Las técnicas de injerto capilar más avanzadas del mundo

Imagen de Robert Owen Wahl

La realización de trasplantes de cabello es una tendencia al alza en los últimos años. De hecho, es una de las intervenciones estéticas con mayor demanda hoy en día para solucionar la calvicie, habiéndose popularizado sobre todo debido a que un buen número de famosos ha llegado a reconocer abiertamente que han recurrido a técnicas de trasplante de pelo para poner fin a su pérdida de cabello.

Ahora bien, no siempre este tipo de intervenciones resulta exitosa e incluso en algunos casos concretos no son recomendables. Por eso es muy importante ponerse en buenas manos y acudir a médicos solventes y cualificados que sean capaces de analizar y evaluar el cabello, cuero cabelludo y folículos para diagnosticar el tipo de alopecia que se padece y, en función de ésta, prescribir el tratamiento idóneo para paliarla. Tras dicha valoración se podrá y deberá certificar si el trasplante o injerto de pelo es necesario y, de ser así, se ha de determinar la mejor técnica para llevarlo a cabo.

El injerto capilar consiste en efectuar una microcirugía a través de la que se trasplanta pelo a la zona de cuero cabelludo donde falta o escasea, tomándolo de aquellas otras zonas donde está consolidado y siempre permanece, como los laterales de la cabeza o la nuca, las cuales se reconocen como “zonas donantes”. Suele ser una intervención que requiere tan solo anestesia local, lo que favorece que el paciente apenas tenga que alterar su día a día y pueda continuar con sus tareas y actividades habituales.

Los injertos capilares pueden llevarse a cabo con distintas técnicas. Algunas de ellas están consideradas las más avanzadas del mundo, como la técnica FUE y la técnica DHI, que figuran por lo tanto entre las que más garantías de éxito ofrecen. Sea cual fuere el método a emplear se requiere un proceso de preoperatorio en el que se delimitan las zonas donantes y se dibuja la línea del cabello en las zonas receptoras para conocer cuál será el crecimiento del pelo. Éstas últimas se limpian e incluso, si es necesario, se rapan para poder trabajar idóneamente.

La Fullicular Unit Extraction o técnica FUE consiste en extraer individualmente los folículos de la persona a la que va a realizársele el injerto, implantándose a continuación cada pelo extraído, uno a uno, a las zonas de cabello poco pobladas. El resultado de este tipo de intervención es muy natural. Además es completamente indoloro por la utilización de anestesia únicamente en las zonas afectadas.

Mediante la técnica DHI se efectúa asimismo una extracción “pelo a pelo” de las zonas donantes del paciente, si bien difiere de la técnica FUE en que el injerto de cada pelo se realiza a través de un “Implanter”, que favorece al máximo la precisión a la hora de posicionar los folículos, pudiendo situarlos con un grado de inclinación prácticamente exacto. Conocida en castellano como ‘Implantación Directa del Cabello”, este método permite marcar con exactitud el ángulo, la dirección y la profundidad a la que es necesario injertar el pelo, ya que previamente se dibujan las líneas de entradas.

Sus resultados son igualmente naturales y visibles, dotándosele al paciente de una mayor densidad, consiguiéndose que el cabello implantado sea más sano y fuerte ya que disminuye el tiempo que los injertos permanecen fuera del cuero cabelludo.

La técnica DHI no obstante no es aplicable a todas las personas. El tratamiento resulta más simple y eficaz con este método cuando el paciente tiene los cabellos lisos y finos, mientras que si su pelo es rizado y grueso será más difícil la entrada del folículo en el Implanter, por lo que el éxito de la intervención podría llegar a verse más comprometido si el paciente no se asegura de ponerse en manos de profesionales expertos y buenos conocedores de las técnicas.

Una vez finalizada la intervención se producirá una primera revisión a las 24 horas del implante capilar para evaluar los resultados y planificar las siguientes actuaciones, pudiendo recuperar a los pocos días el paciente su vida normal, si bien durante un tiempo deberá seguir las recomendaciones médicas y someterse a evaluaciones.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*