La Asociación para la Protección de las Torres de Colón teme que sean «destruidas»

Aunque Mutua Madrileña ha renunciado a hacer declaraciones al respecto, fuentes cercanas a la aseguradora desmienten rotundamente a la Asociación y afirman que el proyecto de reforma del edificio que próximamente se acometerá ha sido aprobado por la Comisión de Protección de Patrimonio Histórico Artístico y Natural del Ayuntamiento de Madrid y responde a los máximos estándares de calidad y garantías

Las Torres Colón, relevante obra del patrimonio arquitectónico español, «van camino de ser destruidas», asegura en un comunicado difundido el lunes 18 de noviembre la Asociación para la Protección de Torres Colón (APPTC). La edificación proyectada en 1969 por Antonio Lamela —uno de los mejores arquitectos españoles del siglo XX— «es un hito de la arquitectura y la ingeniería mundial que introdujo en España la Arquitectura Suspendida» -sostienen desde APPTC-. Mutua Madrileña, actual propietaria de la obra que proyecta reformar el edificio para mejorarlo, ha declinado hacer declaraciones, si bien lo que propone, según la citada Asociación, es «una reforma que destruye todo un hito de la arquitectura española y mundial». Lejos de ello, fuentes solventes consultadas por este medio cercanas a la compañía aseguradora afirman que lo denunciado por APPTC «es completamente falso» y que el proyecto de Mutua Madrileña responde a los máximos estándares de garantía y calidad. Además argumentan que el edificio actual no es el original sino que ha sido objeto de transformaciones desde su construcción entre 1969 y 1976. De hecho, en la década de los 90 se realizó una reforma que concluyó con las torres unidas mediante una escalera de incendios que cuelga de un remate verdoso con forma de enchufe.

En concreto las Torres Colón fueron construidas por el arquitecto madrileño Antonio Lamela y los ingenieros Leonardo Fernández Troyano, Javier Manterola y Carlos Fernández Casado, empleando una técnica que, yendo de arriba hacia abajo, “suspendía” el edificio en el aire, en un “desafío a la gravedad”. Gracias a esta solución, propuesta no como un alarde técnico sino como única respuesta posible a las necesidades del espacio donde debían situarse —la Plaza de Colón de Madrid—, Antonio Lamela «logró algo único: dar la misma importancia al espacio construido y al no construido. Icono de la vanguardia arquitectónica en nuestro país, su imagen de Torres Gemelas está arraigada en el acervo cultural y el paisaje urbano de Madrid», según subrayan desde la APPTC.

El  4 de julio de 2017, el Pleno del Consejo Regional de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid acordó instar al Ayuntamiento a que incluyese la estructura interna de las Torres de Colón en el Catálogo de edificios protegidos. La alcaldía recogió la petición y la Dirección General de Planeamiento del Ayuntamiento de Madrid inició el expediente de Modificación Puntual para incorporar dicha estructura interna de Torres Colón al indicado Catálogo. Esta inclusión se encuentra actualmente en tramitación, etal y como xplican desde la APPTC.

Fuentes relacionadas con el Consejo Regional de Patrimonio Histórico han aclarado a NoroesteMadrid que en junio de 2017 este organismo «descartó radicalmente la posibilidad de proteger en su totalidad las torres por entender que carece de los valores arquitectónicos mínimos requeridos para merecerlo. En su lugar requirió solamente al Ayuntamiento de Madrid a iniciar las acciones encaminadas a dotar de protección parcial nivel 3 (el más bajo del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid) a una parte de la estructura interna del edificio». De hecho el acta de aquella sesión recoge que el Consejo acordó:

1

Pese a todo, APPTC manifiesta que la actual propiedad del edificio «ha comenzado el desmantelamiento y destrucción de las Torres. Una acción de enorme gravedad que se comete a pesar de que la inclusión en dicho Catálogo, con el nivel 3 grado parcial, supone la protección de su estructura, que es prácticamente lo mismo que respetar la totalidad de las Torres».

Fuentes cercanas a la propietaria de las Torres lo desmienten rotundamente y explican que se está llevando cabo una limpieza interna de elementos y estructuras previa a la ejecución de las obras de rehabilitación previstas para mejorar el edificio.

Para la APPTC el nivel 3 grado parcial estipula una protección que implica mantener la estructura original y/o «la preservación material de la obra, es decir, además de su no destrucción, exige el mantenimiento de la estructura según su diseño y la configuración original que siempre ha permanecido intacta, incluso en la reforma de 1990 que les confirió su actual imagen».

«A pesar de la protección, desde hace unos meses, de forma discreta pero siguiendo un ritmo de destrucción constante, la Mutua Madrileña ha comenzado la desfiguración. En este momento en el que esta obra única y ‘de autor’ está amenazada, son muchas las voces que alertan de la transformación destructiva en curso», añade la APPTC, que se constituyó hace dos años para velar por el cumplimiento de la catalogación, «y que cuenta con el apoyo expreso de relevantes instituciones culturales y profesionales como ICOMOS (órgano asesor de la Unesco), el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos, Hispania Nostra, Fundación Arquia o la Fundación Mies Van der Rohe, entre otros», tal y como detalla la propia asociación, que considera que se está produciendo “un desprecio absoluto por la obra”, e insiste en que se está llevando a cabo»una desfiguración de las Torres».

Concha Esteban, arquitecta y directora de la APPTC, lo relata así: “la reforma es destructiva porque también se puede destruir pervirtiendo el sistema, ocultando y añadiendo elementos ajenos a éste, en un desprecio absoluto por la obra”. Y añade: “Es irónico que una empresa que lleva el adjetivo de ‘madrileña’ amenace una de las joyas de la arquitectura de la capital de España y del país. Desde luego, Torres Colón no pueden ser una nueva Pagoda”.

Precisamente por lo que las Torres Colón suponen para la ciudad de Madrid y según fuentes próximas a la compañía aseguradora, Mutua Madrileña acometerá su rehabilitación para mejorar este emblemático edificio de oficinas mediante un proyecto de reforma que presentó al Ayuntamiento de la capital madrileña y que fue aprobado en mayo de 2019 por la Comisión de Protección de Patrimonio Histórico Artístico y Natural (CPPHAN) del citado Consistorio. Esta Comisión confirma además que está iniciado el proceso para incluir la estructura interna de las Torres en el catálogo de edificios protegidos y, sobre todo, afirma de manera tajante que el proyecto presentado es compatible con la protección requerida por la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento.

Esta es exactamente la resolución de la CPPHAN:

1

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*