Ballet en directo en Las Rozas: El Cascanueces

El  lunes 3 de diciembre, a las 20:15h, en Cines Séptimo Oficio de Las Rozas tendrá lugar, con una duración aproximada de 2h 30 minutos, la retransmisión en directo desde el teatro Royal Opera House de Londres de “EL CASCANUECES”, The Royal Ballet (2018), ballet navideño por excelencia y una entrañable experiencia para compartir en familia.

Las entradas están a la venta en la taquilla del cine o  www.cinesseptimooficio.es  (Eventos>Ópera y Ballet).

LA HISTORIA

Drosselmeyer, un mago intemporal y creador de juguetes y relojes mecánicos,
trabajó en otro tiempo en un palacio real, en el que inventó una trampa que acabó
con la mitad de la población de ratones. En venganza, la malvada Reina de los
Ratones lanzó un hechizo sobre el sobrino de Drosselmeyer, Hans-Peter, que lo
transformó en un espantoso muñeco en forma de Cascanueces. El único modo de
romper el hechizo era que el Cascanueces matara al Rey de los Ratones, llevando a
cabo, por tanto, un acto de gran valentía, y que una muchacha lo amara y cuidara de
él a pesar de su horrible aspecto.

Cuando Drosselmeyer es invitado a entretener a los invitados en una fiesta de
Navidad que dan sus amigos, los Stahlbaum, decide que ésta bien podría ser la
oportunidad que ha estado buscando.

Su hija, Clara, es un poco más joven que Hans-Peter, atrapado en el Cascanueces, ¿y
qué mejor momento que la Navidad, cuando los ratones están ocupados robando los
restos de comida, para un enfrentamiento entre el Rey de los Ratones y el
Cascanueces? Él decide confiar al Cascanueces al amoroso cuidado de Clara y crea
un Ángel de la Navidad especial para guiarla durante su cometido.

Cuando todos los invitados se han ido y la casa está dormida, Clara, en busca del
Cascanueces, baja sigilosamente y descubre que Drosselmeyer está esperándola. Él la
introduce en su propio y especial mundo de fantasía, en el que el tiempo se halla
suspendido, y ejerce todos sus poderes para transformar el salón en un gran campo
de batalla y convoca al Rey de los Ratones. En la lucha posterior entre los ratones y
los soldados de juguete, el Cascanueces logra abatir al Rey de los Ratones, pero es
sólo gracias a la intervención de Clara que, por compasión, salva la vida del
Cascanueces. Transformado en su verdadero yo, baila con Clara y ambos se
encuentran en el País de la Nieve. Drosselmeyer los envía entonces a un viaje mágico
al Jardín de Azúcar en el Reino de los Dulces, donde conocen al Hada Confitada y a
su Príncipe.

Liberado por fin de su apresamiento dentro del Cascanueces, Hans-Peter cuenta al
hada Confitada su gran aventura y cómo Clara le salvó la vida. Luego participan en
un magnífico espectáculo organizado en su honor por Drosselmeyer para celebrar su
valentía.

Tras su regreso a la realidad, Clara sale corriendo a la calle en busca de Drosselmeyer
y se encuentra a un joven extrañamente familiar, mientras que, de vuelta en su taller,
Drosselmeyer reza para que sus esfuerzos se vean recompensados; no hay duda de
que ya se ha roto el hechizo.

El Cascanueces y el Rey Ratón
La historia del Cascanueces es una adaptación del tenebroso cuento de E.T.A. Homannde
1816: El Cascanueces y el Rey Ratón. El ballet original, cuya coreografía fue realizada por
Marius Petipa y Lev Ivanov, seguía una versión más ligera de la historia realizada por el autor
francés Alejandro Dumas. Tuvo una pobre recepción en su estreno en 1892 en el Mariinsky
de San Petersburgo, pero ha sido recreada en numerosas producciones y se ha convertido en
una favorita del público en todo el mundo.

Un clásico del Royal Ballet
El Cascanueces de 1984 de Peter Wright para el Royal Ballet recuerda el espléndido aire
tradicional de la producción original, con algunos cambios en el escenario para acercarnos a
la versión de Hormann de la historia. Con diseños magníficos por Julia Trevelyan Oman,
incluido un árbol decorado que crece de forma mágica e imágenes llenas de color del
fantástico Jardín del Azúcar, esta producción festiva se ha convertido en una de las favoritas
del repertorio de la compañía.

Un símbolo de la Navidad
La música de Tchaikovsky para El Cascanueces es una de las partituras de ballet más
populares de todos los tiempos. Desde los sonidos agitados del vals de los copos de nieves
hasta la salvaje y Danza Trepak, las memorables melodías del compositor, y su rica
orquestación se han convertido en un símbolo de la celebración de la Navidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*