Depósitos a plazo fijo, las mejores opciones para ahorrar dinero en momentos de crisis

En tiempos de tanta incertidumbre económica como los que atravesamos en la actualidad debido a la crisis sociosanitaria generada por el Covid-19, optar por  los mejores depósitos bancarios a plazo fijo es probablemente la mejor elección para realizar una inversión segura y ahorrar dinero, según los economistas y expertos financieros, ya que se disminuyen los riesgos al máximo sin renunciar a obtener una rentabilidad.

Los depósitos bancarios a plazo fijo o imposiciones a plazo fijo son productos que consisten en entregar dinero a una entidad bancaria, a cambio de unos intereses determinados, por un plazo de tiempo pactado de antemano, al cabo del cual se reciben los importes correspondientes a dichos intereses, a la vez que el banco devuelve el dinero.

Otra posibilidad es recibir los intereses de manera periódica a lo largo del tiempo de duración del depósito, lo cual ofrece la ventaja de otorgar liquidez de forma constante en relativamente cortos espacios de tiempo a los ahorradores que apostaron por la operación. Para ello éstos deben contar con una cuenta corriente abierta en la entidad donde efectuaron el depósito, ya que es en la misma donde se liquidan los intereses.

Estas imposiciones de dinero pueden realizarse por períodos de tiempo determinado de mayor o menor duración, en función de las múltiples ofertas de las que disponen los diferentes bancos. Hay una gran variedad al respecto, así como de condiciones específicas establecidas para estas operaciones. Ahora bien, los depósitos a plazo fijo más rentables suelen tener una duración mínima de 18 meses, pudiendo optarse alternativamente por depósitos a 25 meses e incluso por depósitos a 36 meses.

Dependiendo de la duración de la operación, varían también los intereses que se reciben. Éstos pueden oscilar, teniendo en cuenta los productos de este tipo más competitivos del mercado y que ofrecen mayores garantías de seguridad, entre un 0,50% TAE ofertado para plazos de 18 meses y un 0,80 % TAE en el caso de las imposiciones a 36 meses, siendo del 0,65% TAE el porcentaje de interés a percibir por depósitos a 25 meses, con la ventaja adicional de que en todos estos supuestos podrán recibirse los intereses cada tres meses.

Entre los requisitos que han de reunir de manera general los interesados en contratar un depósito a plazo fijo es que la cantidad a imponer ha de ser de, como mínimo, 5.000 euros, siendo 250.000 euros el techo de la inversión que se puede realizar. Además, solo les está permitido llevar a cabo este tipo de depósito a personas con residencia fiscal en España.

Los ahorradores que estén pensando en contratar este producto deben asegurarse de que la entidad con la que trabajen está adscrita al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito, con un límite económico relevante por depositante en cada entidad de crédito, siendo los 100.000 euros un buen importe a este respecto.

Cabe resaltar, entre otros aspectos a valorar a la hora de decidirse por una entidad bancaria concreta para formalizar esta operación, que hay en el mercado muy interesantes opciones para efectuar la contratación online, esto es, cómodamente desde casa en prácticamente 5 minutos, como Wizink, que para hacerlo aún más fácil, funciona mediante emisión de adeudo contra la entidad bancaria del interesado, quien únicamente ha de proporcionar su cuenta de origen. De todo lo demás se encargará la entidad bancaria.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*