¿Por qué las adicciones son un riesgo significativo para la salud?

Las adicciones implican riesgos para el individuo y la sociedad. Por esta razón, es bueno promover la responsabilidad individual y la educación sanitaria, así como la búsqueda oportuna de ayuda en caso de que sea necesario. Los problemas de adicción pueden tener un impacto en la salud y la situación social de los afectados.

Cáncer, cirrosis, problemas mentales y otros efectos negativos pueden perjudicar de gran manera la vida de una persona adicta (dependiendo del caso). Debido a esto, muchos gobiernos y organizaciones particulares han invertido grandes sumas de dinero y esfuerzo en la prevención y tratamiento de estos comportamientos altamente peligrosos.

El peligro de ser adicto

Actualmente se agrupan 11 clases de trastornos relacionados con sustancias:

  • Alcohol.
  • Cafeína.
  • Cannabis.
  • Alucinógenos.
  • Inhalantes.
  • Opiáceos.
  • Sedantes/hipnóticos.
  • Estimulantes.
  • Tabaco.
  • Y otros consumos no relacionados con las sustancias (juego, sexo y redes sociales).

Todas y cada una representan en diferentes ámbitos problemas de salud significativos. El consumo de una o varias de estas adicciones puede llegar a provocar cambios en el estilo de vida, enfermedades físicas crónicas, enfermedades mentales, problemas sociales mayúsculos e incluso la muerte.

Buscar ayuda

Es importante conocer que existen profesionales que pueden ayudar a tratar todos estos cuadros peligrosos.

Muchas veces las mismas personas buscan ayuda, otras son llevadas por familiares y amigos que se preocupan por la salud de la persona en cuestión. En www.impasseadicciones.com se ofrece el apoyo necesario para tratar estas adicciones desde cualquier nivel, ayudando al paciente reconocer y tratar el problema.

El objetivo del reconocimiento e intervención tempranos es detectar lo antes posible la evolución desfavorable y las condiciones marco, así como los comportamientos problemáticos. Además, hay que encontrar los instrumentos de ayuda adecuados y apoyar a las personas directamente afectadas en su desarrollo saludable y en su integración social. Esto previene en gran medida los efectos desfavorables en la salud integral de la persona.

Adicción al alcohol

La dependencia del alcohol, o alcoholismo, se caracteriza por un comportamiento de búsqueda compulsiva de bebidas alcohólicas y por la tolerancia a la bebida. Como para cualquier adicción a las sustancias, también en el alcoholismo la interrupción repentina del consumo de alcohol causa el síndrome de abstinencia, caracterizado por taquicardia, temblores, náuseas y vómitos, agitación, alucinaciones, convulsiones.

Los efectos del alcoholismo interfieren fuertemente con la salud de la persona y con su vida laboral, relacional y social. Además, el alcoholismo se define por la presencia simultánea de pérdida de control del consumo de alcohol, la modificación del modelo de consumo con la aparición de un deseo compulsivo de consumir alcohol, la incapacidad para renunciar a la ingesta de alcohol y consecuente esfuerzo para conseguirlo, así como el cambio de estilo de vida caracterizado por la tendencia al aislamiento.

Por otra parte causa problemas familiares y dificultades en la salud a largo plazo, como el envejecimiento prematuro, cirrosis, cáncer hepático y diversos problemas gastrointestinales. Así como también representa peligrosos para la salud mental.

Adicción al tabaco

Fumar es un vicio extremadamente peligroso para la salud. Causa más muertes que el alcohol, SIDA, drogas, accidentes de tráfico, homicidios y suicidios en todo el mundo. Las sustancias tóxicas de los cigarros inhalados pasan a la sangre y llegan a todo el cuerpo, esto hace que fumar aumenta el riesgo de cáncer de pulmón 14 veces, así como cáncer de mama, cuello uterino y vejiga.

En total, el consumo de tabaco es responsable de aproximadamente el 30% de todas las muertes.  Todo es culpa de la nicotina, que está presente en cantidades variables. Una sola gota en estado puro es muy grave para el hombre y tomarla causa náuseas, vómitos, aumento de la frecuencia cardíaca y alteraciones en la presión arterial. Es la causa principal de la adicción y la que causa el «sabor» y el «placer» de fumar.

Adicción a las drogas

La drogadicción, en general, comienza con una falta de conciencia, ya que los que empiezan a consumir drogas lo hacen ocasionalmente, casi por diversión, con la firme creencia de que se puede parar cuando se quiera. Pero no es así en absoluto. De la administración ocasional de una sustancia se pasamos a su consumo con constancia y frecuencia.

El siguiente paso es la drogadicción. Las crisis de abstinencia, por lo tanto, empeoran aún más la situación, pues dejar de tomar una determinada sustancia conduce a la rebelión del sistema nervioso central que la requiere asiduamente, causando a menudo síntomas muy graves.

La curación de la drogadicción es posible, pero es más difícil cuanto más largo es el período de tiempo en el que se han tomado las drogas.

Debido al gran número de sustancias nocivas que existen, las consecuencias podrían variar, pero de forma general pueden ir desde la pérdida de la memoria y la perspicacia, hasta el desarrollo de enfermedades mentales crónicas. Además, algunas representan un daño a los sistemas cardíaco y pulmonar.

Prevención

La prevención de las adicciones tiene por objeto prevenir las consecuencias negativas del abuso de sustancias y prevenir los efectos más negativos. Incluye medidas de promoción general de la salud, prevención y reconocimiento e intervención temprano., Esto tiene que estar presente desde la escuela y el hogar, de modo procurar que una conducta determinada no pueda volverse peligrosa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*