A la sexta va la vencida

La Comunidad de Madrid ha entrado a las 00.00 h de este lunes en la fase 2 de de la desescalada
Carlos Machado

Pues sinceramente, no sé si eso de que a la tercera va o no la vencida, en este caso la sexta, será cierto o no. Parece ser que ya podemos ir abriendo las ventanas, dejar entrar el sol, respirar aire fresco… pero eso sí, con unas normas, que según nos dicen y entiendo de su necesidad, habrá que ir cumpliendo.

La tan esperada fase final, aunque sinceramente yo ya no sé si estoy en la fase de cuarto creciente, cuarto menguante, llena o nueva, ya la tenemos aquí. A las 00:00 horas de este pasado domingo, ha aterrizado en nuestro país y se quedará con nosotros hasta las 00:00 horas del próximo 21 de junio.

Las normas a seguir las ha publicado el Gobierno en el Boletín Oficial del Estado, apuntando una mayor participación de las Comunidades Autónomas, cuyos presidentes serán, según el real decreto, quien las regule salvo en lo que se refiera a las medidas vinculadas a la libertad de circulación, que excedan el ámbito de la unidad territorial. Salvador Illa, Ministro de Sanidad, señaló el viernes pasado que, entre las facultades de los presidentes autonómicos, está la de decidir cuándo acaba el estado de alarma en su comunidad, y empieza la nueva normalidad, resaltando que, “esta decisión debería tomarse siempre que lo aconsejen los datos epidemiológicos.”

Las medidas a tomar en cuanto a prevención e higiene, según ha detallado nuestro Gobierno, son: “Uso obligatorio de mascarillas para los mayores de seis años en la vía pública, en espacios al aire libre y en espacios cerrados de uso público o que se encuentren abiertos al público, así como en los transportes, siempre que no sea posible garantizar una distancia física entre personas, de 1,5 y 2 metros.” “Los puestos en los centros de trabajo deberán estar ordenados para garantizar la distancia física de seguridad y los turnos organizados para evitar aglomeraciones, así como deberán adoptar medidas de limpieza y desinfección y proporcionar a los trabajadores equipos de protección, jabón o geles hidroalcohólicos…” Respecto a los centros de mayores “Deberán presentar un plan específico de contingencia por COVID-19, orientado a la identificación precoz de posibles casos entre residentes, trabajadores y sus contactos. A la notificación inmediata y a la activación, en su caso, de los procedimientos internos y de coordinación, con el sistema sanitario que corresponda.”

En el apartado de transportes, las medidas a tomar serían: “Los operadores deberán regular la oferta de plazas y el volumen de ocupación en los servicios de transporte público, de viajeros por vía marítima, por ferrocarril y por carretera, todos ellos de competencia estatal.” “En el transporte con número de asiento preasignado, se deberá conservar la información de contacto de los pasajeros, durante un mínimo de cuatro semanas.” “En el transporte marítimo, se habilita al Director General de la Marina Mercante para ordenar, a propuesta del Ministerio de Sanidad, la adopción de medidas sanitarias para el control de los pasajeros de buques, incluidos los de tipo crucero, que realicen viajes internacionales o naveguen por aguas del mar territorial con objeto de entrar en puertos españoles.”

Para las medidas de prevención epidemiológica, será obligatoria y urgente la declaración de la enfermedad. “Los laboratorios, públicos y privados autorizados para la realización de pruebas diagnósticas, deberán remitir diariamente al Ministerio de Sanidad, los datos de todas las pruebas realizadas.” “Las Comunidades Autónomas, deberán garantizar, las capacidades del sistema sanitario en materia de recursos humanos y elaborar planes de contingencia, que permitan contar en un plazo máximo de cinco días, entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos y entre 37 y 40 camas para enfermos agudos, por cada 10.000 habitantes.”

Sin querer ser pesimista, y lo digo porque, antes del gran batacazo que proporcionó la COVD19, vimos como el foco de infección en Italia, nos abría las puertas a la pandemia. Las últimas noticias en cuanto a rebrotes importantes, proporcionadas por el Instituto Superior de Sanidad de Italia (ISS), indican prevención. «No hay situaciones críticas» de coronavirus en el país, pero el ISS matiza que, en ciertas partes hay una presencia aún bastante significativa, ante lo cual, no hay que bajar la guardia. En estos últimos momentos, Italia ha registrado 72 fallecidos en las últimas 24 horas y suma ya 33.846 desde que se inició la emergencia en el país el 21 de febrero.

La comunidad científica investiga la posibilidad de que el coronavirus sea menos transmisible en un clima cálido, lo que podría reducir la incidencia de la enfermedad según se vaya acercando el verano. Pero, todavía, “no existen evidencias científicas suficientes para afirmar que el virus sobrevive menos con el calor”, así lo pone de manifiesto el informe del Grupo de Análisis de Coronavirus del Instituto de Salud Carlos III llamado, “Clima, Temperatura y Propagación de la Covid-19”, y que, repasa las razones que podrían apoyar la hipótesis de una menor transmisión en primavera y verano, siempre teniendo en cuenta, que: «aún es pronto para considerar la estacionalidad climática como un factor clave de su transmisibilidad». Hemos venido creyendo que cuando llegasen temperaturas más altas de 27 grados centígrados, estaríamos más seguros, pero, los investigadores manifiestan que los estudios que se han realizado hasta este momento, están basados en datos epidemiológicos muy preliminares, con diferentes grados de calidad. Por el momento, creo yo, que cualquier predicción de riesgo de Covid-19 basada únicamente en información climática, deberíamos interpretarla con mucha cautela.


Carlos Machado
Periodista

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*