Dime con quién andas, y te diré quién eres

Pablo Casado e Inés Arrimadas

Este es uno de los refranes más antiguos de nuestro refranero. Lo que realmente nos viene a decir, es que dependiendo de con quién te juntes, así se te identificará. Pero cuidado, no nos confundamos, porque si tú eres el bueno de la película y te juntas con el malo, se te podrá tachar de malo. Pero si tú eres el malo y te juntas con el bueno… Pero la verdad es que, buenos o malos, esto es un desastre.

Al inicio del confinamiento, en broma o en serio, se decía que, al final de este encierro, esto terminaría en embarazo o en divorcio. Los curiosos de las estadísticas, nos dirán en que concluirá esta historia. A nivel político, no hay estadísticas que valgan, las cosas están muy claras, nada de embarazos y si muchos divorcios.
Lo que no tengo yo muy claro, es como con antecedentes y recordatorios de hemeroteca, puedan algunos llegar a casarse. En Derecho Canónico, las causas de nulidad del matrimonio, tienen un principio fundamental y es que, “para que un matrimonio sea válido, debe ser realizado en forma válida, entre personas hábiles y además, que, sean capaces de prestar consentimiento. En sentido contrario, las causas de nulidad son el defecto de forma o celebrado con impedimento o con vicio de consentimiento”.

Entre el PSOE y Podemos, existe defecto de forma basándonos en sus pasadas declaraciones. El 20 de septiembre de 2019, Sánchez decía claramente que: “Yo tengo que reconocer, que sería un presidente del Gobierno que no dormiría por la noche, junto con el 95% de los ciudadanos de este país que tampoco se sentirían tranquilos si incorporase a ministros de Podemos en mi gobierno” a lo que Iglesias le respondía: “Hay un error grave que yo cometí, y es confiar en la palabra de Pedro. Pedro me mintió. Cuando un presidente del gobierno, aunque sea en funciones, no duerme bien, pues puede cambiar el colchón de la Moncloa todas las veces que quiera, pero creo que, no hay que faltar el respeto a la gente”. Compaginar el día a día con los momentos de intimidad con la pareja resulta más complicado de lo que parece. Las parejas cuyos hábitos de sueño no coinciden tienen más conflictos, conversan menos, comparten menos actividades y practican menos sexo. Divorcio por lo Civil o Nulidad por la Iglesia, en cualquier caso, las habas contadas.

Pero hay más posibles divorcios. En la Comunidad de Madrid, las fricciones entre Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado ya venían siendo evidentes, aunque la fusión de ambos partidos, se podría decir que funcionaba. Pero la decisión de que Inés Arrimadas, fuese la pieza imprescindible, para que Pedro Sánchez, pudiese prolongar el estado de alarma, ha sido el detonante para que los dos partidos coaligados, PP y Cs, inicien sus posibles trámites de divorcio.

La consecuencia de este divorcio, está siendo, la crítica situación que vivimos en estos momentos en Madrid. El común denominador, será lo que venga después, la tan nombrada crisis económica. En España, amén del problema económico, está también el político, ya que todos quieren y luchan por su “posición”.

A los Populares, “las carantoñas” y “coqueteos” de Arrimadas con el Partido Socialista, le sientan como “cuerno quemado”. La línea de Ciudadanos de poner constantemente en evidencia al Partido Popular, hace que este, se sienta “traicionado”. Ante esta situación de desconfianza, Inés Arrimada, hacía unas declaraciones en el programa de Ana Rosa, diciendo que: “los Gobiernos del Partido Popular y Ciudadanos son una garantía de gestión” y quitándole hierro a la polémica del alquiler del piso de la presidenta de la comunidad de Madrid, comento: “no ha habido ningún tipo de gasto para los madrileños”. Para intentar dejar zanjado el tema, Arrimadas aseguro que: “Veo más fuerte al Gobierno de la Comunidad de Madrid que al Gobierno nacional”.

¿Debemos creernos más, las declaraciones de “amor” de nuestros políticos?

Si esta pandemia no hubiese hecho acto de presencia, probablemente el matrimonio entre Populares y Ciudadanos, hubiera podido durar casi toda la legislatura, pero entre entradas y salidas de fase, ERTS, coqueteos partidistas y dimisiones específicas, la Comunidad de Madrid tiene un “tinte” grisáceo, que no augura un buen futuro. Por mucho que Arrimadas intente quitar leña al fuego, son muchas las insinuaciones con su lado izquierdo y pocas las cooperaciones con el derecho.
Según la fundación Aznar, Ciudadanos tiene un problema, «un equivocado instinto contra cíclico, antes y ahora». Porque «cuando la recomendación esencial para no contagiarse es mantener las distancias, deciden arrimarse». A buen entendedor…

Para Casado, conseguir mantener la Presidencia de la Comunidad de Madrid, fue un refuerzo de su liderazgo en horas muy bajas. No olvidemos que venía de llevar al partido, con el peor resultado de su historia, ya que, en las generales de abril del año pasado, obtuvo 66 escaños. Pero tampoco olvidemos, que, quien algo quiere, algo le cuesta y en este caso, quizá el matrimonio con Arrimadas le cueste demasiado caro.


Carlos Machado
Periodista

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*