Comprar vino blanco: clasificación según su crianza

Ideal para maridar con pescados, arroces y pastas, el vino blanco es una elección excelente si te gustan los vinos frescos y aromáticos, perfectos para recibir a la primavera. Al igual que el resto de vinos españoles, dentro del vino blanco encontramos diferentes tipos, dependiendo de su proceso de envejecimiento, que distingue entre vinos jóvenes, vino blanco Crianza, vinos Reserva y Gran Reserva pero, ¿sabes que diferencia a cada una de estas categorías?

¿Estás interesado en comprar vino blanco y quieres conocer su momento óptimo de consumo? Sigue leyendo y te contamos todo lo que necesitas saber para sacar el máximo partido a estos vinos.

Categorías del vino blanco español

Antes de examinar en detalle las características de los diferentes tipos de vino blanco, es importante dejar claro que esta categorización, propia de los vinos españoles, no tiene que ver con su calidad, sino con su proceso de crianza. Dentro de la categoría de vinos jóvenes podemos encontrar vinos blancos excelentes, aunque, eso sí, debemos consumirlos antes que un vino blanco Crianza o Reserva.

En el caso de los vinos con mayor crianza, guardar una botella demasiado tiempo también podría echar a perder su sabor. A continuación, te ofrecemos las recomendaciones de los expertos en vino para disfrutarlos en toda su plenitud.

●      Vinos jóvenes

Los vinos jóvenes, también llamados vinos del año, son aquellos que se producen para su comercialización y consumo inmediato. Estos vinos no suelen pasar por la barrica, aunque algunos se someten a un breve periodo de envejecimiento, inferior a los límites exigidos por la normativa para considerarse un vino Crianza. A la hora de comprar vino blanco en tu tienda de vinos, podrás reconocerlos fácilmente por su añada, correspondiente al año anterior, cuando se realiza la vendimia.

●      Vino blanco Crianza

En el caso de las categorías Crianza, Reserva y Gran Reserva, el vino blanco pasa por una crianza en barrica, que enriquece el sabor y el aroma del vino, aportándole nuevos matices que los hace mucho más complejos que los vinos jóvenes. En el caso del vino blanco Crianza, antes de salir al mercado el vino envejece al menos durante 18 meses en la bodega, con una crianza mínima de seis meses en barrica de madera. Estos vinos, por lo tanto, se comercializan a partir de su segundo año, pero pueden conservarse sin problemas hasta cinco años.

●      Vino blanco Reserva y Gran Reserva

Para considerarse un vino Reserva, el vino blanco ha envejecido durante al menos 18 meses, con una crianza mínima de medio año en barrica de madera, y llega a la tienda de vinos a partir del tercer año. En el caso de los vinos Gran Reserva, la crianza se amplía hasta un mínimo de cuatro años. Al igual que los Reserva, estos vinos también deben envejecer al menos seis meses en barrica de madera y se comercializan a partir de su sexto año. Respecto a su momento óptimo de consumo, el vino blanco Reserva y Gran Reserva puede mantenerse en óptimas condiciones durante más de 10 años, según los expertos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*