«Para quien tiene miedo, todo son ruidos»

(Sófocles)

Pues ya estamos de vuelta. Tras seis meses con las aulas vacías y los colegios cerrados a cal y canto, se están retomando las clases este mes de septiembre. La realidad es que las mismas dudas que estamos viviendo en todas las áreas de nuestra vida, el trabajo, el ocio o las reuniones familiares, aparecen también en esta tan importante que es la educación de nuestros hijos.

Pero lo cierto es que, para muchos tutores, el retraso con el que se han tomado las medidas, la disparidad y la falta de concreción en las mismas, generan una gran intranquilidad. Mientras pasábamos el “veranito”, vacaciones, terrazas, barbacoas… no parecía haber problemas al respecto. Es ahora cuando, entre rebrote y rebrote, estamos intentando generar esos protocolos para los más peques, algo que debería haber sido nuestra prioridad. Lo que está claro es que, al margen del derecho a la educación, también es importante el derecho a relacionarse y, por descontando y tanto o más importante, a la seguridad en cuanto a salud se refiere. Que en estos seis meses los niños/as han ido generando una adicción a las nuevas tecnologías, está clarísimo. La falta de relación con otros de similar edad y la “comodidad” de algunos padres, en gran parte han sido la causa de esa dependencia. Todos somos conscientes de la necesidad de la vuelta a los colegios, pero también tenemos que exigir unas medidas que no sean para salir del paso, porque las consecuencias pueden ser muy graves. Es cierto que cuando teníamos menos información sobre el virus, nos bombardearon con la idea de que los niños eran grandes contagiadores, sin embargo, ahora sabemos que su carga viral es muchísimo menor que la de un adulto y por ello, enferman menos y transmiten el virus hasta seis veces menos que un adulto, pero tampoco eso excluye el peligro.

Circula un vídeo por diversos grupos de Telegram en los que se afirma que las personas que no presentan síntomas de Covid-19 pero sí están infectadas, es decir, los asintomáticos no pueden contagiar la enfermedad. Eso es totalmente falso. Tomando como referencia esto, un estudio basado en 181 casos confirmados de Covid-19, nos muestra que el periodo de incubación del 95 por ciento fue entre los 4,5 a los 5,8 días, siendo la media de 5,1 días. Según este estudio, el 97,5 por ciento que desarrollen los síntomas lo harán dentro de los 11,5 días de la exposición. No obstante, los datos más recientes que avala el Ministerio de Sanidad español, hablan de que los síntomas de fiebre, tos y falta de aliento podrían aparecer en tan solo 2 días. Mi ignorancia en esa materia me hace obligada una pregunta: ¿Para qué tomar las temperaturas antes de entrar en cualquier recinto? Si los síntomas, fiebre por ejemplo, pueden aparecer posteriormente, se me empiezan a desmantelar algunas medidas.

¿Cómo pretenden nuestros políticos que muchos padres no tengan miedo al retorno de sus hijos al “cole”?

Para contestarnos a esa simple pregunta, nos podríamos remitir al inicio de esta pandemia en nuestro país. Recuerdo mi primer artículo en este periódico, con fecha 27 de abril de 2020, “CRONOLOGÍA DE UNA PANDEMIA”

https://www.noroestemadrid.com/2020/04/cronologia-de-una-pandemia/ pongo el link por si algún lector quiere leerlo. Mentiras o respuestas sin conocimiento de nuestros dirigentes, han sido la tónica durante el tiempo que llevamos desde la aparición de la COVID19. En estos momentos, estamos de nuevo en la línea de salida. En España se dan normas que siguen quedándose cortas ante las medidas que nos indica la OMS. Para esta Organización, el retorno a las aulas es uno de los puntos que más les preocupa. Hans Kluge, director regional de la entidad, ha advertido de un posible gran incremento de la pandemia de Covid-19 en los próximos meses de transición del verano al otoño por la vuelta a los colegios. La Organización Mundial de la Salud, sigue diciendo que comenzar el curso 2020/2021 con descontrol no es buena idea. Por si fuera poco, la señora Díaz Ayuso, Presidenta de la CAM, tranquiliza a muchos padres con su declaración: “A lo largo del curso es probable que prácticamente todos los niños, de una manera u otra, se contagien del coronavirus, esto puede ocurrir en sus casas o en otros espacios, mientras que los colegios serán sitios muy seguros”. Los contagios, ha dicho Ayuso, se puede producir en cualquier sitio: “A lo mejor se han contagiado durante el fin de semana en una reunión familiar, o por la tarde en el parque o por un compañero. No se sabe, porque el virus está en cualquier sitio”. Para los españoles que hemos venido escuchando a todos nuestros políticos desde el inicio de esta pandemia dar respuestas sin sentido, contradicciones, demostraciones continuas de desconocimiento… nos empiezan a parecer muestras de escusas.

Habrá que afianzarnos a la idea de que los niños aguantarán bien la Covid-19 pese a que, seamos conscientes, esto es “una ruleta rusa”. La cuestión será cuando un peque infectado llegue a su casa y allí conviva con adultos que se consideren de alto riesgo de muerte si son contagiados.


Carlos Machado
Periodista

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*