Se inicia la campaña de vacunación frente a la gripe

"Que la gripe no cambie tus planes"

La Campaña de Vacunación frente a la Gripe dió comienzo el 28 de octubre y finalizará el 31 de enero de 2020, salvo que por motivos epidemiológicos se requiera prolongar la campaña.

La gripe es un importante problema de salud pública a nivel mundial por la elevada capacidad de propagación del virus, afectando a un elevado número de personas en un corto período de tiempo. Es una enfermedad de carácter estacional, apareciendo en forma de brote durante los meses de invierno.

Con el programa de vacunación en la temporada anterior se evitaron en personas mayores de 64 años en España casi medio millón de casos leves atendidos en Atención Primaria, aproximadamente 35.300 hospitalizaciones (más de 2.500 casos graves hospitalizados) y 6.300 fallecimientos atribuibles a la gripe. Todo ello con sólo un 54% de la población mayor de 64 vacunada, lo que hace pensar que con mejores coberturas, el impacto de la campaña sería aún mayor.

Los virus de la gripe cambian constantemente, con rápidas modificaciones en sus características. Esto hace que sea necesario revisar y actualizar anualmente la composición de la vacuna antigripal.

Todos los años la Red Sanitaria de la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Salud Pública, pone en marcha la campaña de vacunación antigripal, dirigida a personas mayores y grupos de población de riesgo, así como a las personas que pueden transmitir la gripe a aquellas otras personas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones, tal y como se refleja en el calendario de vacunación a lo largo de toda la vida y en el calendario de vacunación de grupos de riesgo vigentes en la Comunidad de Madrid.

La gripe es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus de la gripe, que ocasiona en las personas una infección aguda del aparato respiratorio. Se trasmite de persona a persona por las gotitas expulsadas por la tos, el estornudo, al hablar y también se puede transmitir a través de las superficies o manos contaminadas por esas gotitas.

Los síntomas de la gripe son variables, y en ocasiones difíciles de diferenciar de otras enfermedades infecciosas de vías respiratorias superiores. Los principales síntomas son fiebre elevada (>38 º C), malestar general, dolor de cabeza intenso, dolor muscular, dolor de garganta y accesos de tos.

La gripe puede afectar a personas de cualquier edad. La gripe suele presentarse con síntomas moderados, pero., corren mayor riesgo de enfermedad grave o complicaciones con hospitalización los mayores de edad, las embarazadas y las personas con enfermedades crónicas o inmunodeprimidas. De aquí la importancia de que estas personas se vacunen todos los años.

La vacuna es segura y eficaz, y por lo dicho anteriormente se encuentra especialmente indicada en los siguientes grupos de población:

  1. Todas las personas de edad igual o superior a 60 años con o sin patología previa.
  2. Personas de más de 6 meses y menos de 60 años con alto riesgo de padecer complicaciones derivadas de la gripe, como son:
  3. Personas con enfermedades crónicas de base u otras enfermedades con alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe (enfermedades crónicas cardiovasculares, asma, EPOC, diabetes mellitus, enfermedades neurológicas, inmunodeprimidos…).
  4. Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación.
  5. Personas que puedan trasmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones en caso de padecerla, como son las cuidadoras o convivientes de personas de riesgo.
  6. Personal sanitario.
  7. Personas que realizan servicios públicos en la comunidad como bomberos, policía, protección civil…

Además de la administración anual de la vacuna antigripal, existen otras medidas adicionales que pueden ayudar a evitar el contagio:

  • Cuidar la higiene personal, con especial atención al lavado frecuente de las manos.
  • Protegerse adecuadamente frente a los cambios bruscos de temperatura.
  • Al salir a la calle, conviene abrigarse bien y en lo posible respirar por la nariz.
  • Evitar aglomeraciones de gente en locales cerrados y poco ventilados.
  • Durante la epidemia, abstenerse en lo posible de acudir a los hospitales, salvo que sea necesario.
  • Evitar acercarse a personas que padezcan gripe.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca o la nariz con un pañuelo de papel o en su defecto, con el pliegue del codo. No se recomienda cubrirse con las manos, ya que favorece la trasmisión del virus.

Cada temporada la vacuna es distribuida a todos los centros de Atención Primaria y a otras instituciones que colaboran con la campaña. La vacunación es gratuita solicitando previamente cita con su profesional sanitario.

Como conclusión, se recomienda firmemente la vacunación frente a la gripe de acuerdo a las campañas que anualmente se programan por las autoridades sanitarias y se anima a la población a confiar en esta medida de prevención.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*