2020 Crisis sanitaria y cambio

Liliana Michilot

Cuando se inició la pandemia COVID19 lo que sentimos los profesionales sanitarios y creo que todas las personas que continuamos trabajando en este entorno de crisis sanitaria es un estado de miedo, estado de alerta, estrés mantenido y sobre todo lo que hace más complicado trabajar es que al principio no contábamos con  los equipos  necesarios de protección para poder hacerle frente pero aun a costa de poner en riesgo nuestras vidas lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo porque somos profesionales muy bien preparados en el caso nuestro los enfermeros excelentemente formados en la práctica clínica en las diferentes facultades de enfermería.

Esta situación nos ha sacado de nuestra zona de confort, nos ha llevado a replantearnos la vida, nuestro trabajo, nuestra manera de gestionar, nuestra economía, nuestros miedos y nuestra vulnerabilidad…

Pero tras ese miedo, vino el estado de adaptación a la realidad y es el estado donde nos encontramos ahora y donde hay que realizar un planteamiento de vida ya que este virus COVID19 ha llegado para transformarnos psicológicamente, emocionalmente, personal y socialmente  de forma muy importante…

La atención a los pacientes  es de una manera muy particular dadas las circunstancias  yo diría que nos camuflamos como  los astronautas porque ni nosotros mismos nos reconocemos  imaginad cuando uno de nosotros entra en una habitación de  soledad de una persona enferma que está luchando todos los días por su vida  que tiene miedo  si es positivo o no,  si se va a morir , cuánto tiempo debe  estar en este sitio solo sin su familia se le pasan mil preguntas por  la cabeza, muchos de ellos están muy deprimidos  y cuando nos dirigimos a ellos por su nombre rompemos algo de su soledad, les damos ánimos, cariño y atención de enfermería  hacemos que sepan que nos importan que estamos para luchar juntos  y ellos lo agradecen y nos protegen poniéndose las mascarillas incluso con el oxigeno puesto también nos animan a que nos cuidemos pues son conscientes del riesgo al que nos enfrentamos.

Nos ven como héroes pero  nosotros les decimos que son ellos  los verdaderos héroes porque son los que soportan la enfermedad día a día, con todas las limitaciones y además en soledad, esto  nos da más fuerza para poder continuar ayudándoles y cuando se van los aplaudimos a rabiar de satisfacción porque se lo merecen y también lloramos porque a muchos de ellos los perdemos y sin tan siquiera haber tenido a sus familias cerca para poder despedirse pues no hay mayor tristeza que morir en soledad, por ello quiero que todos como sociedad jamás olvidemos a nuestros mayores que ya no están con nosotros y que tan prematuramente han dado su vida y que fueron unas generaciones ejemplares de nuestro país.

Me gustaría hacer una última reflexión desde la experiencia en el frente de batalla Covid19, dirigida a toda la clase política, no hagamos de la pandemia un motivo de lucha partidista sino todo lo contrario, la unidad de acción ante esta crisis sanitaria requiere de todos, incluso con los que mantengamos diferencias ideológicas,  habrá algunos que discrepen de lo que digo pero estoy convencida, y como yo muchos compañeros con los que hablo, que nosotros los sanitarios estaríamos doblemente motivados si viéramos que nuestros políticos trabajaran en equipo a pesar de sus diferencias y dejando a un lado descalificaciones que, en vez de construir, destruyen. Solo así y de forma consensuada podremos mejorar y reforzar nuestro SISTEMA NACIONAL DE SALUD dotándole de mayores recursos, así como crecer como sociedad.


Liliana Michilot Coronel
Enfermera de HM Hospitales
Docente Prácticas Clínicas Universidad CEU San Pablo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*