Un autobús recorre España para solicitar la inmediata aprobación del Plan Nacional de Alzheimer

Los niños de esta campaña son los potenciales enfermos dentro de 40, 50 o 60 años

Bocetos del autobús de la campaña 'La otra cara del Alzheimer'

A finales del pasado mes de octubre llegó a Madrid el autobús de la campaña ‘La nueva cara del Alzheimer’, un autobús que está recorriendo España y que se ubicó en la Plaza de Toros de Las Ventas para sensibilizar a la población sobre la realidad de esta enfermedad y reivindicar, entre otras demandas, la inmediata aprobación del Plan Nacional de Alzheimer y otras Demencias.

La campaña, sobre la que ha informado a NoroesteMadrid AFA LAS ROZAS  (La Asociación de Familiares Enfermos del Alzheimer y otras Demencias), está organizada por la Confederación Española del Alzheimer (CEAFA) y subvencionada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

El Plan Nacional de Alzheimer y otras Demencias ha sido elaborado por el Grupo Estatal de Demencias, que agrupa a todos los actores relacionados con el abordaje de este problema social y sanitario: sociedades médico-científicas, colegios profesionales, movimiento asociativo, etc.

El Plan recoge las aportaciones realizadas por los principales agentes sociales y del tercer sector, así como de las Comunidades Autónomas.

Ha sido informado en el Consejo de Ministros (con fecha de 17 de abril de 2019), presentado en la Comisión Delegada del Consejo Territorial de Asuntos Sociales y Dependencia, y presentado asimismo en la Comisión Delegada del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

En la actualidad está en trámite para su aprobación definitiva (y a la espera también de que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado).

La campaña

La nueva cara del Alzheimer es el lema elegido para desarrollar la primera campaña de concienciación y sensibilización social contemplada en el (futuro) Plan Nacional de Alzheimer. Está previsto que a ésta le sigan otras de carácter más específico o centradas en aspectos más concretos con vinculación clara con la enfermedad y, sobre todo, con las necesidades y consecuencias que genera.

Como campaña de lanzamiento, La nueva cara del Alzheimer pretende ofrecer una
visión general que dé paso, posteriormente, al análisis de temas particulares. Pero introduciendo, a la vez, una visión distinta de la que habitualmente se busca trasladar cuando se aborda esta materia.

Hasta ahora se ha considerado siempre que el Alzheimer y las demencias son cosas vinculadas
con personas mayores, con la edad; se asocia muchas veces el hecho de envejecera la pérdida progresiva de facultades y a la aparición de enfermedades, algunas de ellas leves, otras crónicas y otras degenerativas y/o terminales. Esto es un hecho y no se puede cambiar. Es el precio que hay que pagar por vivir cada vez más años. Y en este vivir cada vez más se encierra, en parte, el hecho de que las personas mayores de hoy son distintas de las de hace, por ejemplo, 20 años, pero también lo serán de las que dentro de 20 años sean consideradas como personas mayores.

En cualquier caso, los mayores de hoy en algún momento fueron niños. Desde aquella infancia hasta la actualidad la ciencia ha avanzado, pero no ha podido impedir que un importante porcentaje de la población mayor padezca Alzheimer u otra demencia.

Por ello, como eje central de esta campaña, se consideran a los niños de hoy que dentro de unos años serán adultos mayores. Estos niños pueden ser nuestros hijos, sobrinos, incluso nietos; seres inocentes que deberían estar privados de cualquier dificultad, problema o enfermedad; al menos eso es lo que la mayoría de los padres desean para sus hijos.

Y, sin embargo, los niños de esta campaña son los potenciales enfermos dentro de 40, 50 o 60 años, lo cual debería hacernos reflexionar en positivo sobre el problema de las demencias. En absoluto es demagogia o se busca crear una innecesaria y estéril alarma social. Al contrario. Lo que se pretende es “poner las cartas encima de la mesa” sobre la situación actual del Alzheimer, reflexionar sobre lo que se sabe y lo que se ignora y, sobre todo, tomar conciencia de la necesidad de seguir trabajando con más intensidad para, en la medida de las posibilidades, impedir que estos niños sufran, padezcan o convivan con la demencia en el futuro.

El Alzheimer nos puede tocar a todos

Por ello, los niños de hoy que mañana serán personas mayores deberían inspirar reflexiones
como las que siguen:

  • El Alzheimer nos puede tocar a todos y, por tanto, es básico que nuestras sociedades
    estén concienciadas sobre este problema sociosanitario.
  • Es necesario invertir más en investigación biomédica para lograr mayores avances
    tanto en prevención, como en tratamiento, cronificación o, en su caso (ojalá), curación.
  • Es fundamental invertir en investigación social y sociosanitaria para, mientras la anterior
    no va logrando objetivos que de ella se esperan, poder contribuir a mejorar la
    calidad de vida de las personas afectadas.
  • Es básico que las Administraciones vayan también tomando conciencia sobre la necesidad de invertir en recursos sociosanitarios en cantidad y calidad suficientes para atender no sólo a la población actual, sino también a la que está por venir (no olvidemos que ya no tenemos pirámide poblacional, sino una seta provocada por el mayor número de defunciones que de nacimientos); en 2040 España será el país del mundo con mayor esperanza de vida, así que aún se agravará más el problema del envejecimiento.
  • Trabajar poniendo siempre a la persona en el centro de atención, respetando su dignidad
    y atendiendo a la satisfacción de los derechos que le son propios.
  • Alertar, también, sobre ese nuevo colectivo (9-10% del total) de personas diagnosticadas
    por debajo de los 65 años y que requieren de unas atenciones específicas (para las
    que todavía nadie se ha preparado, o lo están haciendo de manera tímida…).

La mirada actual del Alzheimer. ¿Qué estamos viendo?

Importante y creciente incidencia

Según los datos que aporta la Organización Mundial de la Salud a nivel mundial en 2015, las demencias en general y el Alzheimer en particular afectan a 47 millones de personas en todo el mundo (en torno al 5% de la población mundial de edad avanzada), cifra que se prevé que aumente a 132 millones en 2050.

Estudios recientes estiman que cada año hay cerca de 9,9 millones de nuevos casos en todo el mundo, lo que significa que aparece un nuevo caso cada 3 segundos.

Teniendo en cuenta la mejora de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población, se prevé que esa cifra siga aumentando. Pero, aunque la edad sea el principal factor de riesgo conocido, no afecta únicamente a personas mayores, pues cerca de un 9% de los casos corresponden a personas que reciben un diagnóstico antes de los 65 años.

Según datos que maneja la Confederación Española de Alzheimer, actualmente puede haber en torno a 1,2 millones de personas que sufren la enfermedad de Alzheimer y, por tanto, 4,5 millones de personas afectadas por la misma.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*