Los Platos Preparados como modelo de Vida

Foto: Ahmad Ardity / Pixabay

La nueva normalidad con la que están funcionando las empresas tras el estado de alarma generado por la pandemia del Covid-19, ha dado lugar a cuidadosos protocolos a seguir para reducir el riesgo de exposición al virus en los diferentes centros de trabajo. Entre las medidas que se están adoptando figura la eliminación o reducción del uso, para almorzar o alimentarse, de espacios comunes o comedores, siempre que sea posible, limitándose al máximo la manipulación de alimentos en las empresas y habilitándose en éstas sitios para la ingesta alimenticia pensados específicamente para prevenir y erradicar posibles contagios. De este modo, en muchos lugares se ha limitado a dos el número de trabajadores que pueden utilizar una misma mesa, como también el tiempo de permanencia en las zonas previstas para la comida, debiendo estar además separados por una mampara que medie entre ellos.

En este contexto se está imponiendo un modelo de vida o realidad caracterizada por el consumo de platos preparados que pueden solicitarse para que los lleven a la empresa, habiéndose consolidado así durante este tiempo de pandemia la tendencia de encargar comida a domicilio o para llevar, preparada expresamente por establecimientos que lo transportan hasta nuestros lugares de residencia o de trabajo.

A la par que encargan comida casera para llevar en Madrid las empresas han adoptado modelos de organización preventiva, así como medidas de protección colectiva e individual y han promovido una formación específica de sus trabajadores y puesto en marcha servicios de información sobre la Covid-19 que les ayude a protegerse óptimamente y, con ello, cuidar a todos los demás, inclusive sus propias familias.

Más allá de encargar comida preparada para llevar con el fin de disminuir el trasiego y aglomeración de personas en los comedores de empresas y contribuir a evitar posibles propagaciones de la pandemia, las compañías progresivamente van tomando más conciencia de la necesidad de elegir menús saludables y equilibrados en cuanto a los nutrientes con los que se preparan los platos para promover la salud de todo su personal.

Con esa premisa, cada vez les resulta más difícil a las compañías y sus trabajadores elegir menús, pues los hay muy ricos y variados: para mantener el peso, veganos, bajos en calorías, sin gluten, bajos en hidratos de carbono, para deportistas, sin lactosa, etc. Todos ellos caseros, sanos y servidos calientes, además de ser elaborados con materias primas frescas, de primera calidad, sin precocinados y sin potenciadores de sabor.

También es muy importante el tipo de aceite que se utiliza en la comida “take away”, decantándose los consumidores por el de oliva como el preferido, e incluso debe seleccionarse cuidadosamente la materia prima con la que se elabora el pan, siendo a tal fin el elemento estrella para realizarlo la auténtica masa madre.

El auge de la comida a domicilio al que ha dado lugar el confinamiento se mantiene hoy día al alza, pese a haber finalizado el estado de alarma, pues muchas personas siguen teletrabajando y no tienen tiempo para cocinar, figurando ya entre los clientes habituales también mucha gente mayor, que prefiere no salir ni desplazarse ante un panorama exterior que sigue siendo muy incierto, en el que los rebrotes se suceden por doquier, lo que invita a permanecer el mayor tiempo posible en casa y evitar desplazarse, haciendo uso de los servicios de platos preparados que se han multiplicado en los últimos meses a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*