La filmación con drones se afianza y deja de ser una simple moda

Los drones se han consolidado en los últimos años como una herramienta muy versátil para aplicar a distintas necesidades y funciones. Los drones se usan hoy para realizar mediciones aéreas muy útiles para las mediciones topográficas, para realizar tareas de reparto a gran escala o para su integración con sistemas de vigilancia. Pero sin duda uno de los campos en los que más se ha profundizado es en el de la grabación aérea con drones, que ofrece todo un abanico de posibilidades.

Los drones son vehículos aéreos no tripulados controlados a distancia. Su uso ha empezado a extenderse en los últimos años, mientras en paralelo distintas empresas han profundizado en distintas aplicaciones. Una de las más interesantes es la posibilidad de instalar una cámara en el aparato.

Una empresa de servicios profesionales como DronProfesional, por ejemplo, ofrece servicios de filmación aérea con dron en todo el territorio nacional. El cliente puede pedir la entrega del material en bruto, para editarlo él mismo en fase de post-producción, o puede encargar a esta empresa el servicio completo de realización audiovisual, para que ella se encargue del desarrollo y la ejecución de la idea del cliente.

Estas grabaciones tienen múltiples utilidades, y quedan ya lejos los días en que eran necesarios grandes presupuestos para contratar un helicóptero para grabar las tomas aéreas de las que podíamos disfrutar en algunas películas. Por ejemplo, las grabaciones aéreas desde los drones se utilizan para:

  • Cine: un plano aéreo incorporado en el momento preciso del guion aporta una calidad extra a la película, porque permite complementar la narración visual con otro tipo de planos. Como decíamos antes, se trata de un recurso muy efectivo que hasta hace poco solo estaba al alcance de grandes producciones, pero al que hoy en día pueden aspirar otros proyectos más modestos.
  • Televisión: hay acontecimientos de actualidad que pueden cubrirse con las tomas obtenidas desde un dron. Aportará un valor añadido a la pieza y evita incurrir en los grandes costes que puede suponer la movilización de una grúa o la contratación de un helicóptero. Lo mismo ocurre con eventos deportivos, más si se realizan en plena naturaleza. Un dron ofrece imágenes de una carrera o de la ola que coge un surfista imposibles de obtener de otra forma.
  • Bodas y otros eventos: es uno de los servicios más demandados. ¿Recuerdas esos vídeos (a veces) monótonos y aburridos de la boda de este o aquel amigo? Eso ya es historia. La posibilidad de contar el día de tu boda u otro gran evento desde el aire te permite recordar el entorno y realzar la ceremonia.
  • Usos para la agricultura y la industria: estos vídeos pueden tener un extraordinario valor auxiliar. Por ejemplo, con las imágenes obtenidas desde un dron podremos observar grandes hectáreas de cultivo y obtener datos significativos que nos indiquen qué necesidades de riego, abono o herbicidas tienen esos cultivos, o si una plaga está avanzando o no. Es una forma de visualizar de manera clara lo que de otra forma llevaría horas. Lo mismo se puede decir de la revisión e inspección de instalaciones como placas solares, líneas de alta tensión o minas a cielo abierto: la panorámica de un dron ofrece una información que de otra forma no podríamos tener.

En definitiva, la filmación con drones ofrece un abanico amplísimo de posibilidades, y por eso se está generalizando a pasos agigantados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*