A la RAE, Real Academia de España

Fachada de la Real Academia Española

Me atrevo con modestia y humildad proponer a la RAE la necesidad de un diccionario de escritores en lengua española o castellana de todos los tiempos y lugares y geografías.

La RAE dispone de los siguientes diccionarios Diccionario de la lengua española, Diccionario panhispánico de duda, Diccionario esencial de la lengua española, Diccionario del estudiante, Diccionario de americanismos, Nuevo Diccionario Histórico del español, Diccionario del español jurídico, Diccionario panhispánico del español jurídico. Diccionario de autoridades, Diccionario histórico, Mapa de diccionarios, Diccionario de la lengua española, Diccionario esencial, etc. 

Me pregunto si la RAE, no podría y debería emprender el proyecto de un Diccionario de escritores en lengua española que abarcase todos los tiempos y épocas, y, que se incluyesen autores y autoras de todas las categorías, es decir, desde las grandes firmas y genialidades del idioma y de la literatura, hasta figuras de quinta o décima valoración.

Presentar este proyecto puede ser y parecer imposible. Pero hoy, disponemos de dos instrumentos esenciales, uno, es Internet, es decir, se podría empezar, por este medio, realizar un Diccionario “in fieri”, haciéndose y fabricándose y construyéndose, que pasase, diríamos, una primera red de análisis, para valorar si los datos que se informan son ciertos y verdaderos; en segundo lugar, podrían recibir, la información de multitud de entidades de todo el planeta y galaxia del español, de hoy y de ayer. Y, ambos procedimientos materializarse en la galaxia-universo-cosmos-planeta de Internet, no en papel, por tanto, el coste disminuiría ostensiblemente.

Podría empezarse con una realidad modesta, es decir, nombre y apellidos, y un mínimo curriculum, con las publicaciones o fichas bibliográficas.

En esa inserción, se incluirían las grandes figuras y genialidades de la literatura, tanto como autores y autoras, que apenas existen, ni siquiera en sus regiones o comarcas o localidades, pero que, modestamente, contribuyen o contribuyeron con su producción cultural literaria o filosófica o teológica o ensayística o estética teórica o periodística, etc.

En un segundo momento, podría esta base, supongo de cientos de miles de autores y autoras de todos los tiempos y épocas, ser esta red de datos o este diccionario, supongo que con base en Internet, online y virtual. Decía podría constituir la base y el fundamento de extensiones y de estudios pormenorizados, es decir, crear nuevos diccionarios por ramas, posibles o potenciales diccionarios de poetas en español, o de prosistas, o de articulistas o de…

La teoría de la estética, la teoría de la literatura y de las artes, las teorías críticas sobre la literatura y estética van cambiando y modificándose a lo largo de los siglos. Nadie puede negar el hecho, porque ha sucedido en el pasado, que con unas formalidades y sistemas y proemios y metodologías de análisis y de contrastación de la obra de arte en literatura, de la obra cultural de la literatura, se valora de un modo o de otro, pero en siglos posteriores, se revaloriza y categorizan del modo diverso y diferente. ¡Cuántos daríamos hoy, si en un falsa pared se encontrasen mil obras de mil autores del siglo de oro, aunque estuviesen considerados de décima categoría estética…!

Es una especie de escándalo, de vergüenza nacional, que con lógica y racionalidad se conozcan, en un tiempo y en un periodo, las panaderías, los abogados, los cirujanos, los electricotas, y no se conozcan, nombre y mínimo curriculum, de cientos de miles de escribientes y escribidores, que respiran o hicieron sombra en sus provincias y localidades y regiones y comarcas, por lo general, olvidados de todos, e incluso, de ellos mismos.

Quizás, sus producciones culturales, sean mediocres, quizás, sean de un valor de contenido y calidad, por debajo de la media. Pero también, debemos no olvidar, que la literatura, tiene muchas funciones, pueden ser no solo valores estéticos, sino también, documentales, historiográficos, sociales, económicos, políticos, costumbristas, etc. Y, en todos esos terrenos, autores de séptima fila pueden ser valorables y valorizables…

No sé si esta misiva-carta-propuesta-guante llegue a los responsables de la RAE, de la Real Academia de la Lengua, pero al menos, espero, que alguien se las haga arribar, y, estudien esta posibilidad. Puede como todo lo que comienza, todo edificio, apenas solo tiene unos cimientos al principio, y con el tiempo ir creciendo y abriéndose-horadando un espacio en las nubes. ¡Paz y bien y equidad…!


Por Jesús Millán Muñoz – http://soliloquios.blogia.com – © jmm caminero (10-18 noviembre 2020 cr)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*