Plástico: reducir, reutilizar, reciclar, por este orden

En la Casa de la Cultura de Majadahonda, ante una sala llena, Carlos Torre, biólogo, Enrique González, inventor, y María Pousada, estudiante de ingeniería, sendos voluntarios de Greenpeace, expusieron los principales problemas que acarrea el uso del plástico, especialmente en el mundo desarrollado. El plástico, polímero derivado del petróleo, tiene unas características que lo hacen único: maleable en caliente, rígido en frío, se adapta a cualquier forma que se le quiere dar. No se trata de erradicar, de un día para otro, el plástico presente en todo: nuestras ropas, los coches y aviones, el material sanitario y un largo etc. Aunque la solución pasaría por cambiar nuestro sistema de producción e instaurar una economía circular, basada en la no generación de residuos. En todo caso, insisten en que el principal problema es el plástico de usar y tirar que, mal reciclado, termina contaminando todos los mares, incorporándose además a la cadena alimentaria. En España, se consume una media de 144 bolsas de plástico por habitante y año y solo se recicla en condiciones un 7% de todo el plástico usado.

Por otra parte, el plástico solo tiene dos ciclos válidos de reciclaje, ya que el tercero da un subproducto de baja calidad. Por tanto, según explicaron los representantes de Greenpeace, la solución no pasa tanto por el reciclaje, sino por la reducción del consumo de plástico y, en todo caso, su reutilización. Volviendo, por ejemplo, al método del retorno de envases.

Llaman la atención, desde Greenpeace, sobre los plásticos biodegradables que no son reciclables, y usan recursos alimentarios para su producción (yuca, patata, etc.) en detrimento de parte de la población mundial. Además necesitan unas condiciones especiales de microorganismos, temperatura y humedad para su degradación, y si son enterrados pueden llegar a emitir gases de efecto invernadero.

Por su parte, Marian Lorenzo, antropóloga y voluntaria de Amigos de la Tierra, apuntó que la Unión Europea acaba de dar un importante paso para regular el uso del plástico de usar y tirar.

En la Comunidad de Madrid se ha aprobado en noviembre 2018 la Estrategia de Residuos 2017- 2024 aunque el plástico no figura entre los residuos prioritarios. En nuestra Comunidad, solo se recicla el 29% de lo recogido en los contenedores amarillos (plástico, latas y tetrabriks). Insiste Marian Lorenzo en que los consumidores tienen más poder de lo que parece y que pueden influir en las políticas municipales que deberían llevar a cabo campañas informativas (en colegios, durante las fiestas locales, etc.) e impulsar la investigación, mediante acuerdos con universidades. Sería también útil cambiar la normativa de los puntos limpios para que incluyeran centros de reutilización.

Para terminar, Guillermo Escarpa y Mónica Osende, vecinos de Majadahonda nos contaron su experiencia personal para reducir el uso del plástico en sus vidas. Ir a la compra con una bolsa de tela o llevar un recipiente para que el carnicero, pescadero, charcutero nos sirva nuestra compra en éste y no en un envase de plástico de un solo uso. Recomiendan también estudiar primero de qué se compone nuestra basura (el 40% de una compra en un supermercado termina en la basura), y fijarse un objetivo medible y alcanzable.

Y al igual que sus compañeros de Greenpeace y Amigos de la Tierra, insisten en que debemos reducir nuestro consumo de plástico, reutilizarlo y en último término, reciclar.

Al final, se inició un debate con los asistentes y uno de los vecinos presentes sugirió se creara un grupo de trabajo sobre el tema del plástico en nuestro municipio que la Asociación de Vecinos se comprometió a impulsar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*