Acristalamientos, una tendencia decorativa en auge

Los acristalamientos de terraza y balcón se han convertido ya en algo habitual en el paisaje urbano. Cada vez son más los hogares que optan por cerrar todos o parte de sus espacios abiertos, y lo hacen por motivos que van más allá de la mera estética.

¿Qué ventajas se consiguen al cerrar una terraza?

Los espacios abiertos son positivos para una vivienda, pero también pueden ser un foco de problemas. Con frecuencia las terrazas y los balcones son un lugar de acumulación de suciedad y se convierten en un espacio sin utilidad alguna. Acristalar las zonas exteriores consigue que se integren mejor en el estilo de vida de los habitantes de la casa.

Se gana espacio útil que se puede aprovechar de diferentes maneras. Una terraza acristalada se puede integrar dentro del salón para darle más espacio a esta estancia, se puede convertir en un pequeño despacho, en un invernadero o incluso en una zona de juegos para los niños.

Los cerramientos de cristal operan además como aislantes. Al acristalar una terraza con materiales de calidad se consigue que tanto el frío como el calor sean menos intensos, reduciendo el consumo energético de la vivienda.

Con el ruido ocurre algo similar. Un cristal de buen grosor, con una buena cámara de aire y combinado con un perfil que no transmita las ondas acústicas, consigue que la estancia quede mucho más aislada con respecto al ruido.

A todo ello hay que sumar que una terraza cerrada es siempre menos atractiva para los amigos de lo ajeno, por lo que aporta una mayor seguridad a la vivienda.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de cerrar un balcón o una terraza?

Lo primero que hay que tener claro es el tipo de cerramiento que se desea hacer. Esto depende del uso que se quiera dar al espacio cerrado.

Se puede optar por un cerramiento clásico con ventana corredera o con ventana plegable. En el caso de viviendas en altura el cerramiento a media altura suele ser lo más común.

La opción más estética y más de moda en los últimos años es el cerramiento con cortinas de cristal. Que permite disfrutar de las ventajas de un cerramiento pero sin perder nada de luz y sin apenas notar que el espacio ha sido cerrado.

En el caso de las cubiertas, también hay varias posibilidades. Aunque lo habitual son las cubiertas fijas, hoy en día se puede optar por cubiertas móviles manuales o automatizadas.

Por supuesto, antes de iniciar la obra hay que informarse sobre las normas de la comunidad de vecinos e incluso las normas municipales sobre el cerramiento de terrazas y balcones. Es imprescindible que la reforma sea totalmente legal.

La calidad de los cristales también es fundamental. Existen marcas como Lumon que ofrecen vidrios especialmente diseñados para los cerramientos de terrazas y balcones.

Lo recomendable es escoger siempre cristales que ofrezcan una buena protección frente al ruido y las inclemencias meteorológicas, así como seguridad para la vivienda. Sólo así se consigue que el cerramiento quede estético y sea práctico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*