Cadalso de los Vidrios se muda al 13 Rue del Percebe para celebrar la fiesta de «El Gallito»

La boca del escenario era el portal de la que es, sin duda, la casa más conocida y querida por los lectores de tebeos de todas las edades: la del número 13 de la Rue del Percebe. La elección del disparatado bloque de pisos creado por Francisco Ibáñez no era casual: los alumnos y profesores del CEIPSO Eugenio Muro decidieron que el eje temático del festival de la fiesta de «El Gallito» de este año sería el mundo del cómic.

El día estaba marcado en todos los calendarios desde el inicio mismo del curso. El 21 de diciembre no sería tanto el último día lectivo del primer trimestre del curso escolar como el primero de la Navidad; el día de «El Gallito» en Cadalso de los Vidrios, el momento de revivir una de las más queridas tradiciones de la localidad, que ha pasado de generación en generación.

Desde las diez de la mañana, los más de trescientos estudiantes del centro escolar, alumnos matriculados desde infantil hasta 4º de la ESO, acompañados por sus padres, tíos y abuelos comenzaban a llegar al Polideportivo Municipal “César Neira”. En apenas una hora iba a comenzar el festival que los estudiantes habían estado preparando desde el principio del curso. «Ya desde septiembre, desde el primer claustro, estamos pensando en «El Gallito», señalaba el profesor Eugenio Osuna, quien, disfrazado de Popeye, iba a ejercer de maestro de ceremonias. «Enseguida decidimos –añadió- cuál será el tema y todos nos ponemos a trabajar, los alumnos, los padres y los profesores nos ponemos manos a la obra, para preparar los disfraces, la escenografía y las coreografías. Así que hoy es un día muy bonito, largamente esperado por los niños, que están muy nerviosos».

Sergio García-Risco, director del centro, no lo duda: «Es el acto más importante de todo el año para la comunidad educativa del Eugenio Muro». Pero advierte que no se agota en sí mismo, porque, añade, «el tema elegido -el año pasado inventores y descubrimientos; este año, los tebeos- vertebra todas las actividades complementarias de todo el curso, del Día de la Paz, de la Semana Cultural… Buscamos asuntos que permitan poner en juego la imaginación, el arte y la libertad creativa».

El polideportivo, completamente abarrotado para la ocasión, aplaudió los números musicales de los alumnos, disfrazados de Pitufos, Los Increíbles, las tropas romanas de Astérix y Obélix; bailó con Tintín y los inseparables Hernández y Fernández; se dejó asustar por el Joker, que tuvo que vérselas con un ejército de Batmans; se sorprendió con la aparición de Donald Trump en el número inspirado en V de Vendetta…

Cuando las actuaciones finalizaron, la corporación municipal, encabezada por la alcaldesa, Verónica Muñoz Villalba, entregó a cada alumno, como manda la tradición, un libro y la figura de mazapán con forma de gallito. «Es un día muy especial, en el que se mezcla la ilusión que provoca el día hoy con las memorias de pasados gallitos», afirmó la alcaldesa, que no había podido evitar sonreír cuando escuchó canturrear a una vecina la coplilla que se estilaba por este día décadas atrás: «Ya viene el Gallito, nos lo da el señor alcalde, un día grande. Señor alcalde, las gracias le doy».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*