En aras de la eficiencia energética

Alfonso Castillo

Aún está en nuestra retina y en la memoria la reciente COP25 que tuvo lugar en Madrid a principio de mes, así como la histórica marcha por el clima para plantar cara a la emergencia climática que recorrió las calles de nuestra capital. En ella se evidenció la necesidad de establecer medidas urgentes que pongan freno al cambio climático y a la conservación del planeta, sin embargo, nuestro ayuntamiento, no considera que nos encontremos en una situación de urgencia, ni que sea «tremendo», regular la contaminación lumínica, el cual, cada noche parece una bombilla de 1000 megavatios.

Ante la propuesta del Grupo Municipal Socialista de regular contra la contaminación lumínica y que se realice una ordenanza sobre el alumbrado exterior para la protección del medioambiente y la eficiencia energética, con el fin de:

• Promover un uso eficiente del alumbrado exterior, sin menoscabo de la seguridad que debe proporcionar a los peatones, los vehículos y las propiedades.
• Preservar al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en general.
• Prevenir, minimizar y corregir los efectos de la contaminación lumínica en el cielo nocturno, y, en particular, en el entorno de los observatorios astronómicos que trabajan dentro del espectro visible.
• Reducir la intrusión lumínica en zonas distintas a las que se pretende iluminar, principalmente en entornos naturales e interior de edificios.

Tanto el Partido Popular como VOX han votado en contra de la propuesta del PSOE considerando , unos que una ordenanza obligaría a los vecinos a cumplirla, aunque se ganara en eficiencia energética, con el consiguiente ahorro y una menor contaminación lumínica y otros porque piensan que no es necesario regular a pesar de que existan estudios científicos que arrojan que existe una correlación directa entre la contaminación lumínica y problemas de salud en las personas. Y que el consumo desproporcionado de energía eléctrica , independientemente del gasto público producido, está favoreciendo el incremento de gases a la atmósfera con el correspondiente efecto invernadero y de calentamiento global del planeta.

Lo que no cabe duda y ha quedado evidenciado en el último pleno del año, es que muy a pesar de los alardes del Equipo de Gobierno por apoyar políticas medioambientales, su interés real en mejorar, no solo el planeta, sino la salud de sus vecinos, de los animales y seres vivos que viven en los montes y parques que rodean nuestras viviendas, es cero.


Alfonso Castillo Gallardo, portavoz del Grupo Municipal Socialista de Boadilla del Monte

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*