermúsica el próximo miércoles 24 de octubre a las 19:30 en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. Claro que no son unas manos cualquiera, se trata de uno de los pianistas en activo más reconocidos de la actualidad: Yefim Bronfman, cuya intensa y exitosa trayectoria profesional le ha llevado a tocar en los auditorios más importantes del mundo como el Concertgebouw de Ámsterdam, Disney Hall de Los Ángeles, Kennedy Center de Washington, el Wigmore Hall de Londres, el Carnegie Hall o Los Angeles Philharmonic.

De origen ruso, de Tashkent, aunque nacionalizado americano desde 1989, es internacionalmente reconocido y se encuentra en esa élite de artistas regularmente buscados por festivales, orquestas, directores y series de recitales. Su técnica y su excepcional lirismo son reconocidos constantemente tanto por la prensa como por el público y le han llevado a conseguir, entre otras distinciones, el Premio Avery Fisher, uno de los mayores honores otorgados a los músicos americanos. El Chicago Tribune lo definió así: “Una maravillosa destreza digital, un sentimiento cálido y romántico, y una bravura deslumbrante”. Técnica, pasión y carácter, tres palabras que podemos usar sin miedo a equivocarnos cuando hablamos de Yefim Bonfman.

En su recital de Madrid interpretará varias obras maestras de otros grandes de la música clásica: Humoreske de Schumann, Suite Bergamasque de Debussy y la Sonata para piano en Do menor D.958 de Schubert. La Humoreske de Robert Schumann es una página en la que el compositor expresa de forma magistral la relación entre el llanto y la risa, finalizada en tan sólo unos días durante el mes de marzo de 1839. Así lo explicaba el compositor a Schumann a su amada Clara en una carta escrita el 11 de marzo de 1836: “Es cierto que no te he escrito en toda la semana pero no he parado de pensar en ti con un profundo amor que nunca antes había sentido. He pasado toda la semana escribiendo y componiendo, riendo y llorando a la vez, sentado frente al piano. Y esto es lo que encontrarás en mi Humoreske.”

Todo lo contrario de lo que le ocurrió a Claude Debussy quien pasó nada menos que 15 años componiendo y revisando la Suite Bergamasque, una partitura llena de matices y expresión que inspirada en el poema Clair de Lune de Verlaine, constituye un bello tributo a los clavecinistas barrocos franceses. El título de la obra proviene de Bérgamo, una ciudad con orígenes antiguos que se encuentra en las estribaciones de los Alpes italianos. Tradicionalmente se considera el hogar de Arlequín, una figura estándar de la “commedia dell’arte”. El movimiento más famoso de la Suite es el tercero: Clair de lune. Esta pieza de luz de luna originalmente recibió el título “Promenade sentimentale”, pero es en su referencia a la luna como se recuerda con más cariño. La sensación es estática, por lo que nunca podría haber sido un paseo sentimental, pero sin embargo, hay una especie de brillo que nos hace imaginar un escenario, tal vez, de la luna sobre el agua. Bronfman interpretó el famoso tercer movimiento de la suite, el Claro de Luna, como propina en el concierto que ofreció junto a la Filarmónica de Rotterdam y Yannick Nézet-Séguin el pasado 24 de agosto en San Sebastian, un momento muy aplaudido por los asistentes y definido como exquisito por la crítica.

Por último, el pianista nacido en Tashkent, interpretará la Sonata en do menor D. 958 de Franz Schubert, una de las últimas obras escritas por el austriaco antes de su prematuro fallecimiento en el año 1828, que sería profundamente admirada por Robert Schumann por su bella naturalidad. Esta Sonata marca las primeras obras de este tipo desde la muerte de Beethoven el año anterior, y Schubert parece haberse sentido libre para desafiar al gran compositor en su propio terreno.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*