El sistema da Vinci abre un nuevo campo en cirugía de cabeza y cuello mínimamente invasiva

• La aportación más relevante de este sistema robótico a la cirugía de cabeza y cuello es la Cirugía Robótica Transoral, consistente en la introducción de los brazos robóticos a través de la boca del paciente.

La cirugía robótica permite mayor eficiencia y precisión de la intervención, reduce el trauma y permite trabajar con mayor rapidez, seguridad y comodidad.

Desde que hace 10 años la FDA (Federal Drug Administration) aprobara el uso del sistema robótico da Vinci para procedimientos otorrinolaringológicos, la cirugía de cabeza y cuello ha experimentado cambios radicales que han permitido explotar, como nunca, los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva. Este sistema robótico, que se basa en una visión en 3D con instrumentos con una articulación similar a la de una muñeca, multiplica las capacidades respecto a los procedimientos convencionales.

La aportación más relevante de esta tecnología puntera ha sido la Cirugía Robótica Transoral (TORS), que consiste en la introducción de los brazos robóticos del Sistema da Vinci a través de la boca del paciente. Esta técnica ha supuesto un giro radical en el tratamiento del cáncer de orofaringe (amígdala palatina y base de la lengua) tal y como afirma el Dr. José Granell, Responsable del Área de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de HLA Universitario Moncloa: “El abordaje quirúrgico estándar de los tumores de esta índole implica una cicatriz media en el labio y mentón, así como también en la sección y posterior osteosíntesis de la mandíbula, que se abre en libro para poder llegar al tumor. Por el contrario, el sistema da Vinci permite realizar la misma cirugía a través de la boca sin incisión en el labio, ni sección del hueso”.

HLA Moncloa, pioneros en cirugía robótica

El sistema de cirugía robótica mediante la técnica TORS permite llevar a cabo la biopsia excisional de la amígdala lingual para detectar un tumor primario desconocido. Se trata de pacientes con una metástasis en un ganglio del cuello en la que el tumor no se identifica. Esta biopsia, que se recomienda en las guías oncológicas, solo se realiza de forma rutinaria en los centros que disponen este sistema, ya que es un procedimiento de cierta complejidad si no se dispone del robot. No llevar a cabo este procedimiento puede significar que el paciente sea sobre tratado.

Otras de las grandes indicaciones de la TORS es el tratamiento para la apnea del sueño, donde el Sistema da Vinci es una herramienta básica para la intervención quirúrgica en los pacientes que requieren una disminución importante de volumen de la base de lengua.

El Dr. Granell tiene amplia experiencia en estos procedimientos, siendo uno de los cirujanos de referencia en España. “Desde el 2018 ya hemos tratado ocho casos en HLA Moncloa y las previsiones para este año aumentan considerablemente. A pesar de que en España esta técnica no está muy implantada, es la que mejores resultados da y la más eficiente en el uso de los recursos”, explica el profesional del HLA Moncloa, que se encarga de formar en esta técnica a diferentes profesionales, tanto de España como de otros países.

Más allá de los problemas cosméticos

Este sistema también ha contribuido de forma sustancial al desarrollo de los abordajes del acceso remoto al cuello. Estos procedimientos, que se aplican fundamentalmente a las cirugías de la glándula tiroides, posibilitan intervenciones sin cicatrices visibles. En el acceso remoto se utiliza cámaras de alta definición que propician una imagen inigualable de campo quirúrgico. Si la instrumentación es robótica esta imagen es, además, tridimensional.

A pesar de que las sociedades científicas se han posicionado favorablemente con respecto a estas técnicas, en España existe muy poca experiencia. Gracias a la formación del Dr. Granell en Estados Unidos, Corea y México, HLA Moncloa está preparado para implantar este programa en la actualidad.

Tal como advierte el profesional, los problemas más importantes del abordaje clásico no son los cosméticos (evitar una cicatriz en el cuello), sino los funcionales. “Con las intervenciones clásicas hay pacientes que no consiguen volver a comer de forma normal, y algunos deben hacerlo a través de una sonda. Sucede lo mismo con otros tratamientos alternativos como la radioquimioterapia primaria.

Por todo ello, la cirugía robótica permite mayor eficiencia y precisión de la intervención, reduce el trauma y permite trabajar con mayor rapidez, seguridad y comodidad.

En definitiva, la cirugía robótica aporta cambios relevantes respecto de la cirugía tradicional y permite aplicar desarrollos tecnológicos que hacen posibles cirugías cada vez más complejas técnicamente. Esta complejidad hace que sea aún más importante, contar con especialistas que combinen la experiencia en los abordajes convencionales con la destreza en el manejo de esta tecnología.

Sobre HLA Grupo Hospitalario

El Grupo Hospitalario HLA está compuesto por 15 hospitales integrados con 35 centros médicos multiespecialidad y una red de unidades de referencia en tratamientos de última generación. 42 clínicas dentales, 11 unidades de reproducción asistida, 30 clínicas oftalmológicas dotadas de la más avanzada tecnología y 436 centros de análisis clínicos completan la estructura que HLA pone a disposición de sus pacientes. Con 1300 plazas de hospitalización HLA es un referente en la atención hospitalaria y ambulante. Más de 36 años de experiencia y presencia en seis países configuran un modelo de atención que basa su filosofía en el trato humano, la excelencia, el liderazgo, la responsabilidad y la especialización.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*