Quod naturalis ratio inter omnes homines constituit vocatur ius commune

1
Carlos Machado

Aquello que la razón natural establece entre todos los hombres, es llamado Derecho Común. En ese fundamento se basa el Derecho Romano, en la lógica. La racionalidad jurídica nos lleva a una consideración conjunta de las normas del Derecho y las leyes de la Lógica Formal y Aplicada. A diferencia de las normas jurídicas, que son cambiantes, las leyes de la lógica se caracterizan por la universalidad, ubicuidad en el espacio y continuidad en el tiempo. Las normas jurídicas son consensuadas por la comunidad, son disponibles, mientras que las leyes de la lógica son indisponibles. La voluntad puede adaptarse en mayor o menor medida a ellas. En la medida en que un ordenamiento jurídico se acomode a las leyes universales de la razón humana lo podríamos clasificar como de mayor o menor racionalidad.

Nos encontramos frente a una situación de lógica, ante las normas jurídicas actuales y que nos amenazan de un presunto absentismo.

La pregunta de miles de padres en nuestro país, de ¿puede ser considerado absentismo el hecho de que no lleve a mis hijos al colegio en septiembre por miedo al riesgo de contagio? La respuesta está en el aire. No es solo el hecho de tener miedo a que los niños se contagien. Para muchos padres, el auténtico riesgo está en que el niño o niña que vaya a la escuela, se contamine produciendo así potenciales contagios en aquellos hogares con miembros en situación de riesgo. Ya suenan amenazas que, en el caso de las familias que se planteen que su hijo o hija no acudan al colegio, se activaría el protocolo de absentismo. La legislación educativa vigente en nuestra comunidad autónoma y en el resto de España no recoge como opción más que la escolarización obligatoria, de modo que no importará el sentir de los padres, o las dudas que tengan; los hijos están obligados a acudir presencialmente a clase, a no ser que, desde el Gobierno o desde la Comunidad se especifique lo contrario. Pues refiriéndonos de nuevo al Derecho Romano, el enfrentamiento entre lo legislado y la lógica está servido. ¿Qué juez dictaría sentencia en contra de unos padres, que decidan por temor, no llevar a sus hijos al colegio? La lógica nos indica que es más importante la vida, que, el “posible” retraso de un año en la educación de una niña/o.

Pero ¿qué confianza nos dan las decisiones que se están tomando? Todas las medidas en el papel están bien, pero en la realidad, todo es muy distinto. Si nos remitimos al mes de junio cuando se dijo de regresar a las aulas para terminar el curso escolar, los servicios de limpieza se habían reducido en un 60%, con lo cual lo de duplicar ese servicio se quedó en papel mojado. Por ejemplo, en los colegios de línea 1, es decir, donde de cada nivel solo hay un grupo de alumnos, un 1º Eso, un 2º eso, etc. Normalmente son seis aulas de primaria y tres aulas de perfil infantil, es decir 9 aulas, que, como norma en la actualidad para atenderlas, incluyendo los especialistas y equipo directivo, vienen a ser 16 profesores. Si hubiese que desdoblar los grupos o clases, en el supuesto de haber espacio físico para ello, no hay profesores para atender ese desdoblamiento. Pero en el caso de producirse las contrataciones que se viene diciendo, por experiencia se sabe que, se precisa un período de contratación, preparación e inicio y, todo ello no se podría realizar en el tiempo que queda para la apertura del periodo escolar. Si a esto añadimos que en el curso 2018/2019 en nuestra comunidad de Madrid, sin contar los centros de enseñanza especial y de personas adultas, existían 3.341 centros de Régimen General, de los cuales 1646 eran públicos, 557 concertados y 1.138 privados… Pero si además se pretende poner personal sanitario, seguimos sumando. Una medida que sobre el papel queda muy bonita, pero que en la práctica es, seguramente inviable. También se habla del nombramiento del Coordinador COVID. ¿Quién va a hacer esas funciones? ¿Un profesor? ¿Con qué conocimientos? ¿Cuáles van a ser sus funciones? Según se dice, también se les dará un curso de formación. Pero… ¿Cuándo? ¿Después de comenzar el curso?

En cuanto a los niños de primaria y el recreo…. ¿Cómo juegan? ¿Cómo se van a relacionar?…

Escepticismo total, porque si nos fijamos en los colegios públicos, que son la mayoría, nunca ha habido dinero para contratar refuerzos ni dotaciones. Cuando ha tenido que contratarse a profesores, siempre han llegado tarde o nunca, pero ahora, de repente aparece dinero, y se van a contratar de la noche a la mañana, miles de profesores. No lo creo. Las listas de interinos tienen un máximo y no se podrá llevar a cabo las contrataciones necesarias, ya que, desde hace tiempo, no se han hecho nuevas convocatorias.

Crean grandes dudas y sobre todo en los profesionales que siguen pidiendo ir a la huelga. Lo extraño es que los sindicatos solo pidan la huelga en la Comunidad de Madrid, siendo una situación aplicable en todas las comunidades. Esperemos que la apertura de curso escolar, no sea el nuevo foco de contagio principal, como ya ocurrió con las fiestas masivas nocturnas y familiares.


Carlos Machado
Periodista

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*