El arte de los tatuajes, el más antiguo de todos

Los estilos de música van y vienen, las más antiguas esculturas logran alcanzar los 140 años de antigüedad. Pero hay una antigua forma de arte, que se desarrolló de forma independiente en muchas partes diferentes del mundo en tiempos prehistóricos y en la actualidad se ha convertido en una de las industrias más multimillonarias en el siglo XXI, al tiempo que mantiene sus tradiciones, y este es el arte del tatuaje.

El tatuaje es una forma de arte bastante única en su tipo que, muchas personas afirman de acuerdo a la historia, que esta data del período neolítico, lo que hace que la tinta tenga al menos 12,000 años de antigüedad. Es una forma de arte universal que existió independientemente en prácticamente todas las civilizaciones antiguas de todo el mundo.

Evidentemente, los humanos en todas partes siempre han compartido este deseo de crear una marca temporal que conmemore un evento que sea catalogado para ellos importante y que, por consiguiente, ellos puedan mostrarlo. No podemos mentirnos, el tatuaje es un arte que causa dolor. Durante mucho tiempo, los tatuajes de pueblos antiguos representaban principalmente la mayoría de edad, su pertenencia a un grupo podía ser catalogado poder espiritual o un estatus real.

En 1981, se patentó la primera máquina de tatuaje, que básicamente inició la industria del tatuaje; a partir de ahora, las personas podrían cubrir grandes porciones de sus cuerpos muy rápidamente. En el mundo, los tatuajes ya eran populares entre los marineros y diferentes entes militares, que usaban este medio para reconocer sus pelotones.

Aun así, los tatuajes estaban fuertemente asociados con personas peligrosas que estaban separadas de la sociedad: prisioneros, pandilleros, ciclistas, etc. Todo comenzó a cambiar en la década de 1970 cuando los tatuajes comenzaron a aparecer en revistas brillantes.

Luego, en 1981, cuando nació uno de los canales juveniles más reconocidos de la época, este hizo que se cambiara por completo el concepto que se le tenían a los tatuajes. Ya no eran marginales, eran estrellas de rock. Luego, en 2010, salió Instagram, que posiblemente fue uno de los eventos más importantes en la historia de la industria del tatuaje.

Desde entonces, el número de personas tatuadas casi se triplicó. También aumentó la competencia, obligando efectivamente a los artistas a mejorar e innovar a un ritmo incomparable. Si quieres probar unos excelentes tatuajes puedes visitar Baltasartattoo, el cual es un moderno estudio de tatuajes ubicado en Madrid en donde puedes realizarte el arte que más te guste y al mejor precio.

En estos días, los tatuajes se pueden ver en una gran cantidad de artistas, músicos, actores, entre otros. Si bien en la mayoría de los países occidentales, los tatuajes ya no están asociados con pandillas y delincuentes, la situación es ligeramente diferente en otros lugares. Por ejemplo, los hombres jóvenes en los Emiratos Árabes Unidos no pueden unirse al ejército si tienen tatuajes, es probable que el 50% de las piscinas y spas públicos en Japón rechacen la entrada a las personas con tinta, mientras que en China los tatuajes no están permitidos en la televisión.

Se estima que la industria del tatuaje mundial tiene un valor de más de $ 60 mil millones, y está creciendo a dos dígitos cada año. Esto se atribuye en gran medida no solo a la popularidad cada vez mayor de los tatuajes, sino también al hecho de que los millennials, que impulsan la tendencia, prefieren el trabajo costoso y personalizado sobre las imágenes más baratas de los catálogos.

En los últimos años, incluso los tatuajes faciales se volvieron más o menos aceptables ‘gracias’ a una gran cantidad de los llamados raperos murmuradores. Toda esta exposición aumenta la competencia, los artistas buscan constantemente formas de hacer algo nuevo, lo que conduce a una enorme afluencia de productos especializados que ingresan al mercado.

Los tatuajes tribales tradicionales ahora se pueden hacer en color con patrones nunca antes vistos, mientras que los tatuajes japoneses clásicos están teñidos con influencia occidental. Y luego está el realismo. Los tatuajes de sus familiares y seres queridos, personajes de películas, músicos, sus animales espirituales o puntos de referencia favoritos son básicamente fotografías incrustadas debajo de su piel ahora.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*