Incremento de solicitudes de préstamos para reunificar deudas

Imagen de Bruno Glätsch en Pixabay

Asistimos en los últimos tiempos a una tendencia cada vez más al alza por parte de los particulares, autónomos o personas jubiladas de recurrir a préstamos destinados a reunificar deudas para poner así en orden su economía doméstica y poder llegar realmente a fin de mes. El incremento de este tipo de solicitudes con las que, por medio de otros préstamos, se llegan a liquidar todas las deudas de las familias, jubilados o empresarios autónomos, está siendo consecuencia en buena medida del abuso de las peticiones de microcréditos y las compras a plazos de múltiples productos y mercancías, muchas veces mediante las propias financieras de las empresas que las venden o suministran, de modo que, con tantas operaciones crediticias, se complica la devolución de las cantidades adeudadas y los afectados se enfrentan a serias dificultades de liquidez. De hecho, en muchas ocasiones se quedan sin efectivos económicos para afrontar el día a día y con una nula capacidad de endeudarse más.

Una solución real a estas situaciones la ofrece esta empresa que concede préstamos para reunificar deudas para lo cual lleva a cabo entre sus servicios un estudio financiero gratuito encaminado a buscar salida a cada problemática económica y ayudar a los interesados a manejar óptimamente sus finanzas. Cuenta además con asesores que proporcionan un trato muy cercano y personalizado. Con sus soluciones se puede llegar a vivir mucho más tranquilos.

Llevar a cabo una reunificación de deudas es posible a través de diferentes opciones de préstamos encaminados a tal fin. Los expertos de las entidades privadas de financiación, mucho más flexibles y receptivas que los bancos, buscan soluciones adaptadas a cada caso concreto para poder aglutinar en un solo pago mensual todas las deudas, por ejemplo, de una que, de esta forma, puede beneficiarse de una mejora muy sustancial de su situación financiera.

Conocedores además del mercado, otro de los servicios que ofrecen, muy a valorar, es que, debido a dicho conocimiento, pueden gestionar la obtención de las mejores condiciones del préstamo, ahorrando a los solicitantes del mismo muchos paseos de una entidad a otra para informarse, analizar, cruzar datos y valorar ofertas antes de decidirse por la que consideren mejor, con el riesgo añadido de poder equivocarse si no se manejan bien en el ámbito económico. Por eso es tan importante acudir a los profesionales de la financiación que se dedican a ayudar a hacer posible la reunificación de deudas.

A este respecto cabe tener en cuenta que existen dos opciones principalmente: acudir a un préstamo personal o pedir una hipoteca. La primera solución es la más adecuada si la cantidad que se necesita no es muy alta, pudiéndose cubrir con la misma, para unificarlas en un único pago, por ejemplo, las deudas provenientes de microcréditos y pequeños préstamos y/o el uso de tarjetas de crédito. Para su tramitación es suficiente aportar la nómina y no es necesario hipotecar nada. El resultado final supone quedarse con un solo préstamo cuyo importe mensual de devolución o amortización es inferior al total de lo que se abona cada mes antes de llevar a cabo la reunificación.

La segunda opción, apropiada para deudas mayores, es solicitar una hipoteca con la que se liquida, por ejemplo, el importe que reste para terminar de pagar la hipoteca de la vivienda existente y el préstamo del coche, más los microcréditos y hasta las tarjetas. El resultado final tras gestionar este préstamo es un pago mensual de importe bastante menor que la suma de las cantidades que se paguen en la actualidad, sencillamente porque se amplía notablemente el período de amortización, lo cual merece la pena a cambio de poder levantarse cada día sin preocupaciones y vivir mucho más feliz.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*