Armarios empotrados o vestidor: ¿cuál es la mejor opción?

Si estás planeando reformar tu casa o redecorar o amueblar tu nueva vivienda, es muy probable que te surja la duda, de cara a organizar y ordenar tu ropa, entre elegir un vestidor o un armario empotrado. Ambas soluciones tienen su razón de ser, con sus inconvenientes y/o ventajas, pero la decisión última que adoptes finalmente estará sin duda estrechamente relacionada con el espacio del que dispongas a tal fin en tu habitación.

A diferencia de los armarios empotrados, que suponen una excelente alternativa para organizar y ordenar tu ropa en espacios pequeños, para diseñar y montar un vestidor en tu dormitorio es necesario un espacio mínimo de por lo menos 3,5 metros cuadrados, ya que en realidad se trata de un espacio independiente, y a la vez específico, a habilitar en el interior de la habitación, bien delimitado, en el que puedes guardar no solamente toda tu ropa sino también el calzado, tus bolsos y hasta tu ropa de cama: sábanas, mantas, colchas y/o edredones. Resulta conveniente además diseñar su estructura de acuerdo con la tecnología de interiores de armario para ofrecer el máximo aprovechamiento del espacio.

¿A que has soñado muchas veces con disponer en el interior de tu habitación de una pieza así? En realidad resulta muy cómoda y útil para cambiarse, ganándole además minutos al reloj, pues se puede dotar a este espacio inclusive de un espejo para probarse y visualizar sucesivamente distintas combinaciones de prendas sin tener que amontonarlas encima de la cama hasta dar con la ropa a utilizar finalmente, ya que la amplia disposición y características que conlleva un vestidor, posibilita tener a la vista y bien ordenada toda nuestra ropa y también nuestros complementos. Cabe la opción además de colocar o no puertas de armarios, según la estética que deseemos conseguir, aunque hay una razón muy práctica para poner cierres en los estantes y huecos de distribución de espacios de esta pieza, como es preservar mejor nuestras prendas, zapatos y bolsos de las partículas de polvo que de manera natural flotan o permanecen en el ambiente del dormitorio.

La alternativa a los vestidores son los armarios, con su muy diferente capacidad para almacenar y guardar el calzado y toda tu vestimenta, debiendo tenerse en cuenta a la hora de decantarse al respecto los diferentes modelos de armarios existentes o que se pueden habilitar en el hueco con el que cuentes para ello, a su vez con distintos tipos posibles de puertas y estilos decorativos. Pero lo mejor manera de aprovechar el espacio es encargar un armario empotrado a medida, que se ajuste a nuestro espacio y responda a nuestras necesidades y, por qué no decirlo, de acuerdo con nuestras posibilidades económicas.

La realización de un armario empotrado conlleva opcionalmente frentes de armario con puertas correderas o abatibles, asimismo a hacer a medida y preferentemente con herrajes de precisión y buena resistencia.

En cuanto al interior de los armarios, conviene tener claro, en su diseño a medida y su organización de espacios (módulos, estantes, cajoneras), cuáles serán nuestras necesidades concretas de ropa y el tamaño óptimo requerido, para adaptarlo finalmente al presupuesto del que dispongamos, aunque a la postre lo más importante es decidirse por profesionales serios y de calidad que sean capaces de crear y fabricar los armarios requeridos con los materiales más adecuados, acordes a nuestras diversas necesidades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*