El Nuevo Nuncio Bernardito Auza llegó a España con un objetivo claro: “No mirar para otro lado”

Un mensaje muy potente llega desde Roma el Papa Francisco tiene un objetivo claro en su iglesia del siglo XXI quiere dar voz y romper el silencio estremecedor en los casos de abusos sexuales dentro de misma

Por Tatiana Jiménez

La Santa Sede hizo público el 1 de octubre de 2019 que el Papa había nombrado a Bernardito Auza como nuncio apostólico en España. Llegó a nuestro país con objetivos muy claros: destruir el silencio que la iglesia mantenía con las víctimas de abusos sexuales y romper todo lo relacionado con “miradas hacia otro lado” de sacerdotes y autoridades eclesiásticas que ya no podrán escudarse en el llamado «secreto pontificio» en casos de violencia sexual o abusos sexuales cometidos por clérigos después de que el papa Francisco lo aboliera para este tipo de situaciones.

Bernardito Auza tiene mucho trabajo por delante, en este caso en una Diócesis que tiene una historia oscura y que, durante muchos años el Obispo de la misma, siempre ha ninguneado cara a cara a las víctimas de abusos sexuales cometidas por sus pastores, mientras él observa, calla y tapa desde su palacio episcopal, el bastión de la plaza Belluga.

El pasado 1 de septiembre el nuevo Nuncio, recibió un burofax con información de víctimas de abusos sexuales y otras cechorias con nombres, apellidos y D.N.I de las atrocidades que los pastores de esta Diócesis, habían cometido dentro de su iglesia. El “inane” como es llamado este Obispo, este es muy bueno en los medios de comunicación hace de buen pastor ante ellos, pero muy poco comprometido en los despachos con las víctimas de abusos sexuales en su Iglesia, que pastorea. Con todas estas pruebas aportadas a la nunciatura, el nuevo Nuncio en España debería de pedir el cese inmediato y sería muy ejemplar con la decisión tomada sobre este Obispo y varios sacerdotes precisamente la actuación de este pastor en su Diócesis es la iglesia que no quiere el Papa Francisco. De este modo el nuevo Nuncio volverá a honrar a las víctimas de abusos sexuales y poder aliviar el sufrimiento que tienen. El próximo mes de octubre, se celebrará el juicio de un sacristán de la Región de Murcia por haber abusado de 3 monaguillos, donde el Obispo de esta Diócesis trató de manera vejatoria a las víctimas y les fue dando palabras para que los casos prescribieran.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*