Arup llama a la acción sobre la necesidad de preservar nuestra biodiversidad una vez superada la crisis sanitaria

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Tierra

El estado de confinamiento en el que vivimos a nivel global nos deja imágenes de las grandes ciudades sin boina de contaminación o del Himalaya visto desde una distancia de más de 160 kilómetros, algo impensable en las últimas tres décadas. El pasado 22 de abril hemos celebrado el Día Mundial de la Tierra con los niveles de contaminación más bajos de los últimos años. Pero ¿qué ocurrirá cuando termine esta pandemia y volvamos gradualmente a nuestras vidas?

Basándonos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la clasificación Aichi, el equipo de ecología de Arup ha creado el Biodiversity & Natural resources horizon scan, un documento en el que se ponen de relieve cuestiones clave en torno a cinco temas interconectados: hábitat, biodiversidad, agricultura y recursos, contaminación y crisis climática. Desde el coste ecológico de los desarrollos urbanos hasta la identificación de especies y su monitorización con inteligencia artificial o el registro de la propiedad de terrenos aplicando blockchain. El objetivo del documento es invitar a la reflexión para generar debate, crear conciencia y promover un cambio de mentalidad.

El mundo natural proporciona recursos y servicios esenciales que favorecen el desarrollo de la sociedad. El progreso hacia el logro de los ODS depende de la conservación de la biodiversidad y la limitación del cambio climático. Para cumplir con la Agenda 2030, existe la necesidad urgente de detener tanto el cambio climático como la pérdida de biodiversidad.

La biodiversidad es la variedad de la vida en la Tierra en todas sus formas. Es el recurso clave del que dependen todas las comunidades y las generaciones futuras, y protege la salud del planeta. Las actividades humanas están provocando una catastrófica disminución de la biodiversidad, que está poniendo en peligro el suministro de alimentos, el agua potable, los sistemas de energía, las economías y los medios de vida de miles de millones de personas en todo el mundo.

La interrelación entre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el bienestar humano es indiscutible. El cambio climático se ha identificado como uno de los principales impulsores de la pérdida de biodiversidad, mientras que la pérdida de biodiversidad también contribuye al cambio climático. De esta forma, la crisis climática y la pérdida de biodiversidad son cuestiones inseparables.

En 2010, los Objetivos de Biodiversidad de Aichi fueron desarrollados y establecidos por el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD) para alentar a los países a colaborar y reducir la tasa de pérdida de la naturaleza. Los cinco objetivos estratégicos promueven:

  1. Abordar las causas subyacentes de la pérdida de la diversidad biológica mediante la incorporación de la diversidad biológica en el gobierno y la sociedad.
  2. Reducir las presiones sobre la biodiversidad y promover la utilización sostenible.
  3. Mejorar el estado de la biodiversidad mediante la protección de los ecosistemas, las especies y la diversidad genética.
  4. Potenciar los beneficios para todos de los recursos de los ecosistemas.
  5. Incrementar la colaboración mediante la planificación participativa, la gestión del conocimiento y el desarrollo de capacidades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*