Jota Martínez y su Instrumentarium Musical Alfonsí abren la muestra de Música Antigua de Alcalá de Henares 2020

La música de los manuscritos alfonsíes, con los instrumentos representados en los mismos, es algo inédito que podrá verse y oírse por primera vez desde que hace más de 800 años sirvieran de modelo para las ilustraciones que acompañan la obra literaria y musical del rey castellano Alfonso X, conocido como El Sabio. Tanta es la expectación que genera que el concierto del próximo sábado inaugurando la Muestra de Música Antigua de Alcalá de Henares ya ha colgado el cartel de “entradas agotadas”.

La primera colección completa en el mundo de estas características se la debemos a Jota Martínez, especialista en instrumentos musicales de la tradición medieval española que durante quince años se ha dedicado a hacer posible este magno proyecto. Su enfoque riguroso y acertado lo conforma como testimonio vivo de la gran riqueza de nuestra cultura, siendo un referente para organólogos, lutieres, medievalistas, músicos o historiadores, así como también puede considerarse, por su trascendencia y envergadura, Patrimonio de la Humanidad. Estos instrumentos musicales han dormido entre las páginas de pergamino de los códices medievales durante centurias, solo al alcance de las miradas de unos pocos privilegiados que se acercaron hasta ellos para hacer trabajo de investigación, estudio o documentación.

Jota Martínez, quince años recuperando instrumentos alfonsíes

En 2004 Jota Martínez empieza la tarea de documentación y reconstrucción de los instrumentos musicales representados en las obras que mandó escribir Alfonso X. En 2020 consigue completar la única colección íntegra en el mundo de lo que llamaremos “Instrumentarium musical alfonsí”, una fiel reconstrucción de los distintos instrumentos musicales que encontramos en las iluminaciones y miniaturas de los manuscritos realizados en la corte del rey castellano. La colección cuenta con un total de 70 piezas entre las que encontramos los antepasados de nuestra guitarra actual, la cítola, además de salterios, rota, odrecillo, rabel o rubeba, hasta completar la lista de las setenta reconstrucciones.

“Además de las fuentes iconográficas que nos han llegado y las escasas entradas literarias y registros de la época, una fuente muy importante a la hora de reconstruir, tanto los instrumentos como el repertorio, ha sido el folclore y la música tradicional y de raíz”, afirma Jota Martínez, y añade que ello se debe a que “en la cultura popular de todo el Mediterráneo han quedado pistas que han allanado el trabajo para su recuperación”. Como organólogo, musicólogo y medievalista se ha referenciado también en estas tradiciones, queriendo encontrar “las conexiones que nos unen a este pasado para mostrar, sin ninguna duda y con total confianza y realismo, una propuesta que une el rigor histórico a la tradición”, alega Jota.

En 2017 crea el Ensemble Alfonsí para ofrecer una “experiencia alfonsí” sin precedentes: Música de los manuscritos alfonsíes con los instrumentos musicales que quedaron atrapados en el tiempo como en una fotografía, en las miniaturas e iluminaciones de los mismos manuscritos. Algo inédito y novedoso hasta el momento. El ensemble que acompaña a Jota Martínez está integrado por componentes con la formación académica necesaria para tocar estos instrumentos históricos, a los que la dimensión y características del proyecto ha exigido una preparación para la improvisación y una apertura de mentes a la mistura y el entendimiento musical entre culturas.

1
Jota Martínez

Instrumentarium musical alfonsí

La actividad intelectual de Alfonso X fue muy fecunda a lo largo de todo su reinado. Pero, sin duda, la obra más íntimamente ligada al propio rey fue la extraordinaria colección de cantigas marianas, consideradas «el monumento más importante de la monodia lírica mariana de la Europa medieval». Las Cantigas a Santa María están compuestas en lengua galaicoportuguesa bajo la propia dirección y estímulo del monarca, en las que participó como trovador poeta con algunas creaciones originales. El gusto del rey Alfonso por la música explica el elevado número y la alta calidad de los músicos nacionales y extranjeros que lo rodeaban en sus cortes de Toledo y Sevilla, además de la orientación estética que imprimió al repertorio de las cantigas, junto a las que también quedaron representados muchos instrumentos musicales puestos en manos de sus tañedores.

“No podemos determinar que fueran instrumentos que el rey tocara o que solo se tocaran en su corte o que fueran inventados, descubiertos o recopilados por él o sus súbditos en sus viajes”, afirma Jota. “Lo que encontramos son representaciones de instrumentos que se conocían en la época. Muchos de la tradición clásica, algunos totalmente de moda y otros, posiblemente, desarrollándose. Esta información visual aporta mucha información sobre los instrumentos y la música del siglo XIII”, asegura el creador del instrumentarium alfonsí. Su obra constituye, en palabras de Menéndez Pelayo, “una especie de Biblia estética del siglo XIII en la que todos los elementos del arte medieval aparecen enciclopédicamente condensados».

Sobre el repertorio

Sobre las Cantigas a Santa María nos han llegado cuatro códices. Por su calidad artística, por ser el más completo y por la precisión de su semiografía musical, el que se usa principalmente es el llamado Codex Princeps, que incluye el mayor número de miniaturas con representaciones de músicos e instrumentos. La obra alfonsí completa recopila 420 cantigas marianas distintas.

En este apasionante trabajo de arqueología musical experimental el ensemble de Jota Martínez utiliza única y exclusivamente instrumentos musicales representados en los códices alfonsíes. Para ello ha sido muy importante el estudio organológico del director y el trabajo de construcción junto a los artesanos para conseguir que todos estos instrumentos puedan ser utilizados en grupo. “Las agrupaciones instrumentales propuestas en los manuscritos alfonsíes y que se reproducen en algunas de las cantigas de esta grabación no cumplían solo una función estética y simbólica, ni fueron un capricho del artista iluminador, sino que eran prácticas a la hora de acompañar el repertorio de su época”, añade Jota como una de las conclusiones de este trabajo.

Tras más de ochocientos años, estas formaciones vuelven a templar sus instrumentos y voces para acometer la tarea de entretener, estimular, conmover o simplemente acompañar a cualquiera que se acerque a sus tan actuales, por su capacidad para conectar con el individuo del siglo XXI, músicas y cantos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*